Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
John A. Regis
Miércoles, 16 de noviembre de 2016
"Estados Unidos nunca apoyará la ruptura territorial de ningún país europeo"

Donald Trump: “Los ataques terroristas en nuestras ciudades amenazan nuestra forma de vida”

[Img #10122]

 

En este extenso cuestionario respondido a través de su equipo de prensa apenas unos días después de haber sido elegido como presidente de Estados Unidos, Donald Trump repasa diferentes cuestiones relacionadas con la más trepidante actualidad de su país y reflexiona sobre temas de fuerte calado internacional.

 

Las preguntas, planteadas por los diarios digitales Daily Stormer y Alerta Digital, fueron trasladas al entorno de comunicación del ya presidente por el empresario de origen puertorriqueño John A. Regis, amigo íntimo de Donald Trump y uno de los directores de campaña de éste para la captación del voto latino.

 

Señor presidente, felicidades por su histórico triunfo. ¿Qué sabe usted de España?

 

Mi última visita a España fue hace dos años. Entonces no pensaba en presentarme a las elecciones de mi país. Estuve en Barcelona, en un ciclo de conferencias sobre modelos empresariales. Fue muy agradable el contacto humano con los españoles. En España, tuve oportunidad de comprobar los problemas estructurales de la economía europea y anuncié el hundimiento del euro, un verdadero desastre. También hablé de las energías renovables y del cambio climático como algo que es un proceso natural.

 

La ciudad que usted visitó forma parte de una región con una fuerte presencia separatista. ¿Apoyaría su administración la secesión de regiones europeas como Cataluña?

 

No. Para encarar los desafíos hay que permanecer unidos. Europa tiene problemas que requieren gobiernos fuertes. Dijimos en la campaña que Estados Unidos no debía terminar como Alemania ni como otros países europeos donde hay problemas con los yihadistas. No creemos que estos problemas puedan solucionarse debilitando y dividiendo a los países. Estados Unidos nunca apoyará la ruptura territorial de ningún país europeo. Eso sería un desastre.

 

Ahora es el momento de curar las heridas. Es el momento para juntarnos como un pueblo unido. Lo nuestro no ha sido una campaña, sino un movimiento de hombres y mujeres que aman a su país y que quieren un futuro mejor para ellos y para sus familias. Este es un país con un potencial tremendo, esto va a ser algo hermoso. Los hombres y mujeres olvidados de este país dejarán de ser olvidados.

 

¿Cuál será su prioridad más inmediata cuando tome posesión del cargo de presidente de Estados Unidos?

 

Ahora la tarea más urgente será reconstruir este país. Hay que recuperar los suburbios empobrecidos de las ciudades, reconstruir las infraestructuras para que EE.UU. no esté por detrás de nadie. Es urgente duplicar el crecimiento de la economía y establecer relaciones cordiales con otros países, pero poniendo a Estados Unidos siempre primero. Estados Unidos no se volverá a conformar con nada que no sea lo mejor. Trataremos justamente a todo el mudo y buscaremos alianzas, no conflictos. Conduciremos nuestro país de nuevo hacia la seguridad, la prosperidad y la paz. Seremos un país de generosidad y cordialidad. Pero también seremos un país de ley y orden.

 

La amenaza del terrorismo islámico ha sido una de sus advertencias que más ha calado en su electorado. Su rival en las elecciones, sin embargo, pareció minimizar este problema…

 

Los ataques terroristas en nuestras ciudades amenazan nuestra forma de vida. Cualquier político que no comprenda este peligro no sirve para liderar su país. La tarea fundamental del Gobierno es defender las vidas de sus propios ciudadanos. Cualquier Gobierno que fracase en esto es un Gobierno indigno de tomar el mando. Sobre esta cuestión, esto es lo que dije en la Convención Republicana: “El número de familias de nuevos inmigrantes ilegales que han cruzado la frontera en lo que va de año ya supera las cifras de 2015. Decenas de miles se están dejando libres en nuestras comunidades sin tener en cuenta su impacto en la seguridad pública ni en los recursos. Uno de los que cruzó la frontera fue soltado y llegó hasta Nebraska. Allí, acabó con la vida de una chica inocente llamada Root. Tenía 21 años y fue asesinada el día después de graduarse con las máximas calificaciones, primera en su clase. Su asesino fue liberado una segunda vez y ahora es un fugitivo… Nunca más. Una vida más que sacrificar ante el altar de las fronteras abiertas. Conocí a la hermosa familia de Sarah. Pero para la Administración Obama, su increíble hija solo era una vida americana más que no merecía ser protegida. Nunca más. Una vida más que sacrificar ante el altar de las fronteras abiertas”.

 

¿Le ha sorprendido el apoyo a su candidatura del 34% de la población latina y de muchos afroamericanos?

 

Casi cuatro de cada diez niños afroamericanos viven en la pobreza, mientras que el 58% de los jóvenes afroamericanos está en paro. Dos millones más de hispanos viven en la pobreza desde que el presidente Obama juró el cargo hace menos de ocho años.
 

Otros 14 millones de personas han quedado completamente fuera del mercado de trabajo.
Los ingresos de los hogares han bajado más de 4.000 dólares desde el año 2000. Nuestro déficit comercial ha alcanzado cerca de 800.000 millones de dólares –piensen en eso– solamente el año pasado. Vamos a arreglar eso. La gente está harta y quiere soluciones.

 

¿Tan mal está la economía estadounidense?

 

En mi discurso en la convención republicana dije que nuestra deuda nacional se ha duplicado hasta más de 19 billones de dólares y que ésta seguía creciendo. ¿Qué es lo que podemos mostrar? Nuestras carreteras y puentes se hacen pedazos, nuestros aeropuertos están en condiciones tercermundistas, y 43 millones de estadounidenses se alimentan con vales de comida. Quiero darles una mejor vida. He visitado a trabajadores despedidos de las fábricas y comunidades aplastadas por horribles e injustos acuerdos comerciales. Estos son los hombres y mujeres olvidados de nuestro país, que son olvidados pero no seguirán así con nosotros. Gente que trabaja duro, pero que no ha tenido voz. Me metí en política para que los poderosos ya no puedan golpear a la gente que no puede defenderse por sí misma.

 

También criticó entonces lo que definió como una desastrosa política exterior de su predecesor en el cargo de presidente…

 

Nuestros ciudadanos no solo han sufrido el desastre dentro de casa, también han vivido una humillación internacional tras otra. Todos recordamos las imágenes de nuestros marines forzados a arrodillarse a punta de pistola por secuestradores iraníes. Esto fue justo antes de la firma del acuerdo con Irán –por el que se devolvieron a ese país 150.000 millones y nosotros nos quedamos sin absolutamente nada–, el cual pasará a la historia como uno de los peores acuerdos jamás alcanzados.

 

Por ejemplo, cuando el presidente Obama trazó una línea roja en Siria y el mundo entero supo que no significaba absolutamente nada. En Libia, nuestro consulado –el símbolo del prestigio americano en todo el mundo– estalló en llamas.

 

Durante años, la Administración Obama se negó a considerar organización terrorista a Boko Haram, que ha asesinado más cristianos y ‘apóstatas’ que el ISIS. Finalmente lo hizo en noviembre de 2013, tras varios años de presión.

 

América es mucho menos segura –y el mundo mucho menos estable– desde que Obama decidió poner a Hillary Clinton al frente de la política exterior americana.

 

En 2009, antes de Hillary, el ISIS ni siquiera estaba en el mapa. Libia estaba estable. Egipto era pacifico. En Irak se estaba reduciendo mucho la violencia. Irán estaba siendo sacudida por las sanciones. Siria estaba bastante bajo control.

 

¿Qué tenemos hoy? El ISIS se ha extendido por la región y por el mundo entero. Libia está en ruinas, y nuestro embajador y su equipo fueron abandonados desamparados hasta la muerte a manos de asesinos salvajes.

 

Egipto se ha entregado a los radicales Hermanos Musulmanes, forzando a los militares a retomar el control. Irak es el caos. Irán se dirige hacia las armas nucleares. Siria está envuelta en una guerra civil y en una crisis de refugiados que ahora amenaza al Oeste.

 

Después de 15 años de guerras en Oriente Medio, billones de dólares gastados y miles de vidas perdidas, la situación es peor que lo que había sido nunca hasta ahora. Este es el legado de Hillary Clinton: muerte, destrucción, terrorismo y debilidad.

 

¿Qué ocurrirá con la OTAN con usted de presidente?

 

Durante la campaña, dije que la OTAN estaba obsoleta porque no cubría efectivamente el terror, y porque muchos de los países miembros no cubrían sus gastos. Como de costumbre, EEUU estaba pagando de más. Poco después, se anunció que la OTAN crearía un nuevo programa para combatir el terrorismo, un verdadero paso en la dirección correcta.

 

Debemos suspender de inmediato la inmigración desde cualquier nación que se haya visto comprometida por el terrorismo hasta el momento en que se implementen mecanismos confiables de investigación de antecedentes.

 

Las peores críticas recibidas por usted dentro y fuera de Estados Unidos fueron como consecuencia de sus planes para frenar la inmigración ilegal

 

Me remito a lo que ya defendí en mi discurso en Cleveland: “Yo sólo quiero admitir en nuestro país a personas que apoyen nuestros valores y amen a nuestro pueblo. Cualquier persona que apoye la violencia, el odio o la opresión no es bienvenida en nuestro país y nunca jamás lo será”.

 

Décadas de niveles históricos de inmigración han resultado en salarios más bajos y mayor desempleo para nuestros ciudadanos, especialmente para los trabajadores afroamericanos e hispanos. Tendremos un sistema de inmigración que funcione, pero uno que funcione para el pueblo estadounidense.

 

De todos mis viajes en este país, nada me ha afectado más profundamente que el tiempo que he pasado con las madres y los padres que han perdido a sus hijos a causa de la violencia que se derrama a través de nuestra frontera, que debemos resolver, debemos hacerlo.

 

Vamos a construir un gran muro en la frontera para detener la inmigración ilegal, para detener las bandas y la violencia, y para evitar que las drogas lleguen a nuestras comunidades.

 

He tenido el honor de recibir el respaldo de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, y trabajaré directamente con ellos para proteger la integridad de nuestro sistema legal de inmigración.

 

Cuando pongamos fin a la política de “capturar y liberar” en la frontera, detendremos el ciclo de tráfico de personas y violencia. Disminuirán los cruces fronterizos ilegales. Tengo un mensaje para todo el que amenace la paz en nuestras calles y la seguridad de nuestra policía: “cuando jure el cargo el año que viene, restauraré la ley y el orden en nuestro país. Créanme que lo haré.”.

 

En aquel discurso, usted defendió también “una nueva política de comercio justo que proteja nuestros empleos y se enfrente a los países que quieren hacer trampas, de los cuales hay muchos”

 

Ha sido un mensaje distintivo de mi campaña desde el primer día, y será una característica distintiva de mi presidencia desde el momento en que tome posesión.

 

He ganado miles de millones de dólares en acuerdos comerciales, ahora voy a hacer que nuestro país sea rico nuevamente. Voy a convertir nuestros malos acuerdos comerciales en excelentes acuerdos comerciales.

 

Estados Unidos ha perdido casi un tercio de sus empleos en el sector manufacturero desde 1997, tras la promulgación de los desastrosos acuerdos comerciales apoyados por Bill y Hillary Clinton.

 

Recuerden, fue Bill Clinton quien firmó el TLCAN, uno de los peores acuerdos económicos que ha hecho nuestro país o, francamente, para cualquier país del mundo.

 

Devolveré los empleos a Ohio y a Estados Unidos, y no voy a permitir que las empresas se trasladen a otros países, despidiendo a sus empleados en el proceso, sin consecuencias.

 

Por el contrario, mi oponente apoyó prácticamente todos los acuerdos comerciales que han destruido nuestra clase media.

 

Ella apoyó el TLCAN, y apoyó la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio, otro de los errores colosales de su esposo. Ella apoyó el acuerdo comercial que eliminó empleos con Corea del Sur. Ella ha apoyado el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica [TPP por sus siglas en inglés].

 

El TPP no sólo va a destruir nuestro sector manufacturero, sino que subordinará Estados Unidos a las decisiones de gobiernos extranjeros, y ¡esto no va a pasar!

 

Me comprometo a no firmar nunca ningún acuerdo comercial que perjudique a nuestros trabajadores, o que menoscabe nuestra libertad e independencia.

 

En su lugar, voy a llegar a acuerdos individuales con los diferentes países. No vamos a entrar en esos acuerdos masivos con muchos países, que tienen miles de páginas, y que nadie en nuestro país siquiera lee o entiende.

 

Vamos a corregir todas las contravenciones comerciales, incluso mediante el uso de impuestos y aranceles, contra cualquier país que haga trampa. Esto incluye detener el robo escandaloso por parte de China de propiedad intelectual, junto con su dumping ilegal de productos, y su devastadora manipulación de la moneda, ellos son los manipuladores de moneda más grande de la historia.

 

Nuestros terribles acuerdos comerciales con China y muchos otros serán completamente renegociados.

 

Eso incluye la renegociación del TLCAN para conseguir una oferta mucho mejor para Estados Unidos, y nos marcharemos si no conseguimos el trato que queremos.

 

Vamos a empezar a construir y hacer las cosas de nuevo.

 

Posteriormente vendrá la reforma de nuestras leyes fiscales, reglamentos y normas energéticas.

 

Usted ha recibido el apoyo masivo de las organizaciones cristianas estadounidenses. ¿Qué valor le concede al factor religioso en su vida?

 

El Evangelio es el verdadero antídoto contra la miseria espiritual. Se trata de seguir e imitar a Jesús. Unidos a Él, podemos abrir con valentía nuevos caminos para el progreso moral de las naciones y la promoción humana. Si consideramos que no necesitamos a Dios, porque pensamos que nos bastamos a nosotros mismos, nos encaminamos por un camino de fracaso. Estados Unidos es una nación de creyentes, soñadores y luchadores que sin embargo ha sido guiada por un grupo de censores, críticos y cínicos.

 

Su victoria ha sido sobre todo el fracaso de las élites financieras y mediáticas en Estados Unidos

 

Ya no podemos confiar en esas élites que se encargaron de decir que Donald Trump no tenía ninguna posibilidad de ganar. Nunca hubo un candidato que tuviese que hacer frente a tantos y tan poderosos enemigos. Nuestra respuesta fue decirle a la gente que había que estar a la altura del momento y mostrarle a todo el mundo que Estados Unidos sigue siendo libre, independiente y fuerte. Así que a todos los padres que sueñan para sus hijos, y a cada niño que sueña con el futuro, les digo: Estoy con ustedes, y lucharé por ustedes, y he ganado por ustedes.

 

A todos los estadounidenses, en todas nuestras ciudades y pueblos, les hago esta promesa: Haremos de Estados Unidos un país fuerte nuevamente. El americanismo, no el globalismo, será nuestro credo.

 

Ha recibido usted el apoyo de muchos europeos comprometidos con un cambio real y efectivo en Occidente. Entre los que han colaborado en su campaña figura el economista español Roberto Centeno.

 

Le doy las gracias al señor Centeno y a todos nuestros amigos de todo el mundo que nos han tendido la mano porque pensaron que nos encaminábamos por un camino de fracaso si no se ponía punto y final. Habéis hecho un trabajo increíble al sostener nuestros propósitos y fortalecido en nosotros la atención y responsabilidad ante gente derrotada por las malas decisiones. Ahora debemos ser dignos de su confianza y dar soluciones a tantas personas sumidas en la crisis y en la pobreza. Con este deseo, aseguro que no les defraudaremos.

 


 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress