Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

www.latribunadelpaisvasco.com
Jueves, 8 de diciembre de 2016 | Leída 24 veces

Mujeres al poder

[Img #10276]¿Volvemos a tratar el asunto de las elecciones presidenciales norteamericanas? Tranquilos, será de una forma tangencial y como pretexto.


“Me he estado preparando para ser presidenta”, manifestó Hillary Clinton en su primer debate electoral. Sin embargo, no pudo ser, se quedó a un paso de “coronarse” presidenta de Estados Unidos, quebrándose la posibilidad de convertirse en la mujer más poderosa del planeta. Tampoco ingresará en el Olimpo de mujeres más influyentes y preponderantes de su tiempo.


Un hecho, que por el contrario, sí pudieron disfrutar entre otras mujeres, las ilustres: Hatshepsut, Nefertiti, Nefertari, Cleopatra, Livia, Agripina, Julia Domna, Zenobia de Palmira, Teodora, Teófano Skleraina, María de Molina, Isabel la Católica, Isabel I de Inglaterra, Catalina II de Rusia, la Reina Victoria o Margaret Thatcher ¡Menudo ramillete de históricas figuras!


En mi opinión, por su ascendiente, autonomía y autoridad, la que atesoró en su contexto histórico mayor poderío, fue sin duda la siria Julia Domna tras su matrimonio con Septimio Severo (187 d. C.) La belleza, riqueza y el origen familiar de la joven (hija del sumo sacerdote del dios solar sirio Baaal) determinaron que Septimio se fijara en ella. Desde ese momento, Julia Domna comenzó una activa presencia pública fruto de la cual alcanzaría el título de “mater castrorum”: las tropas del ejército se ponían simbólicamente bajo la protección de la emperatriz y ésta a su vez sería la favorecida por las tropas. Es probable que fruto de su carisma arengase a las legiones subida en la tribuna imperial, e incluso tras la muerte de Septimio Severo y como gestora de los asuntos públicos, acompañase a su hijo Caracalla en las campañas orientales, residiendo en Nicomedia y Antioquía.


Muy culta y refinada, entre otros honores y laureles obtuvo la consideración de “gran matrona de la dinastía Severa, filósofa y patrona de los intelectuales”. Si durante el reinado de su marido el emperador Septimio Severo actuó como una sobresaliente consejera, bajo el gobierno de su hijo Caracalla, llegó a asumir un papel independiente en la administración del Estado. Por ejemplo, se hizo cargo de la ardua tarea que generaba la correspondencia tanto en latín como en griego de la Corte. De esta manera, mantuvo contacto directo con los más grandes filósofos, gramáticos, geógrafos, arquitectos, escultures o retores de su tiempo.
Sin embargo, esta preponderancia que en la esfera pública acumuló Julia Domna junto a su hermana y sobrinas, era a ojos de la clase senatorial inadmisible:


“Una vez muerto Antonino Pío (de la dinastía Severa), se procuró ante todo, que jamás entrara mujer en el Senado y que se consagrara y dedicara a los infiernos de quien lo hiciera”. (Lampridio)


En definitiva, brilló notablemente tanto a nivel social como cultural eclipsando en cierta medida el poder del todopoderoso emperador. Consecuentemente, se convirtió en la gran regente de la Casa Real: dueña de Roma y del mundo. Clinton se quedó a las puertas.

 



 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress