Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Eduardo "Teo" Uriarte (*)
Sábado, 1 de octubre de 2016 | Leída 167 veces
El origen del desgobierno

¿Forma parte ya el PSOE del amplio número de partidos antisistema?

En este artículo publicado en la web de la Fundación para la Libertad, Eduardo "Teo" Uriarte se pregunta sobre si el Partido Socialista de Pedro Sánchez forma parte ya de la extrema izquierda antisistema en la que tan a gusto se siente Podemos y los nacionalismos periféricos.

[Img #9621]Cuando no existe una conjunción de partidos para sostener el sistema, mediante un discurso común, es evidente que el consenso mínimo para dotar de gobierno a una comunidad desaparece y cualquier ámbito de encuentro acaba convirtiéndose en lugar de enfrentamiento tras haberse perdido el sentido de la medida y la racionalidad. Por un lado, un Gobierno en funciones, enajenado dentro de la burbuja defensiva que se ha construido, es incapaz de apreciar las consecuencias de la nominación del exministro Soria para dirigir el Banco Mundial. Por otro, salvo Ciudadanos, el resto de las fuerzas políticas no quieren explicaciones en comisión sobre esta designación, lo que desean es convertir el pleno en un circo, cosa que lleva bastante tiempo siéndolo, para regocijo de todos los antisistemas que hoy ocupan escaños, desde ERC hasta Podemos, pasando por un PSOE desnortado.

 

¿Forma parte ya el PSOE del amplio número de partidos antisistema? La búsqueda de Sánchez de un acuerdo con ellos para constituir Gobierno podría ser una pista, pero quizás no sea suficiente, debido a la carencia de conciencia sobre lo que supondría un gobierno calificado de Frankenstein. Sin embargo, incluso dejando a un lado todos los devaneos pro-derecho a decidir de sus federaciones periféricas, resulta difícil encontrar al PSOE en estos momentos dentro del ámbito constitucional que sostiene el sistema, cuando es incapaz de dar salida al Gobierno, pieza fundamental del ordenamiento. Es decir, de dar estabilidad, continuidad y validez a esta democracia, la democracia que existe, frente al acoso nacionalista y libertario con los que, por el contrario, coquetea. Si el PSOE ya no es capaz de ofrecer estabilidad, el resto de las fuerzas, salvo Ciudadanos, tampoco, porque desertaron tiempo atrás del constitucionalismo producto de la Transición.

 

Es a él, promotor fundamental de aquella Constitución, al que le toca dar viabilidad al sistema, aunque fuera en el “humillante puesto” -humillante porque así lo han pregonado hasta la saciedad- de comparsa de Rajoy, cuando consiste en una simple abstención patriótica de unos pocos diputados. Pero la fobia desatada contra la derecha para encubrir la carencia de proyecto político le invalida, salvo que de una forma definitiva rompa con esta dinámica sectaria, para la política dentro del sistema. El “no es no”, formulación pre-política, tribal, tiene la virtud de aclararnos a algunos que, si los nacionalistas y Podemos rompen con el sistema separándose de él, el PSOE lo hace expulsando del mismo a la derecha evitando el mínimo diálogo con ella sobre cuestión tan vital. Ante este comportamiento democráticamente irresponsable, coherente con opciones rupturistas, no es de extrañar que los socialdemócratas centroeuropeos no entiendan lo que ocurre es España.

 

Se echa de menos un cierto respeto por el sistema, que implica un cierto respeto hacia los adversarios que conviven en él. Ambos han ido a la par en estos últimos años de desencuentro y difamación del adversario. Hoy sería imposible a Suárez o González constituir gobierno con el apoyo de los nacionalistas catalanes, y a Aznar con el apoyo de éstos, del PNV, y el discreto dejar hacer de González que sostuvo la norma no escrita de no impedir que gobernara la lista más votada obviando cualquier maniobra con nacionalistas para impedirlo. Lo importante era la estabilidad del barco común. Hoy, todos los partidos, salvo C´s y el del Gobierno, buscan su salvación sectariamente fuera del sistema, como si fuera posible hacerlo fuera de la política, error que está descubriendo la antigua CDC.

 

La falta de respeto por el sistema político, resultado del exceso de crítica al adversario, la falta de conciencia de pertenecer a un proyecto común inclusivo, suaviza y camufla la opción de impedir la creación del Gobierno, ofreciendo, por consiguiente, el desgobierno como una opción democrática, aunque esencialmente sea una carga de profundidad contra la misma. Para los promotores de la ruptura lo importante es salvarse ellos mismos, sin reconocer que tras esa horrenda estrategia nos hundimos todos.

 

Si los nacionalismos decidieron separarse del sistema, luego vino Podemos con poca preocupación por ello. Al fin y al cabo, Podemos es antisistema, como los son los soberanismos al uso hoy en día. El problema es grave porque el PSOE parece que lo es también, porque la desmedida fobia propagada desde su seno contra la derecha anuncia en su desmesura que rompe cualquier vínculo con ella. Es decir, rompe el vínculo constitucional y democrático con ella, sabotea de una forma práctica, sin discurso explícito contra la Constitución, el sistema, excusándolo en la maldad del contrincante.

 

Padecemos una grave crisis política que sólo los niveles de cierto bienestar y la permanencia de la dinámica persistente del anterior Gobierno encubre, pero estamos en una crisis constitucional sin parangón en la breve historia de la democracia española. Estos últimos años han sido testigos de una espiral de desencuentro radical, de la creación de discursos viscerales enfrentados, de formas y comportamientos descorteses e insultantes, que han creado la falsa visión de que la política es esto. Sin embargo, de seguir así, y el sin Gobierno es consecuencia de esa idiotez generalizada, la crisis institucional será profunda. De seguir llamando a los ciudadanos a las urnas para que sus representantes no resuelvan nada, sino que lo perjudiquen, pasaremos de una sensata democracia representativa a una democracia directa, y de ahí, a la situación de caos anhelada por sueños revolucionarios. Hoy existe una solución para todo esto, la responsabilidad que debe asumir el PSOE, lo contrario supondrá encontrarlo dentro de poco en el muladar de la historia y a nuestro sistema profundamente quebrado.

 

(*) Este artículo de Eduardo "Teo" Uriarte ha sido publicado inicialmente en la web de Fundación para la Libertad

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress