Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
La Tribuna. Redacción.
Lunes, 12 de mayo de 2014

Boko Haram y Al Qaeda: la conexión oculta

Noticia clasificada en: Boko Haram Nigeria Terrorismo islamista

[Img #4271]En 2002, Osama Bin Laden envió a un emisario a Nigeria para entregar tres millones de dólares en moneda local a una amplia gama de organizaciones políticas salafistas que compartían el objetivo de Al Qaeda de imponer un gobierno islámico en la región.

 

Según datos obtenidos por los servicios de inteligencia norteamericanos, una de los grupos que recibió parte de este dinero fue Boko Haram, la organización terrorista que actualmente mantiene secuestradas a más 200 niñas en Nigeria bajo la amenazaba de venderlas como esclavas.

 

Aunque, oficialmente, los servicios de inteligencia de Estados Unidos señalaron que Boko Haram solamente mantenía vínculos tangenciales con Al Qaeda, algunos analistas del Gobierno norteamericano se mantuvieron convencidos, y así lo sostuvieron ante sus superiores,  de que las relaciones entre Bin Laden y Boko Haram eran persistentes, profundas y que iban más allá de la colaboración económica.

 

"Había canales fluidos entre Bin Laden y los líderes de Boko Haram ", ha explicado un alto oficial de inteligencia de EE.UU. a la web “The Daily Beast” (antigua “Newsweek”). De hecho, según este experto, Bin Laden habría proporcionado a Boko Haram las líneas estratégicas de su actuación terrorista. Parte de esta información se encontraría en los documentos incautados en la guarida de Osama Bin Laden en Pakistán en 2011.

 

Según dos altos funcionarios de inteligencia de Estados Unidos citados por “The Daily Beast”, los documentos recogidos, y ahora secretos, incluyen la correspondencia entre los líderes de Boko Haram y los dirigentes de Al Qaeda, incluyendo a Osama Bin Laden. Otros funcionarios de inteligencia estadounidenses, por el contrario, han explicado a la misma publicación que los citados documentos sólo incluyen cartas de Boko Haram a Bin Laden, aunque éste nunca habría contestado a la secta islamista nigeriana.

 

Tras estos diferentes análisis se encuentra una larga disputa interpretativa que se mantiene en el interior del Gobierno de Estados Unidos y en los servicios de inteligencia de este país.

 

Por un lado, la Casa Blanca, oficialmente, distingue entre el núcleo central de Al Qaeda y otras organizaciones terroristas, de diferentes lugares del mundo, que tratarían de coordinar sus acciones con la organización hoy liderada por el egipcio Ayman al Zawahir, aunque éstas operarían de una forma absolutamente independiente.

 

Por otra parte, un destacado grupo de analistas del servicio de inteligencia norteamericano, que incluye a la actual dirección del departamento de Inteligencia del Pentágono, entienden a Al Qaeda como el eje central de una red formada por decenas de nodos (organizaciones terroristas de diferente tamaño y de distintos lugares geográficos) que se organizan como si fueran un Consejo Islámico.

 

Este debate sería la causa principal que retrasó la designación oficial por Estados Unidos de Boko Haram como un grupo terrorista. De hecho, la inclusión de la secta islamista en la lista de organizaciones terroristas mundiales elaborada por el Departamento de Estado no se produjo hasta el pasado mes de noviembre, a pesar de que varias agencias norteamericanas, incluido el FBI, llevaban años presionando al Departamento de Estado para que esta designación se hubiera hecho mucho antes.

 

Altos funcionarios de inteligencia han señalado que, en 2012, funcionarios de la Casa Blanca como el entonces coordinador de la lucha antiterrorismo, John Brennan, minimizaron la importancia de los documentos que ligaban a Boko Haram con Al Qaeda señalando que estos informes únicamente revelaban las aspiraciones de la secta islamista nigeriana por trabajar junto a Bin Laden.

 

Por el contrario, Thomas Joscelyn, editor de la revista digital “The Long War Journal” y miembro de la “Fundación para la Defensa de las Democracias”, ya explicó en julio de 2013 ante el subcomité de Terrorismo del Congreso de Estados Unidos, en una intervención sumamente ilustrativa (ver documento al final de este texto),  que aunque Boko Haram no es un afiliado “oficial” de Al Qaeda, “se encuentra documentado que este grupo ha mantenido comunicaciones, líneas de entrenamiento e intercambio de armamento con Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA),   Al-Shabbaab (Somalia) y Al Qaeda en el Magreb islámico. Estos contactos habrían incrementado la capacidad de Boko Haram para cometer atentados”.

 

En este mismo sentido, el pasado mes de abril, el International Crisis Group, con sede en Bruselas, hacía público un extenso informe (ver documento al final de este texto) sobre Boko Haram en el que se señala que “los primeros líderes de esta organización terrorista recibieron, en 2002, capital inicial de un discípulo de Osama Bin Laden llamado Mohammed Ali”.

 

El estudio añade que Bin Laden llegó a conocer a Ali en la década de los noventa del pasado siglo, cuando tenía su base en Sudán. Ali habría viajado con Bin Laden a Afganistán, donde éste le habría proporcionado tres millones de dólares en moneda de Nigeria. Laden, según esta investigación, habría enviado a Ali al norte de Nigeria para financiar una amplia gama de organizaciones políticas de corte salafista que tenían como misión difundir la ideología de Al- Qaeda. Ali habría comenzado así a impulsar la actividad terrorista islamista en Nigeria hasta 2007, año en el que fue asesinado. Ese mismo año, los Boko Haram mataron a un hombre que creían ser cómplice en el asesinato de Ali.
 

EJ Hogendoorn, subdirector de programas para África del International Crisis Group y autor del informe citado, ha explicado que esta información sobre Ali y el capital inicial entregado por Bin Laden para impulsar el terrorismo islamista en Nigeria fue proporcionada por un investigador del  International Crisis Group que habló con un miembro de Boko Haram que "estaba muy bien informado acerca de los orígenes del grupo".  Hogendoorn ha recordado, además, que en 2002 Bin Laden lanzó grabaciones de audio pidiendo a los musulmanes de Nigeria a “levantarse contra el Estado”.

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress