Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ramiro Grau Morancho. Abogado. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
Domingo, 3 de julio de 2016

Banco Popular: "FáZil" y "SenZillo"

Quien no le haya pegado una patada al diccionario, inventado una palabra inexistente, o cometido errores ortográficos, que tire la primera piedra…

 

De cualquier forma, hay que reconocer el ímprobo esfuerzo de los legisladores socialistas, ampliamente ayudados por los populares, para convertir a la población española en una masa aborregada, fácilmente manipulable y manejable por cualquier mesías populista, al estilo de Pablo Iglesias, el Abigail Guzmán de la Universidad Complutense. (Ahora ya ni eso, que el pobre se ha quedado sin la plaza que ocupaba interinamente, por riguroso enchufe, que es como se suele ser profesor en las universidades públicas españolas).

 

Pues bien, a lo que íbamos. Soy cliente indirecto o medio pensionista del Banco Popular (antes Popular Español, pero luego le quitaron el apellido, pues al parecer ofendía a algún hijo de mala madre).

 

Quiero decir que no tengo cuenta abierta con el banco, pero sí soy titular de una tarjeta de crédito del Citibank, de esas que acabas cogiendo más que nada para que dejen de llamarte a todas horas ofreciéndotela, y por los avatares mercantiles del sistema bancario (sólo hay algo peor que atracar un banco, y es crearlo), vendieron esas tarjetas al Popular, “gracias” a lo cual recibo a todas horas infinidad de llamadas telefónicas, cartas y mensajes de texto…

 

Vamos, que estoy hasta los cataplines del Popular y de su tarjeta, y cualquier día la tiro a la basura.

 

Siguiendo la costumbre tan española de echar la siesta, único deporte que práctico, suelo apagar el móvil, para evitar que cualquier pelmazo o comercial me despierte en mitad del descanso, de forma que hoy al volver a conectarlo he recibido un amoroso mensaje del Popular, que me ha dejado estupefacto… Dice así:

 

“Info. Mañana será un gran día. ¡No te lo pierdas!

 

Desde mañana todo será más fazil. Más Info:

 

www.bancopopular-e.es...”.

 

Aparte de que se han comido todos los acentos del texto, fazil es producto de algún analfabeto funcional, seguramente un experto en marketing, víctima de la Lode, la Logse y que se yo…

 

Si acudimos al Diccionario de la Real Academia, en su acepción primera, define la palabra fácil de la forma siguiente: “Que no requiere gran esfuerzo, habilidad o capacidad”, y pone tres ejemplos de frases dónde se utiliza la citada expresión:

 

“Un trabajo fácil.

 

Un problema fácil.

 

Un encargo fácil de realizar”.

 

Todos nos equivocamos, y yo el primero, repito, pero cuanto se lanza un mensaje a cientos de miles de usuarios o clientes, debería cuidarse un poco la redacción, el estilo y, sobre todo, la ortografía, para no dar mala imagen de una empresa tan seria y solvente como es el Banco Popular (antes Español).

 

Al ir a enviar el artículo para su publicación, recibo un nuevo correo del Popular, en este caso por medio del ordenador, que dice que “bancopopular-e ahora es WiZink”…, “Con productos senZillos para la gestión diario de tu dinero estés donde estés”.

 

Vamos, que se trata de una agresiva campaña publicitaria, basada fundamentalmente en abjurar de lo español. No solamente quitan la palabra español de su denominación social, sino que ahora se dedican, con el mayor ahínco posible, a pegarle patadas al Diccionario de la Real Academia Española. Y así dicen: “Di hola a lo fáZil en www.wizink.es”.

 

Señores, ¿por qué no se van ustedes a tomar… fáZil? Es senZillo.

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Carlos
Fecha: Martes, 5 de julio de 2016 a las 16:00
Los publicistas y gente del marketing son tan agresivos que no tienen problema alguno en darle patadas al diccionario de la lengua española, con tal de llamar la atención.
Lo que es más triste es que haya empresas, supuestamente serias y profesionales, QUE LES SIGAN EL JUEGO...
Yo, desde luego, si fuera cliente del Popular, saldría corriendo, pues de un Banco que permite semejantes ataques al español, no esperaría nada bueno.
Pilar
Fecha: Lunes, 4 de julio de 2016 a las 19:41
El Banco Popular está al borde de su desaparición, y creo pretenden llamar la atención, para que se hable de ellos, aunque sea mal...
Otra explicación no le veo.
Antes era un banco serio, profesional, servido por personas muy competentes, pero ahora por lo visto van camino del populismo y de la demagogia, como toda España, en general.
Pues que les vaya muy bien.
¡Cuándo me manden la nueva tarjeta, procederé a tirarla al cubo de la basura!
carmen
Fecha: Lunes, 4 de julio de 2016 a las 17:30
Estas manifestaciones de imbecilidad, tan propias de los çultimos años, realmente me dan pena.
Debería estar castigado en el Códig Penal pegarle coces a la hermosa lengua española.
Antonio
Fecha: Lunes, 4 de julio de 2016 a las 10:37
Estas campañas agresivas, basadas en pegarle patadas al Diccionario de la Real Academia Española, deberían estar prohibidas.
Y dicen muy poco de la seriedad y buen hacer del Banco Popular.
Carmen
Fecha: Domingo, 3 de julio de 2016 a las 19:34
La verdades que yo tampoco entiendo que un prestigioso banco como el POPULAR (ex Español),se dedique a pegarle patada al Diccionario...

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress