Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Miércoles, 24 de agosto de 2016 | Leída 240 veces
Afirman que no hay pruebas científicas para aseverar que la homosexualidad es innata

Científicos desmienten la idea de que "los gays nacen, no se hacen"

[Img #9481]Un estudio que acaba de publicar la revista 'The New Atlantis' asegura que "no existen pruebas científicas" de que la identidad sexual del ser humano esté determinada desde un punto de vista biológico, una idea que es la base de la ideología de género y del movimiento LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y personas transgénero).

 

El documento, elaborado por Lawrence S. Mayer, epidemiólogo, especialista en bioestadística y residente del departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina Johns Hopkins (Baltimore, Maryland, Estados Unidos), y por Paul R. McHugh, psiquiatra, investigador y antiguo jefe de Psiquiatría de ese centro educativo, no establece que la identidad sexual sea una opción, sino que la postura contraria, resumida en la frase “los gays nacen, no se hacen”, podría ser un error porque no está respaldada por datos científicos. Los investigadores concluyen que las diferencias en las estructuras cerebrales de los heterosexuales y homosexuales que han estudiado no tienen por qué ser innatas, sino que podrían ser consecuencia de factores ambientales o psicológicos.

 

Mayer y McHugh detallan que, estadísticamente, las personas LGBT sufren más problemas de salud mental que los heterosexuales ("se estima que la tasa de intentos de suicidio entre las personas transgénero es de un 41%, comparada con el 5% del conjunto de la población de EE.UU.") y que ese aspecto se suele explicar por el estrés y la discriminación social que sufren, aunque señalan que, por sí solos, esos factores no concretan la situación y se necesitan realizar más averiguaciones al respecto.

 

Finalmente, los autores de este estudio abogan por la "prudencia" a la hora de recurrir a tratamientos médicos drásticos para realizar cirugías de cambio de sexo, especialmente en menores de edad, debido a que "existe escasa evidencia científica sobre el valor terapéutico de esas intervenciones".

 

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress