Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

La Verdad Ofende
Lunes, 23 de enero de 2017 | Leída 1123 veces

Donald Trump, la idiocia y la sumisión (islam)

[Img #10616]

 

La fotografñía que ilustra esta columna no admite interpretaciones. Ocurre en Washington DC. Varias mujeres islámicas colocan la bandera de la libertad americana como velo musulmán de sumisión (traducción de "islam") sobre las cabezas de mujeres libres americanas.

 

La manifestación (mundial) donde se tomó esta foto "por la libertad y los derechos civiles"  fue la #WomensMarch del sábado pasado, convocada por su co-presidente, la musulmana palestina Linda Sarsour (36 años) para protestar contra el “machismo misógino” de Donald Trump. Tal cual. Millones de personas acudieron a su llamada en los países occidentales.

 

Linda Sarsour, vinculada por su apoyo a Bernie Sanders, es una conocida activista relacionada con Hamas. Saltó a la fama, entre otras proezas en su lucha por los derechos civiles y la libertad de las mujeres, por pretender que la “sharia” (ley islámica) fuera reconocida como ley en los Estados Unidos, desde la "Asociación Árabe Americana de Nueva York”, que preside. En EE.UU. la conocen por ser parte de los "Intifada Brigade”.

 

Linda no esconde su abierto activismo antisemita, liderando campañas del declarado ilegal movimiento BDS (Boicot, Desinversión, Señalamiento) contra los judíos, y tras el ocaso de la administración de Barack Hussein Obama II, pretende ir al frente en la lucha por el feminismo y las minorías.

 

En esa batalla, el emérito Premio Nobel de la Paz Barack Hussein Obama II, deja un saldo desolador tras ocho años de mandato. No hubo un solo día sin guerra, deja Guantánamo abierto, las catastróficas primaveras árabes, una alianza con la tiranía cubana, la aparición y consolidación del DAESH (autodenominado Estado Islámico), una alianza nuclear con Irán, aliado de Venezuela y líder en el terrorismo iberoamericano (AMIA). Obama inauguró su mandato con una foto postrándose ante el rey Abdala de Arabia  Saudí, a quien permitió presidir la Comisión de los Derechos Humanos de la ONU.


Las contradicciones de los “lefties” americanos no son pocas. En los disturbios vividos en el día de la jura de Donald Trump, vivimos momentos gloriosos; banderas anarquistas ondeaban mientras se asaltaban comercios, se quemaban coches y se destruía mobiliario urbano. 216 detenidos y 22 policías heridos. ¿Se acuerdan del 15M?

 

Que Donald Trump es un fanfarrón de barra de bar poca duda cabe, pero olvidamos que un impero económico como el que levantó no se construye con fanfarronería sino con inteligencia. Ganó las elecciones con un 10% del presupuesto de Hillary - apoyada por todas las satrapías árabes gracias a ingentes donaciones – contra todo el “establisment”, la prensa, la CIA y el aparato del Estado, solo con su dinero y su estilo zafio y provocador.

 

Imaginen cómo han de estar los americanos de hartos para elegir a este señor. Su delito es ejercer -¿podemos?- de “macho alfa” en una sociedad idiotizada tras la nebulosa de los derechos civiles y la imposición durante ocho años de la ideología de una minoría LGTB (1.4% de la población).

 

Ha rechazado un nuevo “Air Force One”, un muy oneroso sueldo de presidente y ha acabado con el “ObamaCare" con la misma velocidad con la que Zapatero trajo de vuelta de Irak a la compañía de la Legión que construyó y mantenía un hospital de socorro en el teatro de operaciones (la guerra de Aznar). ¿Entienden las razones por las que le odian?


Para colmo, es hijo de una madre inmigrante que llegó fregando suelos y cumplió el sueño americano en su hijo; está casado con una mujer despampanante y también inmigrante; tiene un astronómico imperio económico y un gusto de nuevo rico, chabacano y ostentoso, típicamente americano a lo Jesús Gil de Marbella. Jamas se corta, siempre se jacta.

 

“Vamos a reforzar viejas alianzas y formar otras nuevas, y vamos a unir al mundo civilizado contra el terrorismo islámico que será completamente erradicado de la faz de la Tierra" anunció Trump en su discurso de investidura.

 

De momento, ya nos ha regalado momentos impagables:

 

Está acabando con el cirrótico hígado de los "Hollywood lefties”, consentidos y acostumbrados a lonchas de blanco caviar colombiano y a la falsa moral, quienes no terminan de digerir que en democracia, se pierde. En su último ataque de bilis, travestido de derechos civiles -la #WomensMarch- asaltaron las calles, pasearon activistas del terrorismo musulmán, pero, sobre todo, dejaron clara cuál es su idea de ejercer la democracia y cuáles es su aliado para promoverla: el islam.

 

Bienvenido, Mr. Trump.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
sam
Fecha: Viernes, 3 de febrero de 2017 a las 00:58
El articulo es el típico, manipulador y islamofobo, verá usted Islam significa sumisión a dios, no la sumisión en el sentido que quiere hacer usted creer. Una cosa es oponerse a la opinión única y ser critico y otra es ser grosero y un ultraderechista
Marcos Vásquez Mazzotti
Fecha: Viernes, 27 de enero de 2017 a las 16:34
Excelente artículo,es bueno saber que a pesar de la aplanadora mediática del pensamiento único hay gente pensante que se da cuenta de las cosas.

@MAZZOTTIPERU
www.latinoamericasiemprefiel.blogspot.com
Luis Olalde
Fecha: Viernes, 27 de enero de 2017 a las 08:06
Excelente artículo. Está Utd muy bien informado de nuestra esquizofrénica sociedad. Un saludo cordial

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress