Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Teresa Díaz Bada. Psicóloga Clínica
Lunes, 16 de junio de 2014 | Leída 1056 veces

Emociones negativas

[Img #4486]Las emociones que nos provocan cierto displacer también son buenas y, así, sentir tristeza ante determinados acontecimientos en la vida o sentir ira, enfado, miedo o ansiedad, en determinadas situaciones, son emociones sanas que, sin embargo, en esta época de hedonismo no tienen buena prensa y provocan no pocas consultas. Es imposible estar siempre bien, sintiéndose siempre en la cresta de la ola y lo normal es que nuestro ánimo experimente ciertas "subidas y bajadas".


Ahora bien, lo que ya no es normal y requiere tratamiento es la depresión o la angustia permanente, que imposibilita nuestra vida diaria. El que esta triste tiene un motivo para estarlo, el que se deprime puede tener una vida perfecta y, sin embargo, no ser feliz. Lo mismo ocurre con la persona que está permanentemente angustiada o con ansiedad permanente, lo que interfiere en su bienestar diario y le impide llevar una vida tranquila.



La banalización que se hace con frecuencia de estos términos de angustia y de depresión nos lleva muchas veces a pensar que la sociedad que vivimos adolece de cierto hedonismo y tolera mal las frustraciones cotidianas. ¡Cuántas veces hablamos de la fortaleza física y mental de nuestro abuelos, por ejemplo, que se enfrentaron a situaciones duras y épocas difíciles y siempre tuvieron un espíritu de lucha y de seguir hacía adelante?
 

Recuperar el timón de nuestra vida y ser capaces de sacar "jugo" a la tristeza para cambiar lo que haya que cambiar, y seguir hacia delante y vivir más positiva y conscientemente, podría ser un buen ejercicio personal. Lo mismo ocurre con la ansiedad que tantas veces nos atenaza en el día a día: replantearnos la vida que llevamos e intentar vivir cada día sin anticipar nada, nos proporcionaría bienestar inmediato, además de ser un buen ejercicio de realidad.
 

Acostumbrarnos a sentir y, a partir de ahí, a crecer interiormente, cuestionándonos por qué sentimos así y qué podemos hacer para cambiar, nos convierte en más dueños de nuestra vida.

 

www.diazbada.com

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress