Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Teresa Díaz Bada. Psicóloga Clínica. San Sebastián
Lunes, 12 de septiembre de 2016

Sea amable

[Img #9625]

 

Una manera sencilla de encontrarse bien es dar o hacer el bien a alguien.

 

Dar siempre es salirse del yo, y dejar de pensar en uno mismo y empezar a mirar a los otros, darse cuenta de sus problemas y de sus tristezas.

 

Dar algo siempre es gratificante porque, dando, además de no acordarse tanto de las propias inquietudes, uno puede ver también que no es el único ser humano que sufre o al que las cosas van mal. Sí, eso consuela porque nos hace salir del egocentrismo y de la autocompasión.

 

Además, se ve en el otro la capacidad que tiene de agradecer y de superar en ocasiones adversidades que, si las nuestras nos parecen duras, viendo las que atañen al otro, en ocasiones pierden fuerza y nos damos cuenta de que no son para tanto.

 

En mi consulta suelo recordar que hacer una buena acción supone ejercitar la empatía y la compasión, virtudes que inmediatamente nos proporcionan también bienestar.

 

Una manera muy sencilla de practicar a casi todas horas, es ser amable.

 

Es muy sencillo de poner en practica; en el día a día, con los compañeros de trabajo, cuando vamos a hacer la compra, en el autobús, conduciendo… ser amable proporciona bienestar, rebaja tensión, hace que desaparezca la ansiedad y nos ayuda a vivir con más sosiego en un mundo rápido y cambiante, y en ocasiones muy duro.

 

Ser amable es una muestra de generosidad hacia el otro y un buen hábito. Además, produce una reciprocidad positiva, porque generalmente el otro responde también con generosidad, creando una corriente de bienestar que hace que vivir sea más fácil.

En estos actos pequeños están los grandes cambios de ánimo. Uno siempre recuerda a una persona amable, porque el rastro humano que deja es el de la bondad.

 

Más información en mi blog

 


 

 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress