Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Francisco López
Sábado, 4 de febrero de 2017 | Leída 167 veces

El fracaso del populismo de derechas en España (y III) Apuntes a Yolanda Couceiro Morín

Noticia clasificada en: Alt-Right Derecha Alternativa Nueva Derecha

Primera parte de este artículo

 

Segunda parte de este artículo

 

Artículo de Yolanda Couceiro Morín al que el autor hace referencia

 


 

V   EL MOVIMIENTO 15-M

 

Este es el punto más interesante y donde la discrepancia con la señora Couceiro es más completa. Si la izquierda se ha apoderado de aquel malestar popular, ha sido exclusivamente por la falta de madurez y visión política de la derecha alternativa.

 

En Europa, unos grupos habían mantenido precariamente los rescoldos de lo que hoy llamamos "identitario" y consiguen el éxito cuando entre las bases izquierdistas, mediante el tema de la inmigración, crean conciencia consiguiendo que una parte de éstas dejaran de movilizarse al grito de "¡que vienen los fascistas!" y que otra directamente les voten. Una vez que con ese apoyo directo o indirecto del tradicional elector de izquierdas se ha convertido el rescoldo en grandes llamaradas han podido atraer a los votantes de derecha y centro, convirtiéndose en fuerzas con capacidad de influir e incluso gobernar. Con la fidelidad perruna del votante del PP, superior a otras fuerzas de centro y derecha europeas, este proceso es la única posibilidad que tiene el espectro “alt right” de hacerse un hueco en el panorama político.

 

¿Qué han hecho los grupos españoles para reproducir este proceso? Muy poco y mal. No hay más que pasearse por las redes sociales para ver cómo todo el discurso político en materia de inmigración gira en torno el terrorismo islámico, delincuencia y violencia sexual, sharia, zonas “no-go”, etc. El problema es que en España no ha habido atentados islamistas, las únicas zonas “no-go” son un par de barrios marginales de Ceuta y Melilla, la delincuencia entre los colectivos inmigrantes es mayor de la media, pero no se ha desbordado a límites insufribles, y nuestros religiosos musulmanes son muy prudentes con el tema de la sharia para no poner en peligro la sumisión de la izquierda.

 

[Img #10701]En este contexto ¿cómo esperan los identitarios españoles lograr la neutralidad o incluso el apoyo de los votantes del PSOE y Unidos Podemos? Mientras no se degrade la situación en las calles, será imposible. Bueno, quizá ni por esas. En el último año, en zonas del sur de Madrid y otras localidades con alta inmigración como Salt se están generalizando mafias extranjeras que ocupan viviendas y hacen negocios, de tal modo que ya hay una autentica alarma social en algunas barriadas. Pues ni esto lo aprovechan.

 

El único campo en el que han intentado algo es en el de los mensajes "antiglobalización". Estos grupos siempre han sido proteccionistas, antiliberales, intervencionistas. Cuando decimos desde siempre, nos remontamos al franquismo del que se suele olvidar creó un Estado que controlaba férreamente todos los resortes económicos: la economía franquista se parecía más al programa de Podemos que al del PP. Esta coincidencia se ha convertido en un pesado lastre, dado que, al final, el tradicional votante izquierdista ve estas posiciones como una simple copia de sus principios y funciona la vieja norma política: se prefiere lo que se cree original, a la copia.

 

Mientras ponen todos los huevos en la cesta de la delincuencia y el yihadismo, el tema económico queda relegado en el debate. Si bien es temerario e injusto acusar al fenómeno de la inmigración de todos los males en economía, es innegable que la llegada desde el año 2008 de una inmigración preferentemente musulmana y africana, los agrava y dificulta su control, debido a su baja capacidad de inserción laboral y de trabajo femenino, en este último caso por razones religiosas.

 

En materia de asistencia social y empleo, ese votante de izquierdas joven que se ilusionó con el 15M está sufriendo en sus carnes el impacto real de la inmigración. Ya hay territorios donde más del 50% de las ayudas sociales se reparten entre los "nuevos ciudadanos" y, lo más importante, con fuertes incrementos anuales en los tres últimos años cuando en paralelo baja el desempleo (1).

 

Por otro lado, el proceso de precarización y disminución de salarios, no se puede entender sin la "inundación" del mercado de trabajo de varios millones de personas foráneas con poca o nula cualificación profesional, reduciendo salarios en los empleos más humildes y con un efecto de arrastre sobre el resto de la escala salarial. Y los votantes de la izquierda, también lo están sufriendo en sus carnes.

 

Sin poner el foco en esta realidad, sin crear entre las bases podemitas, socialistas y del nacionalismo, la sensación de que están siendo engañados y estafados por sus cúpulas, las fuerzas “alt right” españolas nunca se levantarán. Hoy, Le Pen recibe el apoyo del 35 % de los pobres ¿Alguien cree posible esto en España?

 

Finalizamos este apartado con un ejemplo ilustrativo. El grupo que hoy más "éxito" tiene, Hogar Social de Madrid, centra sus actividades en el centro de la capital, en especial en el elitista barrio de Salamanca, estando completamente ausentes de las zonas y barrios más degradados (2).
 

Cuarenta años después siguen con el mismo método  de Fuerza Nueva, obsesionarse en crecer en los bastiones de la derecha tradicional. La cosecha será la misma, fracaso abosluto.

 

CONCLUSIÓN

 

Si este tema es motivo de análisis y discusión política, se debe única y exclusivamente a que la izquierda, con una incompentencia y estupidez asombrosa, se sigue aferrando a los dogmas que están alimentando a la bestia. Hace unos días, Miguel Urban, dirigente de la corriente Anticapitalistas de Podemos, anunciaba que esta formación radicalizaría su posición en materia de inmigración. Otro ejemplo es la campaña "Abrid las fronteras" de EH Bildu [http://ehbildu.eus/es/noticias/en-profundidad/abrid-las-fronteras], invitando a 60 millones de “refugiados" (3) a venir a Europa. Los socialistas degollando al único que se atreve a hablar con sentido común y Ciudadanos, aterrorizado ante lo políticamente correcto. Todos, dando la espalda a ese 40 % de la población que ya se atreve a contestar en una encuesta que hay demasiados inmigrantes en España. He dicho “se atreve” porque la realidad que puede comprobar cualquiera en las redes sociales es que ese tanto por ciento en realidad ya sobre pasa el 50%. Un mínimo de 3 millones y medio de votantes de izquierda piensan esto: la bomba ya está preparada. Como pasó antes en Europa, sólo falta el detonador.

 

Pero la estupidez del adversario, no es suficiente. Más allá de problemas puntuales como los que ha explicado correctamente la señora Couceiro, estas fuerzas políticas no fructifican por problemas endógenos. Además de su tradicional debilidad organizativa, les afectan los siguientes factores:

 

- Incapacidad en materia de comunicación y mensajes.
 

- Escasa o nula preparación en estrategia política.
 

- Seguidismo a discursos foráneos sin una adaptación a nuestra realidad.
 

- Falta de visión a la hora de hacer crecer su base social entre sectores sociales afectados por la crisis económica, las propuestas inmigratorias de la izquierda y la delincuencia común, como son jóvenes, desempleados mayores de 50 años e inmigrantes ya establecidos en España de modo permanente.

 

Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible. En enero de 2017 el diagnóstico está claro: el populismo de derechas en España seguirá fracasando.

 


 

(1) Un ejemplo: durante 2016 la RGI vasca ha superado en 33 millones los 461 millones de euros presupuestados

 

(2) En este aspecto hay que reconocer que Yolanda Couceiro ha sido de las pocas personas de este mundo que se ha salido del guion, presentándose candidata en una localidad difícil como Portugalete. Aunque no llegó a la concejalía, su 3.24 % de votos, es un éxito con muy pocos precedentes en el mundo Alt Right, confirmando la hipótesis que sostengo

 

(3) No está mal recordar que los refugiados son una minoría. En Alemania tras la avalancha de 2015 calcularon que el 80 % eran inmigrantes económicos.

 

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
reflexión
Fecha: Viernes, 10 de febrero de 2017 a las 03:41
otro factor a tener en cuenta: tenemos los medios de "intoxicación" más traidores de Europa; cuando el otro día Ana Rosa Quintana justificaba la agresión a la chica de Murcia, no estaba haciendo otra cosa que retratar a la clase periodística española, o mejor dicho anti-española
Ramiro
Fecha: Sábado, 4 de febrero de 2017 a las 22:55
1. Me parecen muy interesantes los artículos, tanto los de doña Yolanda como los de este señor, que creo escribe también muy bien, y con una profunda reflexión de todo lo que expone.
Vamos, que no escribe a tontas y a locas.
ENHORABUENA A AMBOS. LO MERECEN. Y espero que algún líder o aspirante a lider de esas fuerzas los lea, pues seguro que le ayudarán a fijar claramente sus objetivos, prioridades y fines.
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress