Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Jueves, 29 de septiembre de 2016 | Leída 79 veces
Con la colaboración activa de una organización islamista de Sidney

La principal cadena televisiva australiana lleva a una musulmana radical a una playa de Niza, la viste con un burkini, provoca a los vecinos y hace un reportaje para denunciar “el racismo de los franceses”

Noticia clasificada en: Islamismo Medios de Comunicación musulmanes

[Img #9754]

 

El pasado 19 de septiembre, la cadena de televisión norteamericana CNN emitía una “información, producida The Seven Network, una de sus emisoras afiliadas en Australia, en la que se denunciaba, a través de unas imágenes dramáticas, cómo Zeynab Alshelh, una estudiante de medicina de Sidney, musulmana practicante, que acompañada por su familia se había desplazado a la playa de Villeneuve-Loubet (una localidad cercana a Niza) vestida con un burkini para “solidarizarse” con otras mujeres a las que “se había prohibido bañarse” con la ropa ellas deseaban, era aparentemente expulsada de la zona de baño por algunos vecinos que “proferían amenazas” y que les exigían “que se marcharan”.

 

El “reportaje”, que tras su emisión a través de la CNN fue rápidamente repicado por decenas de medios de comunicación de todo el mundo, repitiendo incesante y machocanamente la idea de que la mayoría de la población francesa es “islamófoba” y coarta las “libertades” de las mujeres musulmanas, fue, desde su comienzo hasta su final, un montaje de The Seven Network, la principal emisora de televisión del continente austral, en colaboración con agrupaciones islámicas radicales de este país meridional.  

 

El periódico “The Australian” ha demostrado que el reportaje fue filmado con tácticas de cámara oculta, que se utilizaron técnicas de edición selectiva, que productores de la cadena televisiva provocaron a los vecinos de Villeneuve-Loubet y que se distorsionaron deliberadamente los mensajes para llegar a un objetivo comunicacional predeterminado: “mostrar a los ciudadanos franceses como hostiles para los musulmanes, especialmente para las musulmanas”.

 

Para ello, y según explica el periódico de Sidney, The Seven Network contó con la colaboración activa del padre de la joven Zeynab Alshelh, Ghayath Alshelh, que también apareció en el reportaje y que es miembro destacado de la “Asociación Islámica de Proyectos de Caridad”, de Bankstown, en Sidney. Esta asociación, que colaboró activamente en la elaboración de la “información” y a la que se pagó por ello, se formó a partir del movimiento libanés-etíope Al-Ahbash, que está considerado como una “secta marginal” por los principales grupos musulmanes australianos y que ha sido acusado en repetidas ocasiones de radicalidad por las emisiones que realiza a través de la radio 2MFM. La agrupación, que proclama al Islam como “la única religión verdadera", fue investigada hace un año en una operación antiterrorista de la policía australiana destinada a combatir la radicalización islamista de un grupo de jóvenes.

 

Pero no solamente es el hecho de que The Seven Network provocara infructuosamente a los locales con el fanatismo de la familia Alshelh paseando en burkini por las playas de la Riviera francesa. Según “The Australian”, ningún vecino profirió amenazas ni insultos a Zeynab Alshelh y a su familia, aunque algunos ciudadanos sí que mostraron su incomodidad con las cámaras de la productora australiana, que les estaban grabando, junto a sus hijos, disfrutando de la playa. Hay que tener en cuenta que, en Francia, la privacidad está protegida legalmente y no se puede filmar a nadie sin su consentimiento.

 

Una madre francesa que fue testigo del montaje ha explicado a la emisora de radio “Nice-Matin” que ella estaba sentada en la playa con su familia y los niños cuando vio la cámara de The Seven Network plantada a escasos metros suyos. “En ese momento, llegaron un hombre acompañado de dos mujeres vestidas con burkini que se pusieron a posar y a fotografiarse delante del equipo de televisión que acababa de ser instalado. Y por eso todo el mundo comenzó a mirar a la cámara. Nadie miró con gesto de odio a nadie. Y mucho menos se profirieron amenazas. Nos enfadamos, pero con quienes, ocultos, manejaban las cámaras; no nos gusta que filmen a nuestros hijos”.

 

Otro testigo ha explicado también a “Nice-Matin” que se dieron perfectamente cuenta de que todo era un montaje. “El equipo de televisión entró en la playa, lo dejo todo preparado y al minuto llegaron las mujeres con burkini que, además, instalaron su sombrilla en medio de la zona reservada a las motos acuáticas. Por este motivo, se les pidió que se movieran hacia otro lugar. Lo más escandaloso es que Stephane, el periodista, junto a otro hombre que manejaba la cámara, intentaban esconderse constantemente detrás de los coches. Estaban esperando poder grabar algunas reacciones furiosas”.

 

Algunos medios de comunicación franceses, como “L’ Express” o “Europe 1” han denunciado ya la estafa de The Seven Network, han ironizado sobre la dudosa legitimidad de los australianos para dar “lecciones morales” y se han burlado del “paraíso multicultural” que dice ser este país, recordando los múltiples y constantes crímenes étnicos que se cometen en el mismo.

 

“The Australian”, por su parte, finaliza su investigación pidiendo a The Seven Network que se disculpe ante los franceses y ofreciendo una recomendación al canal: “Pueden enviar a Zeynab Alshelh a Arabia Saudí o Irán, y pueden grabar lo que ocurre cuando se quite el velo en estos países. O también pueden enviar cámaras ocultas a Egipto o a otros países del entorno, a grabar a los médicos que practican la mutilación genital femenina una gran mayoría de niñas”.

 

Hasta el momento, ni The Seven Network, autora del “reportaje”, ni CNN internacional, que difundió el mismo por medio planeta, se han disculpado por esta grosera manipulación de sus informaciones.

 


 

 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
tomas
Fecha: Lunes, 3 de octubre de 2016 a las 23:07
Los Australianos eran los Aborígenes que vivian en Australia. Los BLANCOS los exterminaron y con lengua Inglesa envenenan todo lo que tocan. Que NI DIOS SALVE A LA reina.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress