Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

La Verdad Ofende
Sábado, 19 de noviembre de 2016

El “golpista” Lumbreras visita el congreso

[Img #10148]

 

El último personaje “golpista” que visitó el congreso se llamaba Tejero, y como el socialista Prieto en la aciaga II República, también lució pistolón, si bien con Prieto había que tener más cuidado. Sus guardaespaldas, con nocturnidad y alevosía sacaron de casa al líder de la oposición y, como hasta ayer hizo la banda terrorista ETA, le descerrajaron dos tiros en la nuca.

 

Todos vimos la foto. El Lumbreras es senador y no diputado en Cortes, luego asistía como invitado. Como gesto de cortesía a dicha invitación tuvo la gracia de ponerse de pie con la bandera de la golpista II República, mientras el jefe de Estado (votado en referéndum) inauguraba la doceava legislatura de la democracia, el periodo de paz más largo y próspero que España disfrutó. Ana Pastor hizo bien al ignorar al Lumbreras, convertido así solo en un triste espantapájaros.

 

Llamar al Llumbreras “golpista” no es un calificativo; lleva a gala esos títulos por derecho propio. Digo bien, pues el 14 de abril de 1931 en España triunfaron masivamente los partidos monárquicos, aunque los resultados no se publicaron y, con las masas marxistas en las calles, el Rey prefirió el exilio y evitar un baño de sangre.

 

Este dato es “voz populi” entre quienes leen historia, pero como tiene a gala la izquierda, esa realidad se manipuló ayer, y parece que ciertos personajes aun hoy, bajo el disfraz de democrático senador, persisten en aquella vergonzante manipulación de lo que ocurrió: un golpe de Estado, el segundo de cinco.

 

La historia que desconoce u oculta este pintoresco Lumbreras cuenta cinco golpes de izquierdas nada menos.

 

El levantamiento de Galán fue el primero, apenas un año antes, en Jaca, promovido y organizado por quienes después le traicionaron, el pacto de Pacto de Sebastián. Acabaron todos los del pacto presos o huidos y Galán, fusilado.

 

Sumen a éste el que acabó tristemente en Casas Viejas reprimido por Azaña. Después, la sublevación de Octubre de 1934, y finalmente el pucherazo del Frente Popular, que relata al detalle el presidente de la Republica Alcalá Zamora en sus memorias. Son CINCO GOLPES DE ESTADO de izquierdas. Y después Franco, si…

 

Por eso, cuando vi al figura con su bandera golpista no pude sino sonreír. Estos Lumbreras insisten en el engaño de hablar de democracia defendiendo golpes de Estado marxistas, mientras exigen referéndums para ver si derriban a nuestro joven y legítimo rey, denunciando nuestra imperfecta democracia.

 

Proponen traer la aplaudida y halagada monarquía hereditaria de los hermanos Castro, cuyo próspero régimen explica con meridiana claridad qué es el comunismo y cuánta democracia y progreso se podría disfrutar en él.

 

Y, aquí, sus créditos. Su nombre, Ignacio Bernal Lumbreras, tal cual. El fenómeno, como buen golpista en potencia, es marxista leninista y pertenece a Podemos versión batasunica, léase IUN-NEB;  ya saben, los colegas ideológicos, hoy aliados políticos, de los otros marxistas leninistas del tiro en la nuca, ETA, ya bajo nuevo sucedáneo o traje político en el que militan sus hoy llamados hombres de paz (la del 9mm) ilegalizados por el Supremo y colados por el Tribunal Constitucional.
 

La ultima "proeza" en tierras Navarras del marxismo leninismo ha sido asaltar en manada de hienas a dos guardias civiles con sus novias en Alsasua (como se hacía a diario en la II  República) ante el silencio del feminismo íbero, y profanar ayer mismo en Pamplona las tumbas de Jaime Munárriz Escondrillas, Pedro Martínez Chasco, Severiano Arregui Olalguiaga, Emilio Mola Vidal, José Sanjurjo Sacanell, Joaquín Sota Garayoa y los dos hermanos Aznar Zozaya, Jaime y Dimas.

 

Como ven, el marxismo leninismo sigue tan cobarde y traicionero como el descuartizamiento vivo mediante bomba lapa que practicaba ETA ayer, o el de los guardaespaldas de Prieto que precipitaron la terrible Guerra Civil. Permítanme un pleonasmo final: Todo muy miserable, o muy marxista.

 

“El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria” (Sir. W. Churchill)

 

Nota: La profanacion de las tumbas contó con la complicidad del obispo de Pamplona y Tudela Francisco Perez y la conferencia episcopal.

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress