Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Pablo Mosquera
Domingo, 18 de diciembre de 2016 | Leída 115 veces

Empeñados en diferenciarse… pero menos

[Img #10354]

 

Por fin han caído del burro… En los tiempos que corren, ya no es posible la independencia, la globalización obliga a, en todo caso, cambiar de dependencia. Por eso, el PNV tiene muy claro a quién necesita para ofrecer un autogobierno que haga disfrutar la mejor calidad de vida posible a los habitantes de la vieja Euskal Herria. Por de pronto, las cajas vascas anuncian que si no hay sorpresas a expensas de la política, el próximo año la Comunidad Autónoma Vasca se habrá recuperado en lo que de verdad preocupa a los ciudadanos. Y así, la tasa del desempleo habrá descendido hasta el 11% de la población activa, muy lejos de la media nacional -la mitad que en el Estado-.


Resulta sorprendente lo bien que se está en Euskadi y lo mal que lo pasan en Cataluña. De aquel seny catalán, casi no queda nada. Del modelo Cambó, como prototipo de político catalán que pacta con el Estado, no queda ni el recuerdo. Supongo que a Roca le verán como una especie de abuelo "cebolleta" al que ni le agradecen aquellos años en Las Cortes de España en que los pactos eran tan pragmáticos como para cambiar votos por inversiones, de ahí el dicho aquel de "lo que no son pesetas, son puñetas".


La saga de los Pujol-Mas, ayudado por los errores del PP, ha dejado la manija de la política catalana en las manos de los herederos de aquel anarquismo que puso bombas en los palcos del Liceo, contra la burguesía catalana del textil. Y ahora están subidos en un tigre del que no se pueden bajar, a no ser que la "cónsul" de Madrid en Barcelona, les dé una salida y mimo para la maltrecha Democracia Cristiana Catalana.


Por lo que antecede, resulta más encomiable el ambiente vasco. El PNV ha evitado a Bildu y Podemos, y se convierte en el refugio del PSE, y en un posible aliado del PP, que le ofrece un pacto típicamente foral. Más autonomía -libertad- buen Concierto Económico para los próximos cinco años -fuero económico-, y de propina, prioridad absoluta en el tren de alta velocidad, posiblemente a costa del TAV gallego -Vigo-Orense-Madrid- que tendrá que esperar hasta el 2022.  


¿Qué se dice en la ciudad de la "señá Cibeles”?. Los vascos son nacionalistas con los que se puede tratar. Los catalanes son nacionalistas tramontanos, con una terrible deuda, fruto de la gestión del tripartito. Se empeñan en realizar un referéndum cuando la experiencia dice que, aquel que lo convoca, lo pierde, y se tiene que marchar. Si no fuera por el precedente contra Ley, dan ganas de facilitarles tal consulta -teoría de Podemos- para que la pierdan y terminar de una vez por todas con el chantaje, el mito, la farándula y el sainete catalán de la deuda histórica tras la guerra de sucesión, que nunca fue de secesión.


Da gusto ver a los vasquitos y nesquitas, lo educados que se han vuelto. ¿Qué fue de Arzalluz?. ¿Qué fue del plan de Ibarreche y el pacto de Lizarra?. ¿Qué fue del Banco Público Vasco?. Y la verdad sea dicha que, desde que se tranquilizaron, les va mucho mejor. Todos los sectores de su economía están a la cabeza. No así los resultados de su enseñanza, pues al parecer la escuela pública vasca y en general la responsabilidad de impregnar de conocimientos a las nuevas generaciones, según el último informe Pisa, muestra que algunos deberían comparecer ante el Parlamento de Vitoria y explicar que está pasando.


Como llegan las Navidades y uno tiene memoria de muchos años en Álava, me asalta la memoria cuando los nacionalistas se empeñaban en borrar toda huella de España. Y así, sustituían la Navidad del Portal de Belén, los pastores y los Reyes Magos, por un carbonero navarro ("Olentzero"), al parecer personaje mitológico relacionado con el solsticio de invierno, con aspecto desharrapado y sucio, que representa lo viejo, lo que debe ser destruido por el fuego.


A los de Unidad Alavesa se nos ocurrió señalar el cambio en la Navidad. Para ello, siguiendo nuestros métodos publicitarios, enviamos una felicitación a todos los coincidentes en las Instituciones Públicas, con el fin de organizar un debate. Aquello fue un éxito. No se hablaba de otra cosa. Nos pusieron a parir. Incluso algún oportunista del PP nos acusó de violentos por querer darle una tunda al carbonero. (Ver imagen)


Lo que nunca se nos ocurrió fue preguntarle al Corte Inglés qué le parecía nuestra idea. Lo digo por tener conciencia de que ha sido tal marca quien se ha apropiado de las fiestas cristianas del Nacimiento del Hijo de Dios, para convertirlas en un canto al consumo.
A lo mejor, todas esas gentes que acuden a, los comedores sociales de Caritas, y que no comparten el éxito de ese modelo económico, diseño a medida para mejor proveer la patronal española y aplaudido por sus mariachis del PP, donde hay tres millones de parias desalojados de los derechos a la ciudadanía, se sienten más cerca de la felicitación navideña de la Navidad sencilla en el Portal de Belén, dónde la paz viene dada por la dignidad -hoy una utopía- de los seres humanos, sean sirios, palestinos, saharauis, y desde luego, españoles que no pueden pagar el recibo de la luz, y han vuelto al brasero, con el correspondiente peligro de intoxicación por CO2.


Mientras se lo piensan, recuerden que en esta España asimétrica, en Euskadi hay una financiación de 4.292 euros per cápita, cuando la media del Estado apenas alcanza los 2.000. Sumemos que los vascos tienen la pensión media de jubilación más alta del Estado.
¡Euskadi va bien, Euskadi funciona!. ¡Mejor no tocarla!. ¡Mejor en España!

 



    
 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress