Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Lunes, 14 de marzo de 2016
Según la Universidad de Harvard

El consumo de carne, clave para el surgimiento de la especie humana

[Img #8376]

 

El consumo de carne puede ser una de las causas que explique la aparición de la especie humana a partir de los simios, según un reciente estudio de la Universidad de Harvard.  

 

Los investigadores afirman que el uso de herramientas de piedra capaces de cortar carne ayudó a los homínidos primitivos a convertirse en la especie actual. Esta carne proporcionó a nuestros antepasados nutrientes esenciales.

 

Según el estudio, hace aproximadamente tres millones de años el hombre primitivo incorporó la carne a una dieta hasta entonces basada en alimentos vegetales al emplear herramientas de piedra para cortar la carne en trozos pequeños. De esta manera, el hombre “se ahorró” alrededor de 2,5 millones de mordiscos cada año porque mientras que la carne cruda puede ser más difícil de masticar, "requiere menos fuerza por caloría que los alimentos de origen vegetal disponibles para los primeros homínidos". En suma, el estudio sugiere que en lugar de gastar todo el tiempo en la masticación de verduras, el hombre primitivo cortaba la carne en trozos manejables para obtener una fuente rápida de energía.

 

El coautor del estudio, Daniel Lieberman, explicó en declaraciones recogidas por The Science Daily que "la mayoría de los demás animales, como los reptiles, apenas mastican su comida; simplemente, la tragan entera. La evolución de la capacidad de masticar los alimentos en partículas más pequeñas le dio a los mamíferos un gran impulso de energía extra, puesto que las partes más pequeñas tienen una mayor superficie en relación a su volumen, permitiendo que las enzimas digestivas digieran la comida de una manera más eficiente".

 

Los investigadores concluyen que la necesidad de masticar menos puede ser la causa de que el aparato de masticación de los seres humanos evolucionara, lo que explica por qué tenemos dientes más pequeños y el cerebro más grande que otros primates.

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress