Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ascensión Corcuera Ruiz con información de la Agencia DPA
Domingo, 15 de enero de 2017

Facebook como un nuevo totalitarismo: la red social quiere adjudicarse el derecho a decidir lo que es “verdadero” y “falso”

[Img #10552]

 

Todos los totalitarismos del mundo, desde el nazismo al comunismo, pasando por el islamismo, han coincidido en un mismo argumento a la hora de poner en marcha en sus respectivos territorios de influencia, las medidas censores más férreas y los ataques más violentos contra la libertad de expresión: la necesidad de “proteger” a la opinión pública de datos o de informaciones que son presuntamente “falsos”. Pues bien, esta misma mueca totalitaria es la que ahora esgrime la red social Facebook para poner en marcha un proyecto que, según informa la agencia germana de noticias DPA, quiere "evitar la propagación de noticias falsas" en la plataforma de cara al año electoral en Alemania.

 

Para ello, la mayor red online del mundo se ha aliado con el centro de investigación Correctiv para “analizar” el contenido de los usuarios y dado el caso marcarlo como “dudoso”. Además, y al igual que ya se hace en Estados Unidos, se deberá trabajar para limitar las posibilidades de poder hacer dinero con las conocidas como "fake news" (noticias falsas). De este modo, los usuarios tendrán la posibilidad de poder marcar como "información potencialmente falsa" lo que vean en la red, explicó el responsable de Facebook, Guido Bülow.

 

[Img #10554]Con esto se iniciará un proceso de análisis en varios pasos que al final acabará con un correspondiente aviso de que se trata de una información falsa, así como con un eventual link a un artículo con hechos verdaderos, indicó. "El post en sí no desaparecerá de la plataforma. No lo esconderemos. La gente podrá seguir compartiéndolo", explicó. Sin embargo, la alerta seguirá unida a la información también en posteriores difusiones, apuntó. "También puede ser que reduzcamos la visibilidad de un artículo de poco crédito", agregó.

 

A mediados de diciembre Facebook ya anunció que "actuaría con mayor dureza" contra la publicación de noticias falsas y contra las fuentes de ingreso de los autores de estas informaciones.

 

Correctiv no recibe dinero alguno de Facebook. "Estamos convencidos de que debe hacere todo lo que esté en nuestra mano para luchar contra la difusión de noticias falsas en las redes sociales", explicó el director del centro de investigación, David Schraven.

 

Facebook quiere conseguir más socios para luchar contra estas noticias falsas que marcaron las pasadas elecciones en Estados Unidos y que los políticos alemanes temen que también influyan en las elecciones a la Cancillería que se celebrarán seguramente a finales de septiembre.

 

Lo que no explica Facebook es, concretamente, quién va a decidir lo que es falso o no, con qué criterios y, sobre todo, con qué intereses. ¿Marcará Facebook como “noticias falsas” las noticias habitualmente manipuladas, sesgadas, sacadas de contexto y cargadas de intencionalidad de medios tradicionales (actualmente bajo mínimos en lo que hace referencia a la confianza de los ciudadanos) como “The New York Times”, “The Washington Post”, “Le Monde”, la “BBC” o “El País”?, entre otros muchos.

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress