Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
C.1040
Viernes, 3 de junio de 2016 | Leída 827 veces
El puñal extraterrestre de Tutankamón y otras ficciones

¿Escondía el egiptólogo Sir William Petrie artefactos egipcios de origen alienígena en su casa de Jerusalén?

[Img #8951]Recientemente, varios investigadores italianos y egipcios han publicado un artículo en la revista ”Meteoritics and Planetary Science que ha hecho las delicias de los aficionados a la egiptología. Los científicos afirman que uno de los dos puñales encontrados junto a la tumba del joven Tutankamón es de procedencia extraterrestre, ya que el material utilizado para su elaboración proviene de un meteorito. Al parecer, y a través de un análisis utilizando la técnica de fluorescencia con rayos X, el equipo internacional de investigadores ha confirmado que la composición del hierro de los puñales tiene concentraciones distintas de cobalto y níquel respecto al porcentaje típico del metal que puede hallarse en la Tierra y que se asemeja más al hierro procedente de meteoritos.

 

Hay que tener en cuenta que los antiguos egipcios consideraban el hierro un metal más valioso que el oro, ya que no disponían de minas y, al contrario que otras civilizaciones antiguas, no habían desarrollado técnicas para trabajar este material. Por este motivo, el origen del hierro de la hoja de los puñales hallados en el nicho del faraón había sido un enigma desde su descubrimiento en 1922.

 

Pero si esta nueva aportación científica ha conmocionado a no pocos egiptólogos, no es menor la cemoción que ha causado en numerosos círculos ufológicos de todo el mundo que, desde hace unos meses, ya eran un hervidero por otro motivo: la posibilidad de que antiguos artefactos egipcios descubiertos en la antigua casa del famoso egiptólogo Sir William Petrie que se encuentra en Jerusalén tuvieran un origen alienígena.

 

[Img #8953]Según explica Shepard Ambellas de Intellihub News, los artefactos egipcios alienígenas se descubrieron escondidos en una habitación secreta que se hallaba detrás de la estantería principal del despacho del egiptólogo. William Petrie, aparentemente, habría encontrado pruebas de vida extraterrestre en la Tierra antes de su muerte en 1942, pero decidió esconderlas en su casa de Jerusalén. Tras su fallecimiento, el Museo Rockefeller ha tomado posesión de todo su colección de elementos arqueológicos. A pesar de ello, Ambellas afirma que algunas reliquias similares pueden ser contempladas todavía en el Museo Petri de Arqueología Egipcia en Malet Place, cerca de Gower Street, en Londres. Esta prestigiosa sala de exposiciones tiene en su poder una vasta colección de vetustos artefactos egipcios y sudaneses, como el lino y vestido del antiguo Egipto (5000 a. C.)

 

Shepard Ambellas afirma que los artefactos egipcios de origen supuestamente extraterrestre que se encontraron en la antigua casa de Jerusalén de William Petrie incluyen dos cuerpos momificados de menos de poco más de un metro de altura. Aunque las personas con enanismo y los pigmeos capturados en el interior de África eran considerados con alta estima como "seres celestiales" en la era del Antiguo Reino de Egipto y servían en altos cargos, Ambella especula con la posibilidad de que estas criaturas de 1,20 metros fueran "posiblemente extraterrestre en naturaleza" y, por lo tanto, tuvieran literalmente orígenes "celestiales". Los detalles de las características físicas de los cuerpos momificados parecen apoyar esta idea. “Cabezas alargadas, grandes cuencas oculares y una larga sección espinal".

 

Igualmente interesantes son los dispositivos mecánicos "muy avanzados", incluyendo un disco de oro con una tapa transparente, encontrado junto a los cuerpos de los presuntos extraterrestres. Según Ambella, los dispositivos de alta tecnología tienen "un intrincado mecanismo que está rodeado de tubos de oro en espiral que tiene varias pequeñas orbes de oro y cruces adjunto a él". Los dispositivos no tienen símbolos egipcios antiguos en ellos. ¿Por qué?, ¿Son estos artefactos dispositivos de navegación interestelares de origen alienígena? “Podrían serlo, a juzgar por el hecho de que las reliquias también incluyen tablillas de piedra que parecen mostrar una nave extraterrestre”.

 

Esta no es la primera vez que los arqueólogos han encontrado antiguas tablillas de piedra con inscripciones egipcias que parecen hacer sugestivas referencias a naves extraterrestres y a otras maquinarias sofisticadas y avanzadas. La siguiente imagen muestra el famoso "Jeroglíficos con un helicóptero" recuperado en un templo en Abydos (Egipto), mostrando lo que parece ser modernas aeronaves.

 

[Img #8952]

 

Aunque los científicos han atribuido la interpretación de las "aeronaves" de estas inscripciones al fenómeno psicológico llamado pareidolia, la creencia es generalizada en los círculos ufológicos de que estas inscripciones de jeroglíficos son prueba de pilotos y astronautas alienígenas que contactaron con las antiguas civilizaciones humanas e influyeron en el desarrollo cultural y tecnológico de las sociedades primitivas.

 

Y es que, en efecto, la precocidad de la antigua civilización egipcia parece hacer creíble la teoría del contacto extraterrestre para los teóricos de los antiguos astronautas, que creen que los extraterrestres podrían haber construido maravillas arquitectónicas como la pirámide de Giza mucho antes en el tiempo de que la antigua civilización egipcia surgiera.

 

En noviembre de 2010, el Dr. Alaaeldin Shaheen, jefe del Departamento de Arqueología de la Universidad de El Cairo, explicó a una pequeña audiencia internacional su convencimiento de que puede ser cierta la teoría de que los extraterrestres ayudaron a los antiguos egipcios a construir la más antigua de las pirámides, la pirámide de Giza.

 

“¿Puede la pirámide contener todavía tecnología alienígena?”, preguntó un especialista polaco presente en el encuentro. A lo que el Dr. Shaheen respondió vagamente: "No puedo confirmar o negar esto, pero hay algo dentro de la gran pirámide que no es de este mundo”.

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress