Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel Molares do Val
Miércoles, 11 de enero de 2017 | Leída 214 veces

Víctimas de su sexismo

El miedo al feminismo radical consigue que pocos medios informativos se atrevan a recordar que hay mujeres que se entregan voluntariamente a hombres violentos sabiendo que pueden matarlas.

 

La primera muerte por violencia machista en España de 2017 ocurrió el 1 de enero en Rivas Vaciamadrid, a veinte kilómetros de la capital.

 

Un colombiano de veinte años, delincuente común, “chungo y malote”, según los vecinos, asesinó presuntamente a su culta, atractiva y sofisticada amante de cuarenta años, una profesora universitaria.

 

Ella lo había denunciado anteriormente por maltratador, como otra novia previa, pero tras haber obtenido una orden de alejamiento volvió a convivir con él.

 

Mujeres así se convierten voluntariamente en esclavas sexuales de posibles asesinos. Los siguen suicidamente por el placer físico que les proporcionan.

 

Desdeñan los consejos de los psicólogos que las atienden tras denunciar a sus parejas. Porque esos hombres son buenos amantes que establecen una relación morbosa; por eso muchas reinciden buscando el éxtasis que demasiadas veces les trae la muerte.

 

Al culpar sólo al asesino, el feminismo más activo facilita la continuidad de esta cadena mortal. Debería advertir también que la mujer tiene que ser autorresponsable evitando machos violentos, por placenteros que sean: el maltratador es más peligroso cuanto mejor amante es.

 

La mujer que se expone por dependencia sexual es una yihadista suicida, un soldado voluntario en primera línea de fuego.

 

Dicen los vecinos que no se explican la dependencia de la profesora de su asesino. Claro que se explica: él era una deidad sexual, dominante e iracundo, como Zeus.

 

No señalarlo es hacerse cómplice: Zeus es un dios cruel y terrible, padre de dioses y hombres, que mata ocasionalmente con sus embestidas a las mujeres estúpidas. Lo advertía la mitología griega.

 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
La Tribuna del País Vasco
Fecha: Viernes, 13 de enero de 2017 a las 18:51
Haizegoa:

Publicamos opiniones de profesionales acreditados, como sin duda lo es el Sr. Manuel Molares do Val, con una trayectoria periodística que para sí quisieran muchos de quienes le critican. Nuestra "información con valores" es información libre, no sumisa al miserable e ignorante pensamiento políticamente correcto que está acabando con Occidente y los valores que éste siempre ha defendido: especialmente el de la libertad de expresión. Ha de elegir lo que quiere leer: lo que todos dicen o... la verdad.
haizegoa
Fecha: Viernes, 13 de enero de 2017 a las 18:03
¿Publicáis cualquier cosa? ¿Es este un ejemplo de información "con valores"?
Dores
Fecha: Jueves, 12 de enero de 2017 a las 00:10
http://www.xornalistas.com/novas-eventos/novas/o-colexio-de-xornalistas-considera-inaceptable-culpabilizar-as-vitimas-da-violencia-machista/

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress