Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ramiro Grau Morancho. Abogado. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
Jueves, 2 de junio de 2016 | Leída 553 veces

Problemas de la Justicia en España: Costas, tasas y procuradores

[Img #8942]Pensaba escribir un artículo sobre los problemas de la abogacía en España, a mi modesto entender, pero acabo de recibir una encuesta del Colegio de Abogados sobre los problemas de la justicia en España, y voy a utilizar ese título, en el bien entendido supuesto de que los problemas de la abogacía son sólo una parte de la problemática general de la justicia.

 

Lo que está claro es que la abogacía es un sector en crisis, en profunda crisis. Y ello se debe a múltiples circunstancias, de las que voy a reseñar las más importantes, en mi opinión:

 

1.  Las costas, es decir, la condena en costas. Institución procesal que consiste en que cuándo se desestime totalmente la demanda, el juez o tribunal puede condenar a la parte demandante, denunciante, etc., a las costas de la otra parte, que comprende los honorarios de su abogado y los derechos del procurador, lo que supone que el pobre litigante tienen que afrontar las honorarios de nada menos que cuatro profesionales: dos abogados y dos procuradores.

 

Vamos, que ese señor ya no vuelve a aparecer por el juzgado en su vida…

 

Hasta la llegada de Gallardón al Ministerio de Justicia, las condenas en costas eran mucho más limitadas, y en la mayoría de los casos no se imponían, por lo menos en la primera instancia, salvo que mediara temeridad o mala fe por parte del supuesto “demandante de justicia”.

 

Pero con las reformas de la legislación procesal de Gallardón, son de imposición obligatoria, salvo excepciones, incluso en la primera instancia, lo que supone que el derecho a la tutela judicial efectiva en la práctica ha desaparecido de nuestro ordenamiento jurídico.

 

Ahora sólo tienen derecho a tutela judicial los que puedan pagarla…, y los insolventes, que acogiéndose a la ley de justicia gratuita, pleitean todo lo que quieren, colapsando los juzgados de demandas y denuncias infundadas, en la seguridad de que ellos no tendrán que pagar costa alguna…

 

2. Por si éramos pocos, parió la abuela. La ley de tasas supone que numerosos litigantes tienen que pagar por acudir al servicio público de la justicia.

 

Y como quiera que ya estamos trabajando la mitad del año para mantener el gigantesco tinglado de las administraciones públicas, más que de un pago tendríamos que hablar, en propiedad, de un repago, pues supone pagar dos veces por lo mismo, para que unos jueces, fiscales, secretarios y funcionarios de la administración de justicia, a los que mantenemos con nuestros impuestos, nos atiendan cuándo vamos a “molestarles” con nuestras pretensiones…

 

Vivir para ver. Las sumas recaudadas, aunque importantes, no solucionan los problemas de la justicia, ni mucho menos, pero el fin que se pretendía posiblemente se ha conseguido: desaminar al ciudadano medio, sobre todo al menos sobrado económicamente, de acudir a los tribunales.

 

¿Y dónde queda el derecho fundamental a la tutela judicial de nuestros derechos e intereses legítimos…?

 

3. Y como colofón, para rematar la faena, dando el último aguijonazo al justiciable, se sigue manteniendo la obligatoriedad del procurador de los tribunales, prácticamente desaparecidos en todo el mundo civilizado, o, como mucho, de utilización voluntaria, no preceptiva.

 

La imposición legal de utilizar al procurador supone un incremento para el justiciable de entre un veinte a un cuarenta por ciento del coste total del pleito.

 

Pero, por lo visto, de eso se trata, de disuadir a la gente de acudir a los tribunales, sin darse cuenta de que al final pueden acabar tomándose la “justicia” por su mano. Recordemos los crímenes de Fago o de León, por ejemplo…

 

¿Qué sentido tiene que yo, abogado, redacte una demanda, la envíe por correo electrónico al procurador, y éste, a su vez, la reenvíe al juzgado, también informáticamente?

 

¿Qué “valor añadido” aporta esta actuación procesal de los procuradores?

 

¿Por qué los abogados no podemos asumir la representación de nuestros clientes, como sucede en todas partes, dicho sea de paso?

 

Resumiendo y concretando: si el PP quería cargarse la administración de justicia, debemos felicitarles por ello. Lo han conseguido plenamente.

 

Hoy por hoy sólo van a poder litigar los bancos, aseguradoras y grandes empresas…

 

www.ramirograumorancho.com/

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
8 Comentarios
Antonio
Fecha: Jueves, 9 de junio de 2016 a las 11:24
COMENTARIO A MEDIADORES GALICIA:
En USA tengo entendida que no es obligatoria la utilización de Abogados, salvo para delitos graves, que lleven aparejadas penas de prisión...
Pero le puedo asegurar, tras asistir a miles de los antiguos JUICIOS DE FALTAS, dónde no era preceptiva la intervención de Letrado, y por consiguiente eran las partes las que se defendían o acusaban, QUE NO LE DESEO A NADIE ESTE TIPO DE JUICIOS, pues son un desbarajuste total, la gente habla de chorradas, no concreta los hechos, empiezan a insultarse y descalificarse personalmente, etc.
¡Menos mal que nosotros, los Fiscales,poníamos un poco de orden, sino el Juez correspondiente acababa la mañana con un profundo dolor de cabeza!
Cuestión distinta son los honorarios y las costas, QUE MUCHAS VECES, cuándo veo las minutas, ME PARECEN TOTALMENTE ABUSIVOS, además de injustos, precisamente POR EXCESIVOS.
De cualquier forma, bienvenida sea la mediación, la conciliación, el arbitraje, pero desgraciadamente muchas veces la gente lo que quiere es un pleito, con un juez delante...
Mediadores Galicia
Fecha: Miércoles, 8 de junio de 2016 a las 08:52
Curiosa su reflexión y la de algunos contertulios que trivializan los problemas endémicos de la justicia personalizándola en una profesión determinada, cualquiera que sea, o en instituciones procesales, como algunos las llaman, que no es más que poner la responsabilidad del problema en otros, sin participar o proponer las soluciones que todos sabemos que pueden contribuir en beneficio de la justicia y del ciudadano.

Verá, no entiendo la visión parcial que realiza ni los motivos que le impiden reflexionar sobre el porqué de la preceptividad también de la intervención de los abogados.

La generalización es tendenciosa y peligrosa, pero me preocupan los ¿por qué?, ¿para qué?, ¿cómo? ...

Ninguna de las respuestas se encaminan a dotar de herramientas a la Justicia ni, por extensión, al ciudadano. Lo que me da que pensar, que detrás de sus reflexiones se ocultan intereses que fundamentan su posición. Quizás una visión multidisciplinar, colaborativa y participativa en la que todos sumemos y no restemos, nos ayude a todos a devolver el protagonismo de la justicia al verdadero responsable de hallar soluciones o de restaurar agravios.
pedro
Fecha: Lunes, 6 de junio de 2016 a las 11:50
Yo creo que los políticos son los primeros interesados en que la Administración de Justicia no funcione...
Al fin y al cabo, ellos son los más imputados o investigados, en los últimos tiempos, y por lo tanto, cuánto más difícil sea acceder a ella, peor funcione, etc., MUCHO MEJOR PARA LA CASTA POLÍTICA.
Carlos
Fecha: Sábado, 4 de junio de 2016 a las 13:16
Me alegro de que, por fin, un abogado diga la verdad, lo que todos sabemos: QUE LOS PROCURADORES SON UNA RÉMORA Y UN COSTE MUY ELEVADO en la administración de justicia española.
Hoy por hoy, con la informatización de los procedimientos, los expedientes electrónicos, la posibilidad de enviar las demandas directamente a los juzgados desde el ordenador del abogado, etc., NO HACEN FALTA PARA NADA.
Qiue SE RECONVIERTAN EN ABOGADOS, que para algo son Licenciados en Derecho, y asunto solucionado.
Total, 10.000 abogados más. Y que se ganen la vida trabajando, no tomando café y haciendo la pelota a los abogados, para que les del asuntos, como sucede actualmente...
Francha
Fecha: Viernes, 3 de junio de 2016 a las 22:38
Pilar, cuando un abogado te diga que tienes eljuicio ganado, cambia de abogado por qque es seguro que lo vas a peder, lo mismo que si vas a un abogado y se pega media hora contandote casos parecidos yo de esos abogados huyo como de la peste
Que tengamos que pagar la justicia via impuestos y que encima tengamos qur pagar otra vez por litigar esta haciendo qur muchas cosas no se denuncienporque estas indefenso ante la maquinaria de la Justicia Que tengamos obligatoriamente que ir con un procurardor, cuando eso lo puede hacermejor un abogado y con menos costos es una autentica barbaridad
Carmen
Fecha: Viernes, 3 de junio de 2016 a las 11:36
El Estado, que obliga a que los particulares tengamos que acudir al Juzgado de la mano de un PROCURADOR, curíosamente tiene establecido legalmente que sus Abogados del Estado, Letrados de las Comunidades Autónomas, de la Seguridad Social, de las Corporaciones Locales, y, en general, de todas las Administraciones Públicas, PUEDAN ASUMIR LA DEFENSA Y REPRESENTACIÓN CONJUNTAMENTE, vamos que no se gastan ni un céntimo de euro en PROCURADORES.
Si esto no es establecer trabas y barreras para dificultar el acceso a la Administración de Justicia, que venga Dios y lo vea...
pilar
Fecha: Jueves, 2 de junio de 2016 a las 17:49
Yo creo que la generalización de la condena en costas ES LO MÁS GRAVE DE TODO.
Muchas veces nos embarcamos en pleitos POR CULPA DE LOS ABOGADOS, DE MALOS ABOGADOS, que nos dicen que stá ganado que no hay problema alguno, etc.
Y luego, una vez que están embarcado, no paran de actuar HASTA QUE TE HUNDEN DEL TODO.
¿Es qué este tipo de actuación negligente y engañosa no debería ser objeto DE SANCIÓN DISCIPLINARIA?
antonio
Fecha: Jueves, 2 de junio de 2016 a las 17:18
En la fase de ejecución posiblemente los procuradores son necesarios, básicamente porque los abogados, una vez que ganamos un asunto, NOS DESENTENDEMOS DEL MISMO.
Ahora bien, enviar las demandas, querellas o denuncias, informáticamente al procurador, para que éste a su vez las remita, también informáticamente al juzgado, ES UNA CHORRADA COMO UN PIANO, pues no aporta VALOR AÑADIDO ALGUNO, y únicamente aumenta el coste de los pleitos.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress