Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Pablo Mosquera
Domingo, 4 de septiembre de 2016

Y, en esas, volvió Otegui

La democracia es un sistema cuya excelencia se fundamenta, al menos, en dos hechos: la igualdad de los ciudadanos ante las urnas; la capacidad desde la soberanía popular para promover la alternancia en el poder Institucional. Tales bases operativas, hoy por hoy, sufren un filtro. El que ponen, mantienen y usan a su antojo, los partidos políticos, que olvidan su condición de meros intermediarios entre soberanos-ciudadanos- e instituciones públicas -Administración y legislación- De ahí que algunos sostengamos que la democracia se ha transformado en partitocracia.

 

Los partidos políticos son empresas que gestionan poder público, viven de tal situación, y son nichos de empleo en un abanico que va desde trabajos administrativos, contratados, simples, a labores de alta dirección con magníficos salarios. Todo ello promueve que la "carrera política" se configure como un espacio socio laboral de enorme importancia. Curiosamente, no es habitual publicar cuántas personas viven de la política, y cuánto dinero mueven los partidos políticos. Tales coordenadas deberían ser investigadas de la misma manera que deben ser investigados los cambios que se producen en los patrimonios de los denominados políticos.

 

En los últimos cinco años -un año en funciones- hemos aprendido la perversidad que se deriva de una mayoría absoluta. Nunca un partido político había concentrado tanto poder, no sólo a la hora de legislar, también para gestionar recursos públicos, y desde luego, para promover conductas, desde el poder político, sobre la sociedad civil.  Entre todas ellas, la peor derivada, la subcultura de la indecencia. Aprovechar el poder popular para realizar toda suerte de negocios a inventario de financiación del partido-empresa, o de aquellas personas que forman parte del staff. Añadimos el fenómeno de las denominadas "puertas giratorias". Gentes sin preparación, gracias a la información reservada que atesoran, o en pago a los favores que han repartido interesadamente, logran ocupar puestos de enorme trascendencia económica, académica, funcionarial, social, al finalizar su estancia en la política de primera línea, cuestión que no sólo es "patrimonio de los que gobiernan", lo es de los que tuvieron cargos que decidían concursos, adjudicaciones, programas, ayudas, subvenciones, etc, mientras estuvieron en el machito. Pongo un ejemplo...

 

"Concejal responsable de medio ambiente en la corporación de una ciudad importante. Cambia el sistema de recogida para las basuras o para la limpieza urbana. Supone una inyección y promoción para una determinada división en una gran compañía nacional. El pacto está asegurado. El edil, cuando termine su periplo político, pasa a ser asesor medio ambiental de la empresa, con un contrato blindado, y desde luego, con su futuro totalmente asegurado, lo que le permite modificar su vida, aunque cuando alguien le pregunte ¿de dónde sacas...?. La respuesta siempre es la misma, o me tocó la lotería, o recibí una herencia de un familiar".  

 

En estas circunstancias, resulta muy complicado que los partidos políticos accedan a perder el poder de sus "fontanerías". Elecciones primarias - de verdad, sin trucos- Listas abiertas. Oficinas de servicio al ciudadano de la circunscripción. Voto en conciencia y en razón con los intereses, no del partido político, desde luego en consecuencia con la circunscripción a la que se está representado.

 

La p[Img #9565]rimera vez que Unidad Alavesa concurre a elecciones es, tras el primer debate, dónde el Parlamento vasco amenaza por boca de los nacionalistas con el derecho a decidir. Ahí surge UA, advirtiendo que, por las mismas razones, Álava, con derechos históricos e Instituciones de autogobierno foral, puede plantearse la salida de Euskadi para ser como Navarra. Sin duda, estamos ante el núcleo intangible de la oferta de UA a los electores alaveses. En las elecciones de 1990, contra el pronóstico de la cátedra, logramos tres escaños.

 

Pero, lo que pretendo analizar es, desde la perspectiva de aquellas elecciones, como son las de ahora. Las que coincidiendo con las gallegas se celebran el próximo 25-S, y que tienen muy interesantes derivadas, tanto para Euskadi como para España, ya que la política de alianzas para conformar mayorías en el Parlamento de Vitoria, puede y debe ser moneda de cambio para conformar una mayoría necesaria para formar Gobierno para España. Y es que la ausencia de mayoría absoluta en Madrid, siempre se completó con los escaños del nacionalismo, en ello coincidieron populares y socialistas. Con los catalanes resulta casi imposible contar, al estar presos de sus intenciones secesionistas; pero con los vascos del PNV podría ser suficiente, tanto para un Gobierno conservador como para un nuevo candidato progresista.

 

En la próxima cita electoral se plantean varias incógnitas. ¿Volverá a ser el PNV el partido más votado? ¿Será el PNV el eje vertebrador de la mayoría parlamentaria, y con quién? ¿Qué caída tendrán PP y PSE, y en el segundo caso, unida a la situación en Galicia, como incidirá en la actual dirección de Pedro Sánchez?

 

La presencia de Bildu y Podemos puede trastocar el mapa político vasco, no así C’s, al que sólo le concedo un papel muy residual, tanto por la falta de implantación en Euskadi, como por la deriva a la baja del partido naranja en todo el territorio nacional.

 

Hoy no se discute de nada que no sea obvio en cualquier otra Comunidad del Estado de las autonomías. Sanidad. Educación. Servicios Sociales. Infraestructuras ferroviarias. Investigación y desarrollo científico. Empleo estable con salarios dignos que garanticen la paz social y al mismo tiempo los niveles adecuados del consumo interno.

 

Curiosamente, no hay signos y síntomas de corrupción. ¿La hay, dónde, está relacionada con el tiempo que han permanecido en el poder determinados partidos?. Puede que funcione la espiral del silencio. Puede que la llegada de nuevos dirigentes de izquierdas destape lo que en tiempos pasados eran comentarios muy extendidos en la sociedad civil.

 

Lo que sí puedo y debo constatar es que a aquellos dirigentes políticos que nos tocó enfrentarnos con la pacificación y normalización de Euskadi, contribuimos a la paz, y hoy sólo somos historia, sin ninguna capacidad de influencia en el devenir del país vasco. Hubo alternancias en todos los órdenes. Y eso siempre es bueno, y una señal de higiene democrática.   

 

Menos Otegui. Tras permanecer a buen recaudo en la cárcel. Quién sabe si el lugar más seguro para no sufrir lo mismo que le hicieron a Yoyes. Ahora pretende volver a la primera línea política. Se ha empeñado en ser Lehendakari. Creo que no le interesa a nadie, pero especialmente al PNV. Sería como retroceder en el tiempo. Sería como poner al pueblo vasco, otra vez, en las manos de un iluminado. 

 

Hay varias cuestiones que a los "viejos rokeros" de aquella política nos sorprenden. ¿Cómo puede estar una nación con Gobierno en funciones un año? ¿Cómo puede estar actuando un Gobierno de un Estado tan complejo como el español, sin el control de la cámara parlamentaria, entre otras razones porque el Constitucional aún no se ha pronunciado sobre la discrepancia? ¿Cómo se puede imponer la doctrina de la superioridad del Parlamento nacional a otros Parlamentos regionales y, tal Parlamento nacional no funciona, ya que el Gobierno en funciones lo tiene controlado y ralentizado? ¿Es tal situación la mejor para un Estado que tiene un grave contencioso con las Instituciones del autogobierno en Cataluña? 

 

¿Qué sucederá si, como nos tememos, las declaraciones de Bárcenas, la imputación al PP en relación a la financiación de las obras de la sede central se pagaron con la caja B, producen la prueba inequívoca de que el PP era una organización actuando a espaldas a la legalidad y con el conocimiento de toda la cúpula que hoy pretenden formar Gobierno? ¿No será esta la causa fundamental por la que Sánchez se aleja de cualquier acuerdo con el actual PP de Rajoy?

 

Y es que siguiendo los argumentos del principio de Murphy, cualquier situación es susceptible de empeorar. Se imaginan. Cataluña lanzada por la secesión. España sin Gobierno. Euskadi con un Gobierno Bildu-PODEMOS.

 

Como en la película de Casa Blanca. "Siempre nos quedará Galicia"...

 


 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress