Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
La Tribuna. Redacción.
Jueves, 18 de septiembre de 2014

Los terroristas del Estado Islámico (EI) detenidos en Australia planeaban secuestrar y decapitar a varios ciudadanos de Sidney y Brisbane elegidos al azar

[Img #4916]Los australianos islamistas de origen afgano detenidos en la mayor operación antiterrorista desarrollada en Australia durante los últimos año habían recibido órdenes del Estado Islámico para que secuestraran y decapitaran a ciudadanos en Sidney y Brisbane, según han informado fuentes de las fuerzas de seguridad y ha confirmado el Gobierno de este país.

 

La policía australiana mantiene que Mohamed Alí Barialei, que ha sido identificado como el miembro australiano más veterano del Estado Islámico (EI), dio órdenes a Omarjan Azari, de 22 años de edad y residente en Sidney, para que llevara a cabo los ataques.  El objetivo era secuestrar al azar a ciudadanos corrientes y ejecutarlos delante de una cámara, para que, posteriormente, el Estado Islámico (EI) difundiera su decapitación en todo el mundo por Internet.

 

[Img #4915]Azari, que es uno de los quince detenidos en la macrooperación antiterrorista desarrollada en varios puntos de Sidney y Brisbane este jueves por la mañana, está imputado por conspiración para preparar un atentado terrorista.

 

La operación antiterrorista ha supuesto el despliegue de más de 800 agentes de la policía australiana en el marco de varias redadas coordinadas y puestas en marcha desde primera hora de la mañana de manera simultánea.

 

El primer ministro australiano, Tony Abbott, fue informado en la noche del miércoles sobre el operativo, bautizado como operación 'Appleby', basada en información de los servicios de Inteligencia que alertaba de que los terroristas planeaban llevar a cabo ejecuciones públicas. "Las órdenes, unas órdenes bastante expresas, estaban llegando de un australiano, que, aparentemente, es un miembro veterano del Estado Islámico, a redes de apoyo en Australia para que llevaran a cabo asesinatos de exhibición aquí, en este país", ha afirmado Abbott, en declaraciones a la prensa.

 

"Por lo que no es sólo una sospecha, es un intento y, por eso, la Policía y las agencias de seguridad actúan de las manera que lo hacen", ha explicado, según informa el diario “The Australian” en su edición digital.

 

El fiscal general australiano, George Brandis, ha revelado que la operación ha estado en marcha desde el pasado mes de mayo y ha asegurado que si las redadas no se hubieran llevado a cabo, Australia podría haber sido testigo de decapitaciones de sus ciudadanos.

 

En el vídeo, puede verse a Mohamed Ali Barialei captando seguidores para el Islam en las calles de Sidney

 

 

 

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress