Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Raúl González Zorrilla. Director de La Tribuna del País Vasco
Lunes, 1 de mayo de 2017 | Leída 44 veces

Lo que recuerdo de “Twin Peaks”

[Img #4988]

 

La mítica serie “Twin Peaks”, creada por David Lynch en 1990, estrenará una nueva relectura, elaborada por el propio Lynch, el próximo 23 de mayo.

 

“Twin Peaks”, que sin duda fue la gran producción predecesora de las muchas series de televisión de calidad que podemos disfrutar hoy en día, consiguió en aquellos años finales del pasado siglo, con sus dos temporadas, y especialmente con los primeros 14 capítulos de la primera, que millones de espectadores en todo el mundo se hicieran una única pregunta: ¿quién mató a Laura Palmer?.

 

“Twin Peaks”, sobre todo en sus primeros capítulos, fue un ejemplo magnífico del penetrante, atractivo y espectacular quehacer visual de David Lynch. Este director, autor de mundos creativos dramáticamente intensos, plagados de sueños, pesadillas, imágenes oníricas, argumentos duros e historias excepcionalmente extrañas, es también el responsable de películas brillantes e inolvidables como “El hombre elefante”, “Terciopelo azul” o “Una historia sencilla”.

 

En “Twin Peaks”, Lynch volteó radicalmente diferentes géneros narrativos para crear una historia hipnótica en la que el suspense, la intriga, el desarrollo de la trama, la presentación de los escenarios e, incluso, los diálogos entre los protagonistas crearon un universo audiovisual inimitable en el que no solamente, como en las mejores novelas de suspense, era necesario hallar al culpable del asesinato de Laura Palmer, sino que, sobre todo, lo importante era que el espectador indagara, con detenimiento y atenazado por el terror, en los siempre inescrutables orígenes del mal.

 

Frente a las series policiacas ortodoxas, con largas persecuciones, tiroteos repetidos, con paisajes urbanos ampliamente reconocibles y con personajes muy marcados, con detectives escépticos, hoscos y de buen corazón que se enfrentan a malos muy malos de gestos duros y comportamientos radicalmente violentos, David Lynch nos ofreció en “Twin Peaks” una narración reposada y de ritmo televisivo lento, pero emocionalmente demoledora.

 

Los personajes que deambulaban por “Twin Peaks” eran extrañamente surrealistas (había, entre otros, una anciana que hablaba incesantemente con un tronco, un indio que lloraba  repetidamente, un enano bailarín, etc.) y, bajo una intensa capa de absoluta cotidianeidad, todos encerraban luces intensas y sombras aún más oscuras que iban saliendo a la luz tras el asesinato de Laura Palmer, la jovencita modelo del pueblo, la animadora que a todos embelesa, la estudiante perfecta, la amiga admirada y la novia envidiada.

 

Para finalizar, algunos aspectos del “Twin Peaks” original que fueron esenciales para convertir la serie en un producto audiovisual único: la evocadora música, excepcionalmente inspirada, de Angelo Badalamendi; las contundentes escenas de sueños y pesadillas de los personajes; el poco usual tratamiento de la luz; los escenarios elegidos por Lynch, tan poco habituales para un relato televisivo policiaco; y, por supuesto, la cabecera con la que se abría cada capítulo de la producción.

 

“Twin Peaks” tuvo dos temporadas. La primera de ellas, y en mi opinión, la mejor, estuvo  realizada en su integridad por David Lynch y Mark Frost; la segunda sesión, más floja que la anterior, reflejó la pérdida de interés de Lynch en la producción  y ésta, especialmente en sus capítulos centrales, perdió buena parte de su fuerza e interés. En 1992, David Lynch llevaría al cine una secuela, “Twin Peaks: el fuego camina conmigo”, en la que intentó dar salida a algunos de los retazos de guiones que no incluyeron en la serie original, pero el film no despertó el mínimo interés.

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress