Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel Molares do Val
Sábado, 21 de enero de 2017 | Leída 110 veces

Delito de odio

El Tribunal Supremo acaba de condenar a un año de cárcel y seis de  inhabilitación a un cantante por unos tuits agresivos contra Carrero Blanco y por pedirle aparentemente a la ETA y el GRAPO nuevas acciones terroristas.

 

César Strawberry, pintor, escritor y líder del grupo de música rap-ratonera Def con Dos, había sido absuelto antes por la Audiencia Nacional que vio en esos tuits una intención provocadora, rupturista y bromista de mal gusto, carácter que, en nombre de la libertad, no quiso castigar.

 

Una nieta de Carrero Blanco, el primer ministro de Franco asesinado por ETA en 1973, protestó esta semana contra la condena a otra tuitera por hacer chistes sobre el atentado a su antepasado.

 

Previamente se había archivado el caso de un antihigiénico okupa, concejal de Podemos en Madrid, que se reía con chistes nazis de las víctimas del Holocausto y de Irene Villa, víctima de ETA.

 

Sin embargo, hace pocos días feministas radicales pedían aplicarle a este cronista la legislación “contra el odio”, creyendo que podría acarrearle cárcel, por señalar que el primer asesinato de una mujer este año en España fue facilitado por su propia imprudencia.

 

Uno de los argumentos de Supremo contra Strawberry es que con sus textos contribuye a “crear odio”. Lo mismo que decían algunas extremistas de este cronista.

 

Peligrosísimo argumento contra la libertad que usan con éxito los islamistas en numerosos tribunales europeos para callar a quienes critican partes del Corán y los Hadizes que sus fanáticos interpretan como llamamientos al terrorismo.

 

Las leyes que persiguen la “creación de odio” --con excepción de las referidas al nazismo--, cuando se contradice lo políticamente correcto, usa el sarcasmo, o hiere sentimientos, incluyendo los religiosos, son suicidas.

 

Empiezan aceptándose por simpatía y solidaridad con los humillados, pero acaban creando inquisiciones, dictaduras que guillotinan todas las libertades de conciencia y expresión.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress