Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ramiro Grau Morancho. Abogado. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
Lunes, 16 de enero de 2017

Las dos Españas eran otras

Creo que fue don Antonio Machado quien dijo aquello de “españolito que vienes al mundo, uno de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Corríjanme si me equivoco, pues escribo de oídas, que ya se sabe que la cultura es el rescoldo que queda de lo que se sabía…, después de haberlo olvidado.


Pues bien, a lo que íbamos: hoy en día, y desde hace años, hay dos Españas en España. La España oficial, del todo va bien, la economía próspera, la macroeconomía va a mejor, el desempleo se reduce –dentro de cien años, todos calvos-, etc., y la España real, que basta con salir a la calle, escuchar las conversaciones ajenas, acudir a bares, preferiblemente de barrios, o a una oficina del INEM, y encontrarse con la triste y cruda realidad: las cosas no son como nos las cuentan, ni mucho menos.
 

Los medios de comunicación social, la mayoría de ellos (y este diario es una honrosa excepción), se dedican a hacer de botafumeiros del partido en el poder, o mejor dicho, de los partidos en el poder, pues hay un tripartito rampante que nos mal gobierna: el PPPSOE (o el PSOEPP), con el acompañamiento coreográfico de Alberto Rivera y su alegre muchachada…
 

No es cierto que la situación sea boyante, ni mucho menos. Sigue aumentando el paro, aunque cada vez hay más parados que ya pasan de inscribirse en el INEM, total, ¿para qué?, si ese inútil organismo no sirve ni para encontrar trabajo al 2% de quienes consiguen una colocación, la mayoría por relaciones personales, familiares o políticas. (Por no decir sexuales, que también, en muchos casos).
 

La práctica totalidad de los organismos oficiales han hecho dejación de sus funciones, y sólo hay que ver lo sorprendidos que andamos todos estos días de ver que el Consejo de Estado le tira las orejas al gobierno “reinante”. ¡Qué desfachatez! ¡Qué falta de “respeto” al poder establecido! Con lo fácil que es hacer lo mismo que hacen el CGPJ, el Tribunal de Cuentas, la Fiscalía General “del gobierno”, el Defensor del Pueblo, y no digamos el Justicia de Aragón, que no tengo ganas de descojonarme más…
 

Hace años aquí lo único que funcionaba más o menos bien era ese diario tan serio llamado el BOE, editado en papel (hasta que llegó una directora general, socialista por más señas, y se dedicó a robar con las compras masivas de papel, a precios de escándalo), y la Guardia Civil.
        

Publicado el BOE en formato digital, ya no es lo mismo, y sólo nos queda la Guardia Civil, con todos sus defectos, por supuesto, pero Dios quiera que dure muchos años.
 

Lo cierto es que tenemos dos Españas: la de las televisiones, radios y periódicos, y la España real. Y sólo hay que salir a la calle para ver la gran divergencia entre ambas. Distanciamiento que además se va ampliando con el tiempo, por lo que no es de extrañar el asco que nos producen los políticos a la gran mayoría de los españoles honrados.
 

Podrán robarnos, pero por lo menos que no se rían en nuestras narices, intentando que comulguemos con ruedas de molino.
 

La realidad es muy simple: los españoles de a pie, es decir los no políticos o funcionarios, estamos mal, pero vamos a peor.
          

www.ramirograumorancho.com

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Carmen
Fecha: Miércoles, 18 de enero de 2017 a las 19:37
Hay no dos, sino varias Españas:
- La España de los políticos, QUE VIVEN DE MARAVILLA, poniéndose los sueldos que les da la gana, con coches oficiales, chóferes, gastos pagados, etc.
- La España DE LOS FUNCIONARIOS, que tienen una gran seguridad en sus ingresos y en su trabajo.
- La España DE LOS PARADOS Y JUBILADOS, que generalmente lo pasan mal, con pensiones bajas y presta iones insuficientes,
- y la España de los que no tienen trabajo ni prestaciones sociales, que realmente NO SE COMO LOGRAN SOBREVIVIR, LA VERDAD.
Y lo triste del caso es que las desigualdades sociales no solamente no se acortan, sino que aumentan cada día más.
Antonio
Fecha: Martes, 17 de enero de 2017 a las 14:28
El articulo es muy certero, y dice la verdad.
Para mantener a unos pocos millones de privilegios, políticos y funcionarios, básicamente, tenemos que fastidiarnos el resto de los españoles, es decir, casi todos.
¿Hasta cuándo será sostenible este sistema...?

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress