Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Teresa Díaz Bada. Psicóloga Clínica. San Sebastián
Domingo, 24 de julio de 2016

Deja de quejarte y ¡hazlo!

[Img #9371]Disciplinarse en hacer las cosas que tenemos que hacer y que con frecuencia sabemos que nos benefician, nos cuesta en muchas ocasiones y no es infrecuente oír quejas acerca de lo poco disciplinados que somos, la falta de voluntad que tenemos… En general, excusas que refuerzan esa imagen de nosotros mismos negativa y que nos abocan a una especie de fatalidad en la que no controlamos lo que hacemos.

 

Sin embargo, disciplinarse lleva implícita la idea de que, en realidad, es tan fácil como recordar lo que queremos. De esa manera, la disciplina se convierte en un hábito que nos acerca a nuestro objetivo y que nosotros nos hemos propuesto alcanzar para sentirnos mejor.

 

Tal y como suelo explicar en consulta, para entrenar la disciplina y obtener resultados positivos en la vida, hay que recordar lo siguiente:

 

* Debe dejar atrás el pasado. No lo va a poder cambiar, ni usted ni nadie, así que deje de rumiarlo e invierta su energía en el presente y en centrarse en el camino en el que está y en lo que quiere conseguir.

 

* Enfréntese a la realidad y acéptela como es. No para amargarse con pensamientos auto-inculpadores o derrotistas sino para movilizar pensamientos que le ayuden a avanzar y a sacar lo positivo de lo vivido, aunque haya sido duro.

 

* Abandone su mentalidad de víctima. Para recuperar la fuerza interior es necesario saberse poseedor de lo más importante: la actitud que va a tomar ante cualquier situación que le toque enfrentar.

 

* Implíquese en la vida. Movilícese. Salga, conecte con otra gente, pasee, oblíguese a estar activo.

 

* Focalice su atención en los demás, en vez de estar constantemente centrado en usted mismo. Mire a quién puede ayudar o echar una mano. Dejará de pensar solamente en sus problemas y dará un sentido nuevo a su vida.

 

* Y cuando llegue el final del día, haga un recuento de todo lo bueno que ha vivido y de lo generosa que es la vida siempre con todos.

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress