Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

David R.
Viernes, 17 de febrero de 2017 | Leída 62 veces

Pinta dictador

[Img #10801]

 

Vistalegre II, patético espectáculo, vaya festival, precedido de una lamentable actuación en la Cámara baja, bronca entre Pablo Manuel y Errejón, que mientras les pagamos el sueldo, ocupando su escaño intentan dilucidar cuestiones claramente personales en su asiento de piel de cuero; todo vídeograbado, tiene narices y poca capacidad de asumir responsabilidades ante la sociedad, son diputados, y profesores en la universidad.

 

En el Congreso Vistalegre II ha ganado Pablo Manuel, y ha quedado muy claro que lo que se disputaban eran "poltronas", y no ideas. Es falaz pensar que existe un proyecto político; la disputa por los cargos remunerados es increíble, 150.000 militantes peleando por lo que todos sabemos. No se ha hablado de ningún proyecto político, ni de ningún programa, ni de ningún parámetro social o económico. La disputa era otra.

 

En la sombra, el "Rasputín" Juan Carlos Monedero, que si se corta las venas sospecho que no sale liquido de color rojo; y en la retaguardia, el delincuente Cañamero, que tiene algo que decirle a la Justicia de la que reniega, porque Cañamero dice estar por encima de la Ley, según él, pero este sindicalista que roba cuando le da la gana, gana más dinero que la media de los españoles, y está aforado.

 

Unidad y humildad, resueltas de Vistalegre II, y hasta el más tonto del pueblo sabe que lo que ha ocurrido no tiene nada que ver con la unidad, y hasta los perros que pasean por las calles saben que la humildad no es compatible con Pablo Manuel, porque su ego es tan grande que no cabe en este planeta. Es posible que vuelva ha consultar a su misterioso tronco y de resultas nos sorprenda con alguna revelación: valla pandilla.

 

Estos personajes están en otro campo de juego, pero, desde luego, no en el terreno de la democracia, pretender dar prioridad a "la calle" por encima de la actividad parlamentaria  puede ser un ejercicio político interesante, pero es poco democrático.

 

Se nos olvida con mucha facilidad las formas de financiación de Pablo Manuel: Venezuela, Irán, La Tuerca… Esta todo en las hemerotecas.

 

La ambigüedad de los significantes vacíos debe ser llenada, Pablo Manuel tiene mayoría en el Consejo de Ciudadanos, a ver si es capaz de definirse. Porque sin duda alguna su discurso está vacio de contenidos, y él lo sabe; no solamente no tiene ideas, lo que es peor es que no tiene proyecto. Por favor, estimados lectores, léanse los 394 puntos del súper utópico supuesto proyecto, está en Internet, por favor, lean (podemos.info - programa), les llevará unas cuantas horas, y no encontrarán fórmulas de financiación para tales fantasías, la aberración es increíble y la experiencia les resultará tremendamente alucinante, como si consumiesen una dosis de dietilamina de ácido lisérgico.

 

Su concepto de financiación se soporta en tres elementos: colaboraciones, crowdfundings y microcréditos. Peligro a la vuelta de la esquina.

 

Cuando lo lean, intenten concebir la posibilidad de llevar a cabo todas esas medidas (394) sin que el sistema colapse; dejen de votarles o sigan haciéndolo, pero, en cualquier caso, pónganse un paracaídas, por si acaso.

 

Pinta dictador.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress