Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ramiro Grau Morancho. Abogado. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
Lunes, 9 de enero de 2017 | Leída 57 veces

Un Consejo de Estado digno de tal nombre

Hace varios años publiqué en varios diarios digitales un artículo titulado “Calidad en el Consejo de Estado”, criticando la incorporación al mismo de Zapatero, Rodríguez Ibarra, Teresa Fernández de la Vega y otros ilustres ignorantes jurídicos…


Lo he buscado en internet pero no lo encuentro. Supongo que habrá sido borrado o desplazado por otros artículos más recientes. De cualquier forma está publicado en uno de mis libros, y si alguien quiere verlo –por casualidad-, con gusto le daré la referencia correspondiente.


Viene esto a cuento del reciente dictamen del Consejo de Estado, máximo órgano consultivo de España, donde, como no podía ser menos, pone los puntos sobre las íes de la responsabilidad, política y administrativa, del Ministerio de Defensa sobre la contratación de unos aviones desahuciados para transportar a nuestros militares destinados a misiones internacionales, con un grave riesgo para sus vidas, como por desgracia sucedió.


Que todo un Ministro de Defensa, además del gremio, Comandante Jurídico de la Armada, creo recordar, fuera incapaz de reconocer responsabilidad alguna, siquiera in vigilando, in delegando, o in tocándose las pelotas, dice mucho de su sentido de la honorabilidad y de la responsabilidad, o más bien de la falta de tales atributos propios de cualquier persona bien nacida, hombre o mujer.
 

Ignoro la fecha en que se solicitó el dictamen al Consejo de Estado, y no creo que fuera hace catorce años, nada menos… Es cierto que el Consejo necesita tiempo para emitir sus dictamines, pues se estudian primero por los Letrados, posteriormente se debaten en las Secciones, y, en su caso, van al Pleno, pero es evidente que han podido tardar unos meses, o incluso un año, en emitir su dictamen, pero nunca catorce años.


De cualquier forma, el Consejo de Estado con este dictamen ha demostrado ser lo que se espera de él: un Consejo de Estado, que está por encima del gobierno de turno y de los partidismos, defendiendo los intereses generales de España y de los españoles, entre los cuales ocupan un lugar destacado, siempre presentes en nuestros corazones, los 62 militares que dieron su vida por España.


Y que fueron tratados a patadas por Trillo y sus mariachis, es decir, los pelotas de turno, que tanto abundan alrededor de los políticos, cual moscas en un estercolero.


No creo que don Federico aspire a volver a ocupar cargo político alguno, como no sea la presidencia de su comunidad de vecinos, y eso cuándo le toque por turno rotatorio, pero es evidente que perdió una magnífica oportunidad de dimitir, y quedar como un señor.


Ahora, con sus últimas declaraciones, y siento decirlo, se está comportando como un mierda (dicho sea como crítica política, nunca personal), totalmente insensible ante el profundo dolor de los familiares de las víctimas agravado además por sus continuos desplantes, y huidas hacia adelante, o más bien hacia ninguna parte.


Y el Consejo de Estado, y no me duelen prendas de reconocerlo, se ha comportado como no saben, quieren o pueden comportarse otras Instituciones teóricamente al servicio del Estado, y no del partido en el gobierno: el Consejo General del Poder Judicial, la Fiscalía General del Estado y el Defensor del Pueblo, por ejemplo.


Ahora, para acabar de dignificar al Consejo de Estado, sólo hace falta que reformen la Ley del mismo, para poder desprenderse de esa carga inútil que soportan, supongo que con resignación, de iletrados jurídicos, incorporados por vía de reconocer el “derecho” a pertenecer al mismo a los ex presidentes del gobierno (en una reforma de la ley auspiciada por el propio Zapatero, tonto, pero que fábrica chollos, en su propio beneficio), o por la vía de la incorporación de ex presidentes de comunidades autónomas (caso de Rodríguez Ibarra), o echando previamente a un muy digno Consejero ¡nombrado por Franco!, pero que pese a su provecta edad, acudía todos los días al Consejo, y despachaba informes y expedientes…


En otras palabras: salvo excepciones, el Consejo de Estado tiene una gran calidad, y ahora sólo hace falta que procedan a “limpiarlo” de ignorantes jurídicos e iletrados en general.


¡Y pónganse todos en posición de firmes, que vuelve el ex Ministro de Defensa a su plaza de Letrado! Claro que, como la práctica totalidad de sus compañeros, suponemos que trabajará desde su casa, o desde el despacho familiar de abogados, que España es ansí.


 

www.ramirograumorancho.com

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Carmen
Fecha: Jueves, 12 de enero de 2017 a las 13:58
El Consejo de Estado ha cumplido con su deber.
Ahora les toca a los políticos hacer sus deberes.
Y la verdad es que, conociéndoles, lo dudo mucho...
Yo creo que todo se quedará en buenas palabras, y pólvora de artificio... Alguna condecoración nueva para los fallecidos, o un ascenso a título póstumo, Y SI TE HE VISTO NO ME ACUERDO.
Es decir, exigencia de responsabilidad políticas al ex ministro, y a la cúpula del Ejército, ABSOLUTAMENTE NINGUNA.
¡Ojalá me equivoque!
Carlos
Fecha: Martes, 10 de enero de 2017 a las 12:21
Es una vergüenza que los LETRADOS DEL CONSEJO DE ESTADO sen los únicos funcionarios públicos (al menos que yo sepa), que no están sujetos a horario alguno.
Vamos, que no tienen que ir a trabajar.
Simplemente se dedican a elaborar sus dictámenes en su propia casa o despacho como abogados, y asunto solucionado.
¡Pero eso sí, devengando antigüedad, trienios, retribuciones fijas, etc!.
Un auténtico fraude a la sociedad, repito, por lo menos desde mi punto de vista.
Pilar
Fecha: Martes, 10 de enero de 2017 a las 10:17
1. El Consejo de Estado es un CEMENTERIO DE ELEFANTES, al igual que el Senado, o incluso el Tribunal Constitucional.
Solo sirve para dar acomodo a ex altos cargos, de forma que estén contentos y molesten lo menos posible.
2. Yo entiendo que aquí hay una reyerta interna dentro del PP. Trillo quería suceder al actual Presidente del Consejo de Estado, y alguien ha querido desplazarle de dicho posible alto cargo.
¿Tal vez la viceenana aspira a ocuparlo, o el propio Rajoy, que es realmente maquiávelico, y sólo hay que ver lo magistralmente que llevó la crisis del año pasado...?
3. Por las razones que fueren, se quieren cargar a Federico TRILLO, y creo que realmente ya se lo han cargado...
Antonio
Fecha: Lunes, 9 de enero de 2017 a las 18:33
Somos muchas las personas que pensamos lo mismo, ¡e incluso más fuerte!
Pero hay cosas que no se pueden decir, so pena de acabar en los juzgados, y no de visita turística, precisamente.
Trillo es un impresentable. El típico familiar que te daría vergüenza sentar a la mesa y presentar a tus amistades...

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress