Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ramiro Grau Morancho. Abogado. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
Lunes, 30 de mayo de 2016

El timo de CEDRO

[Img #8906]Soy socio de CEDRO, desde hace décadas, prácticamente desde su fundación, aunque hoy por hoy más que una fundación parece una fundición de los derechos de los autores…

 

Durante todos estos años he recibido unas cantidades realmente miserables en concepto de derechos de autor, con variopintas excusas: que hay mucha piratería, que el Ministerio de Cultura no nos paga lo que nos prometió, que las bibliotecas públicas no abonan un canon por los libros prestados, etc.

 

Me temía, pues uno ya tiene una edad, que todo eran excusas de mal pagador, hasta que veo hoy en “El Confidencial” un estupendo artículo de don Ángel Villarino, quien pone los puntos sobre las íes de la ¿dudosa? gestión de CEDRO, o más bien de cómo el dinero se lo quedan los directivos y empleados de la “empresa”.

 

El artículo se titula “Pleitos, dietas y sueldazos: la lujosa decadencia de la SGAE de los escritores”, y aconsejo su lectura a los lectores que sean socios de Cedro o de la SGAE, que por lo visto son muy parecidas en cuánto al despilfarro del dinero ajeno.

 

Escribo desde le indignación, pero creo que con la serenidad suficiente como para que se entienda lo que quiero decir. ¿A ustedes les parece lógico que a un autor con veintitantos libros publicados, en ediciones en papel, y varios también digitales, o solamente en ebook, en total unos treinta libros, se le puedan “pagar” algo más de cien euros anuales, como derechos de autor…?

 

De seguir así las cosas, no creo que continue mucho tiempo como socio de Cedro. Por lo menos que no vivan del sudor de mi frente.

 

Voy a ver si pongo alguna clausula de libre impresión, circulación, reproducción, fotocopiado, escaneado y hasta plagio de todas mis publicaciones…, para que nadie se lucre asumiendo mi “representación y defensa” como autor.

 

Ver que la directora general de Cedro cobra 132.000 euros anuales, es decir, 11.000 euros al mes, prácticamente el doble que el Presidente del Gobierno, que anda por lo setenta y tantos mil euros, es algo que me revuelve las tripas.

 

O que las oficinas estén instaladas en la zona más cara de Madrid, pagando unos importes francamente escandalosos, además de tener una plantilla de 37 personas, que, dicho sea de paso, no se a que se dedican, pues desde luego a prestar servicios a los escritores, seguro que no.

 

Siempre que he tenido un problema lo he tenido que solucionar personalmente, incluso dar de alta las nuevas obras en su base de datos…

 

Resumiendo: pido la dimisión, o en su defecto el cese, de la directora general, y de toda la cúpula a sueldo de la entidad. La reducción del número de empleados. El traslado de las oficinas a un edificio mucho más económico, y que se dupliquen o tripliquen las cantidades a percibir por los autores, pues Cedro se creó para servir a los autores, no para dar de comer a un buen número de comensales no invitados a la mesa…

 

Y pido también que el Ministerio de Cultura, o el Tribunal de Cuentas, realicen una auditoría de las cuentas de los últimos años, pues seguro que nos llevamos grandes sorpresas.

 

Con exigencia de las responsabilidades laborales, o incluso penales, a que haya lugar, cuyo posible ejercicio me reservo, en la parte que me corresponda, como autor directamente afectado –más bien timado- por esta situación…

 

www.ramirograumorancho.com

 


 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Antonio
Fecha: Miércoles, 1 de junio de 2016 a las 09:27
CEDRO es un gra negocio, sobre todo para quienes lo dirigen, que cobran barbaridades, por supuesto con todos los gastos de viajes, hoteles, restaurantes, etc., pagados, a costa d elos pobres autores, que nos las vemos y deseamos para llegar a fin d emes.
CEDRO ES IGUAL QUE LA SGAE: dos auténticas estafas a los socios.
Pilar
Fecha: Martes, 31 de mayo de 2016 a las 12:22
Yo también creo que Cedro es igual que la SGAE: unos auténticos mangantes, que con la "excusa" de defender los derechos de los autores, viven como príncipes rusos en el exilio, mientras los autores se mueren -nos morimos- de hambre...
Y, por supuesto, nadie controla a estos señores, ni audita sus cuentas, ni nada de nada.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress