Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jacobo de Andrés
Lunes, 2 de septiembre de 2013
Un clásico entre los grandes cócteles

Un "Negroni" a cualquier hora

Su invención final hay que situarla en Florencia, en los años veinte del pasado siglo

[Img #1936]

"Bloody Mary", "Brandy Alexander", "Manhattan", "Greyhound", "Dirty Martini", "Gibson", "Gimlet" o un magnífico "Old Fashioned". Todos estos, y algunos más, son los protagonistas de la experiencia coctelera que la inigualable serie "Mad Men" nos ha regalado a lo largo del casi centenar de capítulos que conforman, hasta el momento, las seis temporadas de la que es, en mi opinión, una de las mejores producciones televisivas de las últimas décadas.


Disfrutando de las historias de Don Draper, Betty Francis y Roger Sterling no he podido evitar recordar que mi cóctel preferido es un clásico italiano, el "Negroni", que aunque tiene en su origen una mezcla de elementos surgida en Estados Unidos, su invención final hay que situarla en Florencia, en los años veinte del pasado siglo. 


Por aquel tiempo, las calles de esta ciudad, especialmente en verano, bullían con el pasar, el pasear y el dispendio veraniego de la aristocracia europea, entre la que destacaba la presencia de un personaje muy peculiar: el conde Camillo Negroni, de inconfundibles tendencias dipsómanas, que solía ir a recalar al Café Casoni, por aquel entonces en manos de Fosco Scarselli. El conde pedía habitualmente el mismo brevaje, un Americano (mezcla de vermut rojo Martini y de Campari a partes iguales), hasta que su paladar exigente y sofisticado comenzó a aburrirse de aquella vida. Así que junto a Scarselli, su barman de cabecera, el conde probó diversos ingredientes hasta que ambos descubrieron algo magnífico que añadir al clásico "Americano": ginebra inglesa. 


De este modo nació el "Negroni", un cóctel al que el barman le puso el nombre de su cliente más habitual, y que rápidamente extendió su fama por los bares y clubes de medio mundo. La receta del "Negroni" es muy sencilla, pero debe ser exacta y, muy importante, siempre en vaso o copa ancho: un tercio de Martini rojo, un tercio de Campari y un tercio de ginebra inglesa. Añádase un poco de naranja, y tendrá preparado un brebaje perfecto para tomar como aperitivo antes de una comida o de una cena.



[swf object]

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress