Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

David R.
Viernes, 20 de enero de 2017 | Leída 662 veces

El secreto de los Pujol

El corrupto, delictivo y organizado clan Pujol guarda un gran secreto, y esto ocurre desde que el patriarca Jordi Pujol arruinase Banca Catalana y presumiblemente obtuviese oscuros beneficios que podrían explicar la supuesta y nunca documentada herencia de su padre, que por cierto era otro personaje con pedigrí.

 

Desde entonces, y recuerden que lo avisó y el honorable presidente José Tarradellas, Jordi Pujol sistematizó una maquinaria ilegal de cobro de comisiones que a lo largo de tres décadas ha reportado cantidades de dinero incalculables, y con la ayuda de su mujer Marta Ferrusola, educó y  adiestró a sus hijos en el manejo de esos operativos, por eso ahora toda la familia está imputada, perdón, qué desliz, ahora se llama investigada (para casos tan escandalosos y lujosos como este, la malsonante palabra “imputado” ha sido sustituida por la inexacta e incorrecta de “investigado”), no vaya a ser que estos presuntos delincuentes de grueso calibre sientan mancillado su honor, como avisó y amenazó ante los medios de comunicación la "jardinera" Marta Ferrusola.

 

En Barcelona, esto se sabía, de la misma manera que todos sabíamos la escandalosa actividad de la floristería de Marta, por la que tenían que pasar todos los contratos de todos los jardines de por lo menos Barcelona, incluido el césped del Camp Nou. Lo sabíamos los ciudadanos, lo sabían los medios de comunicación locales con “La Vanguardia” a la cabeza, y lo sabía el gobierno de Madrid.

 

La denuncia era imposible, como lo era el impago del 3% si pretendías un contrato o una licencia, entre otras razones porque el sistema judicial nunca estuvo por la labor de actuar y la semana pasada se colmó el vaso de la hipocresía en este caso, porque el juez José María de La Mata dejó en libertad a Oleguer Pujol Ferrusola (el pequeño del clan) tras cuatro horas de interrogatorio, y en un breve auto de 14 páginas critica al fiscal José Grinda (fiscalía anticorrupción) que solicita prisión incondicional para Oleguer, de una manera increíble y con argumentos tan peregrinos como que Oleguer se caracteriza por un "notorio arraigo en España", "donde vive su familia y tiene relaciones profesionales”. Sr. De la Mata, por favor...

 

Este magistrado reconoce que Oleguer sigue delinquiendo en la actualidad y operando en paraísos fiscales, pero que no es merecedor de prisión ni de más medida cautelar que la retirada del pasaporte, medida esta que hasta el más neófito sabe que, en este caso, es absolutamente ineficaz. El magistrado argumenta que las circunstancias "no han cambiado", y en eso tiene razón, Oleguer sigue "trincando". Sr. De La Mata usted ha insultado mi inteligencia y seguro que la de miles de ciudadanos que, en vez de robar, pagan impuestos; también ha insultado la inteligencia del fiscal José Grinda, pero lo que es más grave, insulta a la UDEF.

 

Pero como no somos tontos del todo y no nos creemos estos extremos, las preguntas son obligadas. ¿Por qué tenemos la desagradable sensación de que el sistema judicial protege al clan Pujol cuando es notorio que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional (UDEF) no para de aportar pruebas en un sistemático y excelente trabajo que dura ya más de un lustro ¿Recuerdan cuando en marzo de 2013 el confeso delincuente Jordi Pujol preguntó ante los medios de comunicación aquello de “qué coño es eso de la UDEF”?, ¿Por qué los gobiernos de Felipe González taparon el caso Banca Catalana, que fue tan escandaloso que en su momento hizo dimitir al Fiscal General del estado? ¿Por qué los gobiernos posteriores no han activado a los fiscales que nombraban?.

 

Tres posibles explicaciones se me ocurren:

 

1) - El clan Pujol tiene en su poder tal nivel de información relacionada con la gestión de los gobiernos nacionales de diferentes legislaturas, que su blindaje es imprescindible incluso por encima de ley.

 

2) - El famoso 3% afecta a tantos miles de empresarios, ciudadanos e instituciones que revelar toda la verdad podría desestabilizar el sistema.

 

3) - Una combinación de 1) y 2).

 

Es posible que nunca sepamos toda la verdad, por lo menos hasta que el patriarca del clan fallezca. Pero lo que sabemos hasta ahora nos muestra un mayúsculo escándalo en el que todo apunta a la implicación de agentes sociales, políticos y jurídicos; los tres poderes en los que se sustenta el Estado de derecho partiendo de la premisa de su separación, el ejecutivo, el legislativo y el judicial. José Tarradellas lo avisó en privado, y décadas después Pascual Maragall lo denunció en el Parlamento de Cataluña.

 

La sensación de que ante la justicia existen algunos ciudadanos de primera y una mayoría de ciudadanos de segunda es inevitable.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress