Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Juan López Benito
Martes, 1 de noviembre de 2016 | Leída 53 veces

El antimilitarismo recurrente

Noticia clasificada en: Ejército español

Quedó constatado tras la celebración del 12 de Octubre: una parte de la clase política, sigue tristemente anclada en los añejos discursos antimilitaristas que ya brotasen en la España de la Restauración ¡Hay que suprimir el desfile militar del Día de la Hispanidad! Claman vehementemente los más apasionados y arcaicos dirigentes políticos.


En la España de la Restauración un buen número de escritores, oradores, periodistas o políticos cargaban incesantemente contra el Ejército al que acusaban sin pudor de todos los males del país. Una ola de antimilitarismo recorría España pero también lo hacía por el resto de Europa avivado por el affaire Dreyfus. Los militares no podían comprender esos encarnizados ataques, ese desprecio hacia lo castrense en prestigiosas rotativas que presumían defender el orden. No asimilaban esa repulsa hacia lo militar en novelas de prestigiosos autores, ni ese permanente ultraje desde diversas tribunas, “en torno a los valores sagrados que encarnan la ley, la disciplina, o el patriotismo”. Si el ejército cumpliendo órdenes acometía duramente contra huelguistas o alborotadores  se les llamaba criminales; si no lo hacía cumpliendo las directrices de las autoridades civiles los periodistas se mofaban de su debilidad.


¿Recuerdan aquel paradigmático artículo del antiguo diario El País que ya expuse en una ocasión, y que aludía a la indiferencia con la que fueron acogidos en España “los héroes de Baler”?

 

“El País saluda a los héroes de Baler que se han embarcado para España, y les dice:

 

Fuisteis bravos, tenaces, épicos y sublimes. Grecia habría colocado, en esas costas del Pacífico, rumorosas y centelleantes conchas y caracolas, pedrerías de los mares tropicales y un león de piedra erguido y formidable, mirando a los Estados Unidos, como el león de las Termópilas miraba a Persia.

 

Roma habría Transportado de Egipto un monolito, y en él habría hecho inscribir en magnífico latín, digno de Tácito, vuestro elogio consagrado a la inmortalidad. Inglaterra, habría puesto vuestros nombres a cien calles de sus ciudades y veinte estatuas recordarían en Londres, vuestro heroísmo.

 

Francia, os prepararía un recibimiento babilónico cubriendo de flores las calles, abrazándoos delirantes de entusiasmo los hombres, enviándoos besos las mujeres, cantando vuestras glorias muchedumbres electrizadas.

 

España… España enviará al muelle de Barcelona el brillante cuerpo de Guardias de Consumos, por si traen los héroes de Baler algún género de contrabando ¡Claro que lo traen! ¡Porque el corazón de esos valerosos resulta ya contrabando en esta tierra!”.


Asimismo, un espacio muy recurrente en su burla para con el ejército lo ocupaban las crónicas sociales, esencialmente si el relato tenía como marco un teatro. La chanza hacia los uniformes del ejército era como suele decirse un verdadero “clásico”. Modelo de lo señalado, expongo un texto publicado en el Imparcial, que narraba la función incluida dentro del programa de festejos derivados de la boda de Alfonso XII con María Cristina en 1879. El cronista encaramado en la tarima de prensa reseñaba sarcásticamente:


“Desde tan elevadas buhardillas se nos presenta el público en originales escorzos que no imaginó si quiera el gran pintor de la Capilla Sixtina. Algunos de estos uniformes nos producen cierta risueña melancolía, porque nos rememoran a los tiempos en que jugábamos con los soldados de palo pintado que se vendían en las tiendas de alemanes. Decía una señorita a su mamá ¿Irán con estos uniformes a la guerra? – Dicen que sí, pero yo estoy segura de que antes de empezar la batalla si son personas arregladas se quedarán en mangas de camisa (…) En este país democrático por excelencia… vestirse de semidiós civil es un acto heroico, es desafiar la sátira de los conciudadanos. Pase porque los funcionarios administrativos tengan uniforme, pero lo que encuentro ridículo es que ciñan espadín ¿En qué batalla tienen que vencer? ¿A qué adversario tienen que matar?- ¡Oh! ¡Muy al contrario, es sensible que no lleven de diario el espadín! Sería un instrumento inmejorable para sacudir el polvo a los expedientes (…)”.


Hay que reconocer que estos escritos atesoraban un nivel de talento y agudeza bastante superior al efectuado, desde sus plataformas mediáticas, por los indoctos acusadores que transitan por nuestro atribulado horizonte. No obstante, encontramos otra sustancial diferencia, mientras que en aquella época el Ejército se sentía cada vez más aislado, percibiéndose como el único organismo sano dentro de un sistema totalmente podrido y enfermo, en la actualidad como por cierto, quedó demostrado a través de los datos de audiencia que alcanzó el desfile en televisión, nuestras Fuerzas Armadas suscitan entre los ciudadanos españoles, un generalizado afecto y admiración.

 


 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress