Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel Molares do Val
Jueves, 10 de noviembre de 2016

Desconcertados por Trump

[Img #10078]

 

En todo el mundo pueden observarse los medios informativos estadounidenses, sobre todo las televisiones, en las que sus expertos están tan confusos con la elección de Donald Trump como el nativo de una isla olvidada en el mapamundi.

 

Dan explicaciones dispares, aunque coinciden en que parece haber llegado al país un cambio de paradigma, al menos entre los blancos que eligieron al gran patrón de una economía parasitaria: los casinos y los concursos de mises.

 

Los estadounidenses han rechazado la corrección política por la que, por ejemplo, las minorías raciales o culturales reciben mayores ayudas sociales que los blancos más pobres que ellos.

 

Así, por ejemplo, se conceden viviendas o se introduce en las universidades a personas de las minorías aunque tengan menos méritos objetivos que sus competidores blancos.

 

Millones de trabajadores blancos, además, acumulan mayor resentimiento tras empobrecer y reducir sus salarios con la crisis y por la globalización.

 

Ese “Trump y cierra USA” adaptado a sus territorios es el grito de los británicos con el Brexit, de los ultraderechistas franceses, centroeuropeos y nórdicos, y en España del ultraizquierdista Podemos que, como todos los ultras, detestan a la UE, el euro y a las demás herramientas de homologación internacional

 

Este inesperado cruce de ideas y conceptos es el que desconcierta a los analistas estadounidenses, que creían que con Obama se había dado un gran paso hacia la socialdemocracia y el progresismo al estilo europeo.

 

Errónea esperanza: ese sistema está de retirada. Lo sustituye un nuevo y disimulado nacionalismo económico e ideológico que tiende a la autarquía; volvería, si pudiera, al arado romano.

 

Es el populismo de esencia joseantoniana de Podemos, puro falangismo, que coincide con Trump, además, en su denuncia de “las élites” y de las democracias que albergan a Wall Street o al Ibex35.

 


 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress