Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel Molares do Val
Lunes, 21 de noviembre de 2016 | Leída 97 veces

Los Dráculas Iglesias Turrión

[Img #10166]

 

Podemos y su satélite IU han convocado manifestaciones frente a las oficinas de Gas Natural-Fenosa por toda España como repulsa contra la “pobreza energética” y por la muerte de una anciana de 81 años en Reus (Tarragona) en un incendio provocado por una vela después de que la compañía le cortara la luz al no pagar la factura.

 

Todo español mayor de sesenta años sabe lo que es la verdadera “pobreza energética” porque vivió por lo general su infancia igual que sus padres y abuelos con mínima energía eléctrica y calorífica en hogares en los que no había más que frío porque se desconocía la calefacción; y la gente no se moría porque sí.

 

Decir que hoy la “pobreza energética” mata a 7.000 españoles anualmente, según indican las oenegés caritativas, es engañar con fines políticos, pues nunca, nunca en España, hubo más abundancia energética y más barata que hoy, cuando una familia puede calentarse con dos botellas de butano en un mes por menos de 25 euros ambas, unos pocos paquetes de tabaco o vinos en un bar o dos entradas al cine o cualquier gasto superfluo, pagadas además por esas oenegés caritativas. Y las compañías no cortan la luz si tienen noticia de la pobreza del usuario.

 

Hace dos años Podemos ganó su mayor notoriedad explotando el caso de una anciana de Vallecas, Madrid, a la que desahuciaban. Luego se supo que había avalado ante un prestamista privado a su hijo, y que este se había gastado el dinero.

 

Últimamente los periodistas no investigamos las causas de los hechos y narramos sólo sus consecuencias, cuanto más espectaculares, mejor.

 

Y es que los dramas son muy visuales, y sumamente llamativos cuando los explotan las televisiones con el mayor morbo posible: así es cuando entran los vampiros políticos de Podemos e IU para chupar la inocente sangre de la gente emotiva, y explotar su dolor ante cualquier tragedia, como tantas de distinto origen que ocurren cada día.

 

Hace tres años se condenó en Galicia a una madre y su hija por la muerte en la miseria en 2004 a su tía, una anciana. Se desconocía que era multimillonaria; si entonces existiera Podemos, cuántas manifestaciones y protestas habría convocado antes de saber que la fallecida tenía una gran fortuna.

 

La empresa eléctrica de la anciana de Reus, y los independentistas ayuntamiento y Generalidad, competentes para controlar y evitar casos así, afirman que desconocían su situación. Sin embargo, el Rufián del separatista ERC, cogobernante allí, acusa al Estado español de esta muerte, naturalmente.

 

Nadie ha indicado todavía si la anciana recibía alguna pensión, que seguramente sí, ni qué papel tuvieron en su desgracia las dos personas que vivían con ella, al menos una de la familia.

 

Hay muchos casos en los que los allegados como los de la anciana coruñesa o de la vallecana tienen mucho que ver, gentes con dispendios inasumibles, o con alcohol o drogas, que generan tragedias, y estas crean emociones de sangre inocente de la que chupan su dolor, para vivir regiamente, el vampiro Drácula Iglesias Turrión y sus alumnos vampiros  y vampiresas.

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress