"/>
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miguel Bernad Remón, abogado y secretario general de Manos Limpias
Viernes, 4 de noviembre de 2016 | Leída 172 veces

Prisión preventiva y presunción de inocencia

Noticia clasificada en: Manos Limpias

Miguel Bernad Remón, abogado y secretario general de Manos Limpias, se encuentra en prisión desde el pasado 15 de abril, según él mismo recuerda, "por orden del juez Santiago Pedraz, íntimo amigo de Baltasar Garzón, expulsado de la carrera judicial por una querella de Manos Limpias". Este artículo constituye su primera intervención pública desde entonces.

[Img #10023]

 

Con frecuencia vemos en los telediarios imágenes de personajes públicos que son detenidos e ingresados en prisión.


La denominación “pena del telediario” con la criminalización del personaje público, produce la primera y más flagrante violación de la presunción de inocencia.
 

Conjuntamente y de manera simultánea, el derecho fundamental a la propia imagen es transgredido.
 

Otros derechos fundamentales son también violados, tal es el caso de la tutela judicial efectiva, al no garantizarse un justicia rápida, ágil, sin dilaciones indebidas que producen indefensión. El tiempo de 2 años, prorrogable por otros 2, de la duración de esta medida, la convierten de hecho en una condena anticipada. (Pero sin haber sido ni siquiera juzgado, y mucho menos, condenado).
 

El principio de igualdad de todos los españoles ante la ley, es otro de los derechos fundamentales transgredidos.
 

Vemos claramente no dos varas de medir, sino doscientas varas de medir de la “justicia” española.
 

Por poner unos ejemplos, los casos Pujol-Ferrusola, Imanol Arias, Gustavo de Aristegui-de la Serna, Urdangarín, Messi, Neymar, Rodrigo Rato, Miguel Blesa, etc., representan esas distintas varas de medir. Sobre ninguno de ellos se les ha aplicado la prisión preventiva…
 

Una circunstancia a destacar es la referencia a la nula motivación que tanto el juez como el fiscal decretan e informan la aplicación de la prisión preventiva, de forma genérica, sin motivar suficientemente el “riesgo de fuga” o la posible “destrucción de pruebas”.
 

La ley es taxativa y exige que en las resoluciones privativas de libertad, la motivación debe ser bastante y suficiente. Por supuesto en los casos de “fragante delito”, o en casos de terrorismo y delitos violentos, asesinatos, violaciones, etc., la motivación se produce por el propio hecho, y la continuidad de la prisión preventiva está más que justificada.
 

Dentro de este contexto, la excepcionalidad de la medida de prisión preventiva, no es respetada por todos los jueces. Hay jueces menos garantistas que actúan con demasiada “alegría”, saltándose la excepcionalidad de la misma.
 

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ya ha llamado la atención a España en este sentido, al limitar en exceso el derecho a la libertad, al utilizar de forma desproporcionada la prisión preventiva. ¿Cuántos miles de jueces solamente se dedican a “copiar y pegar” en su Auto de prisión preventiva los informes de la inmensa mayoría de los Fiscales…?
 

Y una última reflexión es la referente a los informes de la UCO y de la UDEF. Mi experiencia me permite hacer la siguiente afirmación: los informes de la UDEF son mucho menos rigurosos que los que emite la UCO.
 

Los informes deben limitarse a relatar los hechos, nunca a efectuar conjeturas o suposiciones, insinuaciones, valoraciones subjetivas, etc., con lo cuál pierden todo valor probatorio.
 

Para finalizar, otro aspecto desconocido y nunca reivindicado, es el hecho de una laguna legal en el Reglamento Penitenciario, y que supone un agravio comparativo para los presos preventivos, y es el relativo a su situación penitenciaria. No se les clasifica hasta que sean juzgados y condenados, por lo que no pueden acceder a los beneficios penitenciarios, como es el tercer grado, que supone una situación de semilibertad.
 

Aunque tal vez de lo que se trate, sobre todo para personas que hemos sido auténticos tábanos contra la corrupción y el despilfarro del gobierno, es de encerrarnos y tirar la llave, para que dejemos de molestar… ¡Y si morimos en prisión, tanto mejor!

 



 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Marta
Fecha: Viernes, 4 de noviembre de 2016 a las 21:20
Sí, cuanta razón tienes!
"Es imposible vencer al que nunca se rinde". Ánimo y mucha fuerza!.
Ramiro
Fecha: Viernes, 4 de noviembre de 2016 a las 15:34
¡Cuánta razón tienes en todo lo que dices, Miguel!
En España, si quieres tener enemigos, DÍ LA VERDAD.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress