Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ramiro Grau Morancho. Abogado. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
Viernes, 17 de febrero de 2017 | Leída 100 veces

La sentencia del caso Nóos: demagogia, populismo e injusticia

[Img #10807]

 

Tenía la vana esperanza de pensar que hoy iban a cambiar un poco las cosas, y que se impondría el Derecho sobre el estado de desecho en el que vivimos, pero no ha sido así.


Como soy pesimista, la verdad es que me temía, más o menos, lo que ha sucedido.


Una sentencia extremadamente benigna para el “Duque empal-mado” (le sale un año de prisión por cada millón mangado), más dura con su ex socio, que no tiene quien le proteja, y totalmente absolutoria, faltaría más, para la ex Duquesa, pero todavía Infanta de España, la ciudadana Cristina de Borbón y Grecia (omito cualquier tratamiento, pues a estas alturas, no creo que los merezca).


Y, por supuesto, hay que guardar las formas, se absuelve también a la esposa del otro socio, más que nada por el que dirán…


La noticia me ha sorprendido en una cafetería tomando el inevitable cortado de las mañanas, y la reacción del populacho allí congregado, oficinistas, parados de larga duración, jubilados, etc., me ha resultado francamente lamentable: se limitaban a leer en voz alta las penas en esa especie de tribunal popular que son las televisiones, en este caso concreto Antena 3, pero ni un comentario, ni una sola reflexión, ni mucho menos cualquier opinión, crítica o laudatoria, nada de nada.
 

Es evidente que estamos ante un pueblo de borregos, y que ese pueblo tiene un pastor, que se llama Rajoy. Y un amo, que es la irreal familia Borbón, que llevan más de trescientos años, que se dice pronto, viviendo a cuerpo de rey –y nunca mejor dicho-, de todos nosotros.


Hay un detalle morboso, irónico, o más bien satírico: la condena a Manos Limpias, el único acusador de la todavía Infanta de España (y de Suiza, pues vive allí, cerca de los dos millones de euros que dicen posee allí su padre) al pago de la totalidad de las costas para esta ciudadana, a la que, dicho sea de paso, creo que la mayoría de los españoles desearíamos no volver a ver más.

 

Esas costas supondrán la abultadísima minuta del despacho de ese “padre” de la Constitución, supongo que putativo, que no voy a nombrar pues me dan nauseas. Un urdidor de enjuagues de todo tipo, retorcido como él solo, y un auténtico hijo de… su madre. Gran amigo del Emérito –dime con quien andas y te diré como eres-, y que asumió la defensa como un compromiso personal con el ex Rey, pero que ahora por lo visto pretende cobrar de Manos Limpias.


¡Pues cómo no les embarguen el Apartado de Correos, que creo es lo único que les queda!
 

Como jurista, profesor de derecho, abogado, ensayista sobre temas legales, es decir, aprendiz de todo y maestro de nada, la sentencia me ha producido asco y ganas de vomitar. Y, por supuesto, mucha vergüenza ajena.


El propio juez Castro, magistrado instructor de la causa, y por lo tanto profundamente conocedor de la misma, ya ha dicho “que no entiende la sentencia”. Y yo tampoco (obviamente, salvando las distancias, pues yo soy un simple becario a su lado).


Teniendo en cuenta que la Infanta disfrutó de dos abogados defensores, dada la incompetencia del titular, y de otros dos abogados en las personas del Fiscal y del Abogado del Estado, ¿deberá pagar el sindicato los salarios de todos ellos…?


En ese caso, pido que se deduzca de nuestros impuestos el sueldo del Fiscal y del Abogado del Estado, a ver si así, por lo menos ahorramos algo, para poder devolverle a la ciudadana Borbón los gastos que ha tenido con este asunto.


En fin, España es ansí. Lo dejo por hoy, sin perjuicio de volver sobre el asunto cuándo esté más calmado.


Justicia a la española. Marca España.


www.ramirograumorancho.com

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Pedro
Fecha: Sábado, 18 de febrero de 2017 a las 13:10
Era una sentencia "predecible". De lo que se deduce claramente que hay no hay separación de poderes, ni existe un poder judicial realmente independiente, ni nada de nada.
Y lo peor de todo, pienso, es que el Tribunal Supremo todavía rebajará más las penas, con lo cual el asunto al final se quedará en nada.
PERO ESO SÍ, LOS ESPAÑOLES HABREMOS PERDIDO VARIAS DECENAS DE MILLONES DE EUROS, ROBADOS POR ESTOS BORBONES... (Pues la exigua cifra de 6 millones de euros no se la cree nadie).
Carmen
Fecha: Viernes, 17 de febrero de 2017 a las 23:24
Una penosa sentencia, de las que producen vergüenza ajena.
¡Se nota que estas señoras tienen ganas de ascender y promocionar en su carrera, y para eso hay que llevarse bien con el poder!
"Justicia" española.
Antonio
Fecha: Viernes, 17 de febrero de 2017 a las 23:01
Un artículo magistral.
Se puede decir más alto, pero no más claro.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress