Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

La Verdad Ofende
Martes, 29 de noviembre de 2016

La mala memoria y la falacia popular

[Img #10223]

 

Podría llenar este texto de frases hechas que sonarían huecas. Tan huecas como suenan hoy términos como “popular” y “democracia”. Estos, junto a “justicia”, han sido manoseados hasta decir basta por la clase política, desvirtuando su contenido. Su perversión destruye valiosos conceptos. De su salud y vigencia depende todo. Nos va en ello el bien común.

 

La democracia logra que diferentes credos coexistan en paz; la justicia resuelve diferencias que provocan el conflicto civil; la verdad es la base de una justicia eficaz. Sin ellos, la convivencia deviene siempre en discordia.

 

Retorcer de modo orwelliano el pasado para justificar un pretendido nuevo presente abre heridas, tergiversa la verdad y nos aboca a repetir errores superados. Me refiero al ensalzamiento del tirano marxista Fidel, hoy gran estadista "popular", o la perversión de la “ley de memoria histriónica” que devino en herramienta “roja” que justifica crímenes de un bando y ataca la memoria de quienes, por defenderse, “agraviaron” a sus antepasados en el 36.

 

Olvidan estos mal intencionados “memoriadores” que los cinco años en que malvivió aquella maltrecha República solo sirvieron para pervertir un sano intento de democracia, buscando repetir la revolución “popular” rusa que Fidel importo después. No lo digo yo, lo proclamaron ellos.

 

Negar la historia es falaz. Sus crímenes llevaron a muchos a verse en la necesidad de defender sus vidas, patrimonios y credos. Aquella izquierda les asaltó con cinco golpes hasta el 18 de julio. Quienes finalmente se levantaron, defendieron antes con su tesón y sus vidas la República. La historia esta ahí, no se puede tergiversar.

 

Los proclamados defensores de la cultura hacían arder en España cientos de templos apenas 28 días después de inaugurar la República, en un destrozo patrimonial que solo Napoleón superó. Desconocer esta realidad homenajeando a aquella izquierda cristianófoba, revolucionaria y golpista, abre selladas heridas, precipitándonos a discordias superadas.

 

La responsabilidad de tamaños desafueros históricos, que ensalzan a unos y escarnian a otros, fue ayer de Zapatero, pero hoy es del “popular” Mariano Rajoy. No solo no derogó semejante disparate, tampoco corrigió esa cainita ley para hacerla más justa.

 

Aquellos asesinos marxistas hoy tienen calles, colegios o monumentos, lo que obliga a hacer memoria de aquellos crímenes de odio que hoy inspiran a quienes quitan a unos para poner a otros. Una dinámica diabólica que el tremendo eslogan político “tu odio mi sonrisa” proclama y la cómplice indolencia “popular” permite.

 

Ayer, mi cuenta de Twitter fue de nuevo asaltada por quienes, felices ante la retirada de honores a mi abuelo, buscaban alentar mi odio, en otro penoso ejercicio revanchista que les sitúa, gracias al joven alcalde “popular” de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, abogado de 31 años que permite calles dedicadas a criminales de la talla de “La Pasionaria”, quien, por cierto, era vasca y no almeriense. Fue Dolores Ibárruri quien planeó el asesinato de Trotsky para ganar los favores de Stalin tras huir de la responsabilidad de sus crímenes aquí.
 

Antes, ella sola sentenció nuestra guerra incivil. “Este hombre ha hablado por última vez” pronunció Ibárruri en Cortes, señalando al líder de la oposición Cavo Sotelo, a quien los socialistas reventaron con dos tiros en la nuca días después. Ramón Fernández-Pacheco no corregirá el despropósito de las calles a “La Pasionaria”, o le señalarían por.. ¡fascista! y el miedo, como la cobardía, es libre.

 

El cinismo “popular” emplea el término para distinguirse como partido democrático, pero sus estatutos son lo menos democrático imaginable. Su congreso elevara mañana a los altares a Rajoy por aclamación, asemejándose a tiranos marxistas como Fidel o regímenes comunistas que titulaban su estafa “República Popular de..” o ”República Democrática de..”. Yo callaría si el PP fuera un club privado, pero es que lo pago yo, vía impuestos.

 

Todo es posible. También la aclamación de Fidel Castro ante nuestro rey emérito que ya tiene vuelo. El Parlamento europeo se negó a llamarle dictador, la izquierda le ensalza como líder “popular” y los cubanos ven cómo los edificios que dejó España como legado se desmoronan, tan ruinosos como el socialismo o los de Alepo en Siria.
 

 

El bloqueo económico USA es un mito, (hubo y hay restricciones - también las sufrió Franco) jamás existió. Seis planes Marshall (en ayudas vía URSS principalmente) es la asombrosa cifra que la monarquía sucesoria de los Castro recibió. Amasan una fortuna de más de 800 millones de euros que no avergüenza a Podemos, PCE, PSOE, ETA o la CUP y ERC. Ya han reservado billetes para asistir al sepelio del tirano. Esos también los pago yo.

 

Cuba es un “gulag” de donde solo sales en patera o nadando en un mar infestado de tiburones esperando que intentes huir. El homosexual fue reprimido o “tratado"; el disidente, ejecutado (antes donó su sangre para ser vendida); las libertades, prohibidas; la prensa, censurada; los partidos políticos, prohibidos. La economía (expropiada y demolida) pasó a ser subsidiada (2ª potencia del Caribe con el dictador Batista), y ni el azúcar ni el tabaco producen hoy más que souvenirs económicos.

 

Cuba fue reducida por el socialismo a la condición de prostíbulo europeo y museo de coches destartalados años 50. Una privilegiada élite del Partido Comunista vive en el “Country Club” expropiado a españoles, donde hospedan a personajes como Willy Toledo.

 

Es “la revolución popular -“Patria o muerte, venceremos”-.

 

No se equivoquen, son a quienes financió el expolio “popular” venezolano. Iban a regenerar la política (hoy tienen tres sueldos), visten traje progre de demócratas “populistas” y coleta de "enrrollao" con la amable connivencia del "Partido Popular”. Mientras, denuncian como buenos demócratas las maldades del dictador Franco y por supuesto del capital, quien dejo España como un pincel comparado con Cuba.

 

Paciencia ¿Qué será lo siguiente?

 

“La cólera es una ráfaga de viento que apaga la luz de la inteligencia y el pensamiento. Cualquiera que tenga el poder de hacerte creer idioteces tendrá el poder de hacerte cometer injusticias”

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress