Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

David R.
Miércoles, 25 de mayo de 2016 | Leída 244 veces

"Madre" está muerta y vosotros sois sus malditos huérfanos

[Img #8859]El pasado sábado, en Bilbao, se presentó ante la sociedad la “organización” “Askatasunaren Bidean” (“En el camino de la libertad”), un minúsculo grupo de personas que haciendo el mayor de los ridículos mostró su visceral resentimiento por no haber conseguido lo que pretendían asesinando a destajo. También demostraronr un profundo odio a todo lo que sea España y una increíble desconexión con la realidad.

 

Son los de ATA (“Amnistía ta Askatasuna”) con un nuevo nombre. Son un reducido grupo de inadaptables, cuya dolencia posiblemente se haya cronificado y ya no tenga solución. En las fotos que han aparecido en los medios de comunicación llama sobremanera la atención la media de edad de los protagonistas. No solamente han desconectado de la “izquierda abertzale”, sino también de la siguiente generación. Estimados lectores, fíjense en la media de edad, no hay jóvenes entre esta gente.

 

Es curiosa la crítica que realizan al recién concluido proceso de debate de la “izquierda abertzale”, “El proceso Abian”, y todavía más la que realizan a Sortu, que recordemos es la parte más radical de EH-Bildu. No menos sorprendente es la crítica que lanzan a Arnaldo Otegui, que ha sido elevado a los altares por EH-Bildu (posible futuro Lehendakari) antes de salir de la cárcel donde cumplía condena por ser terrorista. Dicen sentir vergüenza por la actuación de Sortu, y piden, supongo que a todos los españoles, lo siguiente: "Queremos que nos devolváis lo que nos robasteis por la fuerza de las armas, recuperar lo que es nuestro, nuestra patria".

 

Y cuidado, que ciertamente no hacen un llamamiento a la lucha armada, pero en el documento de cinco páginas que da nombre a este movimiento escriben que la "derrota" comenzó con el rechazo a la violencia, y ese comentario les retrata, apoyo implícito a la lucha armada y reconocimiento tácito de su actual imposibilidad.

 

Si nos fijamos en las últimas encuestas veremos que la posibilidad de que Unidos Podemos supere en las próximas elecciones autonómicas a EH-Bildu es una realidad plausible, y si pensamos en la patética participación de personas en la presentación de este sábado de “Askatasunaren Bidean” podríamos concluir, en una sencilla extrapolación de datos, que esta pandilla de inadaptables son una microminoría en el seno de EH-Bildu. Pero esa realidad no les impide decir que son abertzales, independentistas, socialistas (en el sentido marxista-leninista del término) y revolucionarios. Es, sin duda, el colmo de una absurda nostalgia o el ejemplo de cómo un colectivo reducido se instala en la utopía (como las sectas).

 

De fondo, las tres únicas cuestiones reales:

 

En primer lugar, una ETA absolutamente acabada que ya no puede ejercer presión ni generar el temor en el que se amparaban estos sinvergüenzas, todos ellos colaboradores del genocidio terrorista.

 

Por otra parte, la cuestión de los presos, que ya están hartos de cumplir largas condenas.

 

Y, en tercer lugar, la terrible expresión de la frustración que se debe generar en sus subconscientes por haber causado tanto horror y no haber conseguido nada, absolutamente nada de lo que pretendían. Debe ser terrible.

 

En los últimos lustros, las disidencias en la izquierda abertzale, en el MLNV, y en la bvanda terrorista ETA (por este orden jerárquico, de menos a más) se producían hacia posiciones más democráticas, legalistas y racionales, y siempre a título individual o casi. En esta ocasión, asistimos al fenómeno contrario, que no va a deparar violencia significativa, pero que pasará a las hemerotecas como una curiosidad que estudiaremos los politólogos, los sociólogos y también los psiquiatras.

 

Y se permiten el lujo de concluir el acto con un "Borroka da bide bakarra" (“La lucha es el único camino”). Les juro que siento auténtica curiosidad por conocer ese camino. A esta pandilla de inadaptables les encantaría que ETA siguiese operativa, pero saben que ya no es así, y están tan desnortados y viven en tal nivel de endogamia, que no les importa hacer el ridículo.

 

"Madre" está muerta y vosotros sois sus malditos huérfanos.

 


 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress