Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ernesto Ladrón de Guevara
Miércoles, 15 de junio de 2016 | Leída 184 veces

Cuestiones peripatéticas

Un amigo mío me contesta esto a las reflexiones que le hago sobre la situación catatónica en la que yo creo que estamos, para común desasosiego: “[…]Yo creo que esto que pasa es una epidemia psíquica, algo que no se cura ni con la razón ni porque se pasen penurias. Lo veo como un estado de exasperación, de estar fuera de sí del personal, que sigue a la anomia generalizada, a la falta de una referencia colectiva consistente, de unas normas, costumbres, usos sociales... iba a decir, de una patria, que aglutinen y den cohesión a la sociedad. Somos como un cultivo de esos de los laboratorios en estado de casi ebullición: un grado más de temperatura, y las moléculas se dispersan en el caos. Como las manifestaciones, no las vuestras, Ernesto, que sois gente de orden, sino esas que concentran un montón de ira contenida, y a las que cualquier candela añadida hace explotar y sembrar el caos. Peste psíquica, pues, estado de anomia, exasperación colectiva y contagiosa, porque falta el ente colectivo que normalmente acota nuestros estados de ánimo centrífugos. O estado disociativo, que dice Julían Marías que decía Aristóteles. Yo creo que solo el efecto resaca, el agotamiento de lo que supone sacar a la luz y dejar que se desenvuelva el ser exasperado que llevamos dentro (los monstruos que nos habitan), acabarán con esta racha declinante en la que estamos metidos desde... la transición” . Y yo creo que este hombre no ha podido dar con una clave más precisa en pocas palabras de lo que nos ocurre.

 

Estuve la semana pasada en una cita de doce asociaciones que llevan años trabajando para defender algo tan simple como el derecho de los que hablan la lengua de España, el español, en las comunidades con otra lengua oficial también española aunque no común. Parece que tiene lógica que el que habita en Inglaterra hable inglés, que el que es de Francia hable francés y así hasta acabar el repertorio de países del mundo. Pero, sin embargo, algo tan simple es considerado facha por grupos con las neuronas esclerotizadas como cito a continuación.

 

“El ascenso del Socialismo en el actual estado plurinacional ha traído consigo una reacción radical e ideológicamente violenta contra la Democracia Popular. Lo hemos visto recientemente cuando unas provocadoras neofranquistas quisieron hacer apología de la selección españolista de fútbol en pleno corazón de la Patria Nacional Catalana.  Pero quieren llegar más lejos. El fascismo se ha organizado y ha redactado un manifiesto en defensa de unos supuestos “derechos” de los castellanohablantes en el actual Estado. Tales pretensiones atentan contra le coexistencia pacífica entre etnias de los diferentes Pueblos y Naciones de la península pues su objetivo es instaurar un nuevo colonialismo imperialista español según el cual alguien que usara la lengua de Franco tendría los mismos derechos que alguien en el  uso de una Lengua Propia Nacional. Algo evidentemente intolerable desde un punto de vista social-democrático y racional.”  Y termina así: “PAZ Y SOCIALISMO quiere recordar que el fascismo no tiene derechos y exige una investigación sobre estas organizaciones reaccionarias sobre las que debe caer todo el peso de la Justicia Popular.” 

 

Ustedes me dirán si este tipo de razonamientos nos lleva a alguna conclusión razonable, salvo aceptar que los mayores genocidas de la historia contemporánea Mao Tse Tung o Stalin, con más muertos a sus espaldas cada uno de ellos que Hitler, eran unos santos patriarcas dignos del premio Nóbel.

 

Efectivamente las calificadas por esos “antifascistas” como “delirantes” demandas de las doce agrupaciones por la defensa de los castellanohablantes son las siguientes:

 

“Que todas las lenguas y modalidades lingüísticas españolas deben ser objeto de una regulación equilibrada y garantista para sus hablantes.

 

1. Que la declaración constitucional de lengua oficial del castellano conlleva el reconocimiento legal de, al menos, los siguientes derechos lingüísticos a la comunidad castellanohablante en toda España:

 

      a. El derecho a recibir la enseñanza en castellano.

 

      b. El derecho a dirigirnos en castellano a cualquier Administración Pública, y a ser atendido en nuestro idioma sin demora y sin obligaciones añadidas.

 

      c. El derecho a disponer en castellano de impresos oficiales, información y rotulación pública, así como de las indicaciones escritas en la señalización viaria.

 

      d. El reconocimiento de la oficialidad plena del castellano en la redacción de cualquier documento público.

 

      e. El derecho de las empresas privadas a establecer el castellano como lengua de trabajo y a relacionarse y comunicarse con sus clientes en este idioma.

 

      f. El derecho a desarrollar actividades culturales y a disponer de servicios culturales en castellano, así como a una presencia equilibrada de nuestro idioma en los medios públicos de comunicación.

 

2. Que los Poderes Públicos y las Administraciones Públicas, en el ámbito de sus respectivas competencias, deben actuar como garantes y facilitar el ejercicio de estos derechos en todo el territorio nacional.

 

3. Que el reconocimiento y el ejercicio de estos derechos ha de ser compatible con el respeto y pleno desarrollo de los derechos de los ciudadanos de otras comunidades lingüísticas en los territorios con cooficialidad lingüística.”  

 

Pues bien, si eso es ser facha, yo soy un fascista irredento. ¡Qué le vamos a hacer…!

 

Otros fascistas, según estos lobotomizados cerebrales deben ser los pobres padres y madres de niños de dos guarderías de Pamplona, que se vienen manifestando a favor de sus derechos a elegir el modelo, en este caso en castellano e inglés, que yo creo que tiene justificación sobrada salvo para aquellos que están en pleno proceso de transformación cultural de la sociedad navarra para irla llevando al redil separatista euskalherríaco. 

 

Pues a esos padres que ya tenían a sus hijos en esas guarderías se les impone la inmersión en euskera sin previa pregunta ni fórmula de elección. Así… por las bravas. Claro, que eso no debe ser fascista. Eso debe ser soviético. Los padres han recurrido a la justicia, que, por un auto de suspensión cautelar ha obligado al Ayuntamiento a dejar sin efecto sus planes de asimilación nacionalista, cosa que lejos de acatar ha llevado a los ediles separatistas a buscar subterfugios legales para seguir con sus planes de cara al próximo curso. Eso sí que debe ser “democrático” según algunos.

 

También debe ser democrático, al decir de algunos –demasiados-,  que se acuse a una niña cuyos padres reclaman el derecho a ser escolarizados en español porque… “Por culpa de esa niña tenemos que estudiar en castellano” Así expresa la madre, Ana Moreno, a la que conozco, el drama vivido: “Mi marido es catalán, al igual que mis hijos, pero queríamos que fuesen escolarizados en castellano en el colegio de Balaguer (Lérida) en el que estaban matriculados. Sólo estudiaban dos horas a la semana. Nos parecía poco. Así que iniciamos una batalla judicial hasta que el 10 de junio de 2015 el TSJ de Cataluña nos dio la razón al obligar al colegio a que, al menos, el 25 por ciento de las clases se impartieran en castellano. Y ahí empezó toda una campaña de acoso institucional, político, del centro educativo y hasta de los propios padres del colegio en septiembre pasado,- cuenta Ana Moreno-. El AMPA del colegio nos calificó como ‘un precedente peligroso’  al abrir la posibilidad de que otros padres pudieran solicitar lo mismo que nosotros, se crearon grupos de WhatsApp con mensajes contrarios a nuestra petición, desde el AMPA del colegio se pedía que los niños no acudieran a las clases de castellano deliberadamente y que ahora el centro estaba obligado a tener... Pero lo peor fue cuando mi hija vino un día a casa diciendo que su amiga ya no podía jugar con ella. Tenía que escuchar comentarios del tipo: ‘por tu culpa ahora tenemos que estudiar en castellano’”. 

 

Para leer más:  

 

A lo mejor es democrático esto: “Soy profesora de Inglés nativa y me impiden dar clase por no saber valenciano” ““Esto es esperpéntico. Sin sentido”. Quien se muestra así de enfadada es Nuala McEvoy, una profesora de inglés británica de 47 años a la que la Conselleria de Educación impide dar clases de esta lengua en el centro de Educación Para Adultos (EPA) de Bétera por no tener titulación en Valenciano. «Soy nativa de Chester, profesora de inglés por Cambridge, filóloga española por la Universidad de Durham, mis alumnos están contentos y para colmo la clase es íntegramente en inglés... Pero eso no cuenta. Me despiden por no tener titulación en valenciano”   Y luego nos lamentamos de que los españoles no puedan traspasar los Pirineos por no conocer lenguas internacionales. Eso debe ser muy lógico y “democrático” según algunos.

 

Y también debe ser “democrático” extender el catalán en Valencia sustituyendo el valenciano por la lengua expansionista, que también está invadiendo las islas baleares, en una política claramente colonizadora. Pero lo más de lo más es tratar de incorporar el catalán a Aragón. Seguramente será para emular al viejo reino de Jaime I, al que en lo sucesivo se llamará reino catalán, pues debe haber algún complejo de inferioridad debido a que Cataluña nunca fue reino sino como mucho marquesado, y eso deja una profunda brecha en la autoestima de los que aún no han superado el feudalismo.

 

Aunque, para acallar las voces de quienes denuncian el proceso de analfabetismo funcional al que se dirige la sociedad catalana, en una descastellanización compulsiva, la Generalidad suele decir que en la inmersión lingüística en catalán se aprende tanto o más castellano que en los modelos que tienen esa lengua como vehículo de aprendizaje.  Por eso Francisco Caja, profesor incansable en la lucha por cosas razonables que algunos califican como “fachas”, dice que "No se entiende que políticos de Cataluña se nieguen a realizar evaluaciones comunes con el resto de autonomías. Si tan bueno es el nivel de castellano con solo 2 horas semanales, no entendemos por qué se ponen tantos obstáculos para poder contrastarlo con aquellos que la utilizan 25 horas semanales.” 

 

¡Qué se va a hacer…!  Es que somos muy, muy, muy fachas.

 

Para firmar el manifiesto, dirigirse a www.castellanohablantes.es

 


 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Antonio
Fecha: Miércoles, 15 de junio de 2016 a las 19:20
Enhorabuena por su artículo y, sobre todo, por decir las cosas claras.
Acabo de firmar EL MANIFIESTO. Espero que sirva para algo.
Gracias por su gran labor y cordiales saludos.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress