Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Francisco Hervás Maldonado. Coronel médico en la reserva
Martes, 2 de febrero de 2016
En profundidad

Virus de Zika: Esto no ha hecho más que empezar

[Img #8040]

 

El  conocido  como  Virus  de  Zika  (ZIKV),  por  haber  sido  aislado  por  primera vez  en  la  región  ugandesa de  ese  nombre  (Zika)  el  año  1947,  en  un Macacus  Rhesus,  es  un  virus  ARN  de  una  sola  cadena,  con polaridad positiva,  de  la  familia  de  los  Flaviviridae,  grupo  IV,  y  contiene  10.794 nucleótidos  que  codifican 3.419  aminoácidos.  

 

Es  decir,  que  se  trata  de  un  virus  pequeño,  pero  bastante  bien  relacionado, en  razón  de  grupo,  con diversos  patógenos,  como  el  virus  del  Dengue,  el de la  Fiebre  Amarilla,  el  de  la  Fiebre  del  Nilo Occidental,  el  Chikungunya  y  los Virus  de  la  Encefalitis  Japonesa,  debido  a  compartir  la  misma  familia viral.

 

Estos  virus  poseen  actividad  sobre  el  sistema  nervioso,  en  mayor  o  menor grado  todos  ellos,  de  ahí  que su  patología  afecte  al  sensorio  por  un  lado  y, como  cualquier  otro  virus,  a  nuestro  sistema  inmune,  de modo  que  facilita el descenso  en  nuestra  capacidad  inmunoprotectora,   y  de  rebote   convierte  en agresivas a  nuestras  bacterias,  parásitos  e  incluso  otros  virus  que colonizaban sin  hacer  daño  nuestro  cuerpo  antes de  ser  infectados  por  el  virus  extraño.  

 

La  enfermedad  por  ZIKV   se  caracteriza  por  una  fiebre  moderada,  un exantema  cutáneo,  sobre  todo  en brazos  y  piernas,  aturdimiento  moderado también  y  con  frecuencia,  conjuntivitis.  Estos  síntomas  causan una enfermedad  que  dura  de  dos  a  ocho  días,  a  veces  más,  dependiendo  de  la capacidad  defensiva  de quien  la  sufra.  

 

Poco  se  sabe  de  este  virus  en  patología  humana,  pues  apenas  si  se  ha investigado.  Ahora  bien,  una cosa  parece  ser  importante,  aunque  no  se  sepa aún  la  causa,  y  es  que  produce  una  malformación  fetal muy  grave  en  las mujeres embarazadas:  la  microcefalia.  De  hecho,  los  casos  de  microcefalia  se  han multiplicado  al  menos  por  diez  en  relación  con  el  número  de  embarazadas desde  que  comenzó  la epidemia,  sobre  todo  en  Brasil  (zona  nordeste, fundamentalmente)  y  Colombia,  que  son  los  dos  países con  una  tasa  de ataque  (incidencia)  mayor.  Es  por  eso  que  también  se  le  ha  relacionado  con el Síndrome  de  Guillain-?Barré,  una  enfermedad  neurológica  en  la  que  se produce  una  desmielinización progresiva  (variando  la  rapidez  de  progresión según  los  casos)  y  una  especie  de  autoagresión inmunológica  contra  el propio  sistema  nervioso  del  enfermo.  Sin  embargo,  así  como  existen  estudios epidemiológicos  que  justifican  claramente  la  asociación  entre  ZIKV  y microcefalia  fetal,  no  existen  más que hipótesis  con  respecto  al  Guillain-Barré,  unas  hipótesis  no  probadas.  

 

El  virus  no  se  transmite  de  persona  a  persona,  sino  que  lo  hace  a  través de  un  mosquito  del  género Aedes.  Ha  sido  aislado  en  Aedes  aegypti,  Aedes vitattus  y  Aedes  furcifer.  Y  más  recientemente,  en Aedes  albopictus, mosquito vector  del  Dengue  y  del  Chikungunya.  Este  último,  conocido popularmente como  mosquito  tigre,  se  encuentra  en  España  en  las   regiones mediterráneas, como  Cataluña,  Valencia, Murcia,  Andalucía  oriental  y Baleares, aunque  puede encontrarse  en  otras  zonas,  debido  al  cambio climático  que estamos  sufriendo. Sin  embargo,  los  casos  descritos  en España (dos  en Cataluña  y  uno  en Valladolid)  han  sido  importados.  Es decir, que  han afectado a  gente  que  ha viajado  de  zonas  endémicas  y donde  han enfermado previamente. Concretamente,  los  casos  de  Cataluña son  debidos  a infecciones contraídas  en Tailandia.    

 

Es  una  enfermedad  recientemente  desarrollada.  Así  como  se  detectó  en  el mono  el  primer  caso  en 1947, en  el  hombre  fue  datado  en  1952,  en Uganda  y  Tanzania,  donde  sucedió  el  primer  brote  epidémico. Más recientemente,  en  2013  en  la  Polinesia  francesa  y  en  2015  en  Brasil,  las autoridades  sanitarias informaron  de  posibles  complicaciones  neurológicas  y autoinmunes  similares  a  las  del  Síndrome  de Guillain-Barré,  pero  sin  haber podido  asegurar  la  relación  directa  con  dicho  síndrome.  Otra  cuestión  es  la microcefalia  fetal,  que  parece  ser  evidente,  aunque  se  ignora  la  causa  y  las circunstancias  colaterales, que  no  está  claro  como  puedan  influir  o  no  en dicho  trastorno.  

 

El  periodo  de  incubación  es  de  dos  o  tres  días,  tras  los  cuales  aparece fiebre,  erupciones  máculo-papulares   (manchas  rojas  y  habones),  conjuntivitis, dolores  musculares  (mialgias)  o  de  las  articulaciones (artralgias),  sensación de malestar  (cierto  atontamiento  y  debilidad)  y  una  cefalea  marcada (dolor de cabeza  “de  cine”).  

 

Sabemos  que  transmite  la  enfermedad  el  mosquito  Aedes  (sobre  todo  el aegypti)  en  las  regiones tropicales  de  las  Américas,  Asia  y  África.  E igualmente  hemos  de  tener  en  cuenta  que  esta  ya  casi pandemia  está teniendo  una  progresión  bastante  rápida.  Pero  lo  que  no  sabemos  es  si  el reservorio  está en  el  hombre  o  en  un  animal  determinado  (roedores…).  Los primeros  brotes  recientes  han  sido  en  el 2007  en  Yap  (antiguas  Islas Carolinas,  de  la  España  imperial),  2013  en  la  Polinesia  francesa  y  en  2015 en  Cabo  Verde,  en  África,  y  Brasil  (sobre  todo, en  el nordeste)  y  Colombia en  América,  aunque  hay  ya más  de  trece  países  en  las  Américas  con  casos autóctonos,  incluyendo  el  sur  de  los  Estados  Unidos. La expansión  está siendo  rápida.  

 

Para  diagnosticar  la  enfermedad  por  Virus  de  Zika  (ZIKV)  solo  hay  dos pruebas  seguras:  la  reacción  en cadena  de  la  polimerasa  (RT-PCR,  dirigida  a la  región  genómica  NS5)  y  el  cultivo  del  virus  en  un  medio celular específico.  Porque  la  serología  presenta  reacciones  cruzadas  con  los  otros flavivirus,  de  manera que  no  solo  no  nos  saca  de  dudas,  sino  que  nos  crea dudas  nuevas.  Estos diagnósticos  han  de  hacerse en  un  centro  referencial, como  el  Instituto  de  Salud  Carlos  III,  el  Instituto  Pasteur  de  París  o  el Centro Referencial  de  Solna,  junto  a  Estocolmo.  Para  ello,  desde  los hospitales  correspondientes  se  ha  de seguir el  protocolo  de  transporte  de muestras  establecido.  

 

Según  el  Centro  Europeo  para  el  Control  y  Prevención  de  Enfermedades (eCDC),  la  causa  inicial  del brote  pudo  estar  en  un  viajero  procedente  de Sao  Paulo  el  21  de  diciembre  de  2015.  La OMS  recibió posteriormente información  de  dos  casos  confirmados  por  PCR  en  el  Instituto  Pasteur de Cayenne  y  en varios  departamentos  de  ultramar  de  Francia.  Como  vemos, se trata  de  un  brote  explosivo  y  muy reciente.  

 

O sea,  que  no  hemos  hecho  más  que  empezar.  

 

El  tratamiento  es  inespecífico:  reposo,  analgésicos  comunes   y  no  es conveniente  usar  antiinflamatorios, por  el  riesgo  de  sangrado.  Si  no  se mejora  en  pocos  días,  procede  acudir  al  médico.  Se  puede  usar  un colirio descongestivo  para  los  ojos  y  algún  antihistamínico  para  los  posibles  picores que  puedan  aparecer.

 

Y  vamos  a  comentar  algo  sobre  la  prevención.  Lo  primero  es  tener  en cuenta  que  no  hay  vacuna todavía  y  que  tardará  años  en  haberla.  Y  dicho esto,  nos  centraremos  en  cuatro  puntos:  los  mosquitos, las   zonas  sucias con agua,  los  insecticidas  y  las  normas  para  viajar  a  zonas  de  riesgo.  

 

Para  combatir  a  los  mosquitos  habremos  de  sus  fuentes  de  desarrollo,  como son  los  lugares  de  cría, procurando  eliminarlos  y  modificarlos,  sobre  todo limpiándolos.  Además,  trataremos  de  disminuir  los contactos  entre  mosquitos y  personas.  Cuando  más  pican  los  mosquitos  es  por  la  mañana y al atardecer. Por  tanto,  el  mayor  riesgo  es  a  esas  horas,  luego procuraremos salir  –  en  las  zonas  endémicas  –  en  el centro  del  día  y  por la noche. Deberemos  usar  repelentes  de  insectos,  ropas  de  colores  claros (para verlos mejor)  y  camisas  de  manga  larga  y  pantalones  largos,  así como barreras físicas  (mosquiteros  en  puertas y ventanas,  que  se  procurará que estén cerradas,  así  como  mosquiteros  de  cama).  Y  como  es  natural, prestaremos especial  atención  a  quienes  no  se  pueden  valer  solos,  como  los niños, ancianos  y  enfermos. En  cuanto  a  las  relaciones  sexuales,  en principio se recomienda  utilizar  preservativos  o  anticonceptivos orales  en  los viajes  a zonas de  riesgo,  procurando  evitar  esos  embarazos  de  riesgo.  

 

Muy  importante  es  vaciar,  así  como  mantener  limpios  y  tapados  si  se necesitan,  los  recipientes con agua, como  cubos,  macetas  o  neumáticos (estos  últimos  son  un  lugar  predilecto  de  cría  para  los  mosquitos). Los neumáticos  no  se  deben  dejar  abandonados  en  cualquier  lugar,  sino  ser transportados  a  donde  las autoridades  determinen  cuando  estén  dañados  o viejos.  Los  neumáticos  en  uso,  se  deben  de  limpiar  y rociar  con  insecticida frecuentemente.  Yo  les  recomendaría  que  no  utilicen  neumáticos  para columpios  de niños  y  otros  juegos,  sobre  todo  en  zonas  de  riesgo.  

 

Durante  los  brotes,  conviene  fumigar  con  insecticidas.  La  OMS  recomienda algunos  de  ellos  en  su  Plan de  Evaluación  de  Plaguicidas,  que  se  pueden utilizar  también  como  larvicidas,  sobre  todo  para  tratar recipientes  de  agua grandes.  No  vale,  por  tanto  cualquier  insecticida,  sino  aquellos  que  sean eficaces frente  al  mosquito  del  género  Aedes,  como  lo  es  nuestro  mosquito tigre  (Aedes  albopictus).  Pero  no confundamos  los  repelentes  de  insectos  con los  insecticidas.  Son  dos  cosas  distintas.  

 

Para  viajar,  lo  mejor  es  seguir   los  consejos  que  da  la  página  web  del Ministerio  de  Sanidad,  Servicios Sociales  e  Igualdad.

 

El  gran  problema  de  la  Sanidad  en  España  para  este  tipo  de  brotes,  es que  es  autonómica  y  no siempre  funcionan  los  sistemas  de  coordinación como  debieran.  Y  es  que  la  política  contamina hasta  las epidemias.  Por  eso, con  toda  humildad,  pero  con  toda  firmeza,  yo  le  pediría  a  nuestras autoridades  lo siguiente,  en  relación  con  el  ZIKV  o  Virus  de  Zika:  

 

1. Sean  eficientes  en  la  vigilancia  de  las  enfermedades.  Comuniquen  todo  al Centro  Nacional  de Epidemiología,  independientemente  de  lo  que  hagan  en sus  Autonomías.  Miren  ustedes,  que  los  virus  y sus  transmisores  son  muy poco  autonómicos  o  federales.  

 

2. Elaboren  buenos  protocolos  de  transporte  de  muestras,  con  rapidez  y seguridad,  al  Centro  Referencial de  España,  que  es  el  Instituto  de  Salud Carlos  III.  Déjense  de  centros  autonómicos  o  al  menos  manden las  muestras a  los  dos  sitios.  

 

3. Creen  un  programa  de  desinsectación  eficaz  para  acabar  con  las  larvas  de los  mosquitos.  Y  tengan en cuenta  que  la  limpieza  de  una  zona  o  región, no  sirve  para  nada  si  no  se  limpian  las  demás.  Es mucho más  cara  que una  limpieza  conjunta  y  mucho  menos  eficaz.  

 

4. Informen  acerca  de  la  evolución  de  sus  casos.  Al  Centro  Nacional  de Epidemiología,  como  es  natural, pero  también  claramente  a  los  familiares  de las  personas  enfermas.  

 

5. Centralicen  la  investigación  en  un  solo  punto,  que  es  carísima.  Si empezamos  con  autonomías, tiraremos  el  dinero  y  seremos  ineficaces.  

 

6. Formen  adecuadamente  a  su  personal  sanitario  a  todos  los  niveles. Háganles  llegar  la  información  de lo  que  pasa.  No  les  cuenten  cuentos.  

 

Bien,  pues  esto  es  lo  que  hay  por  ahora  sobre  el  Virus  de  Zika  o  ZIKV.  

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress