Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel Molares do Val
Jueves, 17 de noviembre de 2016

Trump, con Rusia e Israel

Las carantoñas que Donald Trump y Vladimir Putin se hacen desde hace dos años, cuando el futuro presidente estadounidense anunció que se presentaría para el cargo, parecen ser el principio de un cambio de tendencia en la geopolítica mundial.

 

Rusia podría dejar de ser el enemigo principal de EE.UU., que le pediría a la UE y la OTAN no aislarla con nuevas adhesiones de su cinturón europeo, como hasta ahora.

 

Por lo que deberán permitirle mantener su influencia sobre algunos satélites o países de la desaparecida URSS, como Bulgaria, que ingresó en la Unión en 2007, y Ucrania, levantándole las sanciones impuestas por invadir Crimea.

 

Esa parece ser la estrategia de Trump, que rompe con la hostilidad mutua nacida tras la II Guerra Mundial entre la exURSS y las democracias occidentales.

 

Pero hay otro cambio fundamental basado en la hostilidad de Trump hacia el Islam, y su promesa, viable o no, de impedir la entrada de inmigrantes musulmanes en EE.UU: su admiración expresa por Israel y los judíos.

 

Incluso dice que “estoy muy orgulloso” de que la vicepresidenta ejecutiva de sus empresas, su hija Ivanka, sea judía conversa y sionista, y que como tal eduque a sus tres hijos.

 

La política estadounidense en Oriente cercano, pues, puede cambiar radicalmente a favor de Israel, contando que, con su aislacionismo y el “fracking”, Trump no precisa petróleo árabe.

 

Además, su poderoso jefe de estrategia y consejero principal, Steve Bannon, editor del periódico Breitbart, acusado por la prensa progresista de antisemita, es todo lo contrario. Es projuidío y proisraelí, afirman los famosos activistas judíos estadounidenses Pamela Geller, Robert Spencer y el influyente exizquierdista David Horowitz, creador del Front Page Magazine.

 

Atentos a las relaciones de Trump con Putin e Israel: seguramente vienen grandes cambios.

 


 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress