Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel Molares do Val
Domingo, 8 de enero de 2017 | Leída 45 veces

El Papa, Trump y los cristianos

[Img #10502]

 

Hace ocho meses el Papa Francisco visitó la isla griega de Lesbos, a la que llegaban innumerables refugiados sirios, y anunció que recibiría a doce de ellos en el Vaticano para darles cobijo.

 

Todos sus protegidos, presentados como ejemplo de solidaridad para los demás católicos, eran musulmanes.

 

Por aquellas fechas Donald Trump, del que sólo unos pocos alocados creían que llegaría a presidente de EE.UU., rompía las buenas formas con groserías, aunque introducía algunas verdades: las grandes víctimas de la guerra siria eran los cristianos, a los que la administración Obama se negaba a acoger, mientras aceptaba a musulmanes.

 

El Papa hablaba del islam como religión de paz, y decía que el Corán no ordenaba persecuciones religiosas.

 

Es extraño que un papa jesuita desconozca, olvide, o no quiera recordar que el Corán es solamente parte del islam, aunque sea su base.

 

Asombra que no haya leído "Cien preguntas sobre el islam" entrevista con Samir Khalil Samir, jesuita egipcio, quizás el mayor experto católico en islam, profesor de historia de la cultura árabe y de estudios islámicos en la universidad Saint-Joseph de Beirut, en el Pontificio instituto oriental de Roma, y en el Pontificio instituto de estudios árabes e islámicos de Roma. Que Francisco quiera parecer humilde e incluso tosco está bien, pero que no acuda a los grandes sabios que lo rodean...

 

Porque al margen de las división guerrero-doctrinal entre sunitas y chiitas, Francisco debería saber que hadizes y sunna crean diferentes islamismos, actualmente con notable crecimiento de los más violentos, que se ensañan con quienes ellos creen apóstatas y con quienes rechazan sus creencias.

 

El Papa, y coincidiendo con las Navidades, acaba de decir, por fin, que los cristianos sufren más persecuciones que los primeros mártires en alusión aparente a los de oriente cercano, donde estaban sumamente extendidos cuando apareció Mahoma con sus guerras de expansión religiosa.

 

Donald Trump será presidente de EE.UU. tras conseguir millones de votos de cristianos insistiendo en sus denuncias sobre el islam violento, negado por Hillary Clinton por corrección política, y pese a los grandes atentados islamistas.

 

Trump, además, daba cifras sobre refugiados: hasta este otoño Obama había admitido como refugiados  a 10.745 musulmanes sirios y sólo a 56 cristianos, cuando por ser el diez por ciento de la población del país deberían haber sido 1.080: que no extrañe que incluso numerosos cristianos demócratas hubieran votado al, en tantas otras cosas, gran bocazas.

 


 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress