Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Pablo Mosquera
Domingo, 19 de febrero de 2017 | Leída 66 veces

Oportunidad para el PNV

[Img #10819]

 

No es la primera vez que los gobiernos de España necesitan a los partidos nacionalistas para conciliar mayorías parlamentarias capaces de sacar adelante leyes que el ejecutivo nacional necesita disponer. Casi me atrevo a señalar que desde la recuperación democrática y constitucional los acuerdos con catalanes y vascos han sido necesarios para legislar y gobernar. Tuvieron un enorme protagonismo en el proceso constituyente, si bien desde posiciones distintas. Roca fue padre de la Constitución. Arzalluz y Garaicoechea, no quisieron estar en la pomada, pero sacaron partido a través de la Disposición Adicional que garantiza los derechos históricos de los Territorios Forales.


Con el transcurrir del tiempo, hubo momentos en los que el gobierno de España necesitó a CIU, quien siempre puso precio a la colaboración, añadiendo cierta imagen de seny o la recuperación del modelo Cambó. Aznar, sacó adelante su primera legislatura gracias al PNV, mandando de embajador a Sabin Etxea a su "general secretario" Álvarez Cascos. A la postre y por esas fechas, vascos y catalanes presumían de ser la derecha moderada y miembros fundadores de la Internacional Demócrata Cristiana Europea.


La etapa complicada entre gobierno de España y Gobierno Vasco se produce con Ibarreche y su intento baldío de autodeterminación para Euskadi. Debo recordar que por aquellos tiempos, nacionalistas moderados y radicales, coincidían en sus pretensiones de la construcción nacional del Estado vasco. La respuesta fue acertada. A ETA se le derrotó con la colaboración internacional tras el atentado de las Torres Gemelas. Al PNV se le advirtió sobre las consecuencias de la desobediencia al Estado Constitucional y los miembros de la Mesa del Parlamento Vasco -PNV,IU, EA- fueron inhabilitados.   


Mientras el PNV aprendió la lección y comprobó el peligro que suponía la llegada del partido de Otegui, tras renunciar a la violencia y obligar a la práctica disolución de ETA, moderando su discurso y buscando aliados constitucionalistas para gobernar Euskadi, el nacionalismo catalán se radicaliza. Llegamos a este momento histórico en el que la CUP -anarquistas- azuza al tigre en el que se han subido los antiguos convergentes, dispuestos a proclamar, por las buenas o por las malas, la república catalana o algo similar...


Y llegados a este momento el escenario nacional es el siguiente: el PP gobierna con un Parlamento complicado, debe buscar acuerdos para construir mayorías que saquen adelante los presupuestos ordenados por Bruselas; para tal cuestión negocia con C’s, CC y PNV. Esta vez no podrá contar con la abstención del PSOE, que entra en fase congresual.


El acuerdo con el PNV resulta mucho más fácil que otras veces. Está en juego el Concierto Económico y su derivada en el Cupo al Estado. Añádanse obras de envergadura como el tren -alta velocidad y soterramiento- o determinadas cuestiones judicializadas. Por de pronto, el PP ha movido fichas. Conversaciones desde el ministerio de Montoro, interlocución de Alonso que se ha quedado en Euskadi, renunciando a ocupar sillones en Génova. Cese del Delegado del Gobierno en Euskadi -hombre de Mayor Oreja- y sustitución por De Andrés -empezó siendo director general de la Juventud, conmigo, en la etapa del Gobierno Foral constituido en 1999-.   


Y es que a fechas actuales al PP sólo le queda convencer al PNV si quiere sacar adelante el proyecto de presupuestos generales del Estado para 2017, cuestión muy importante para cualquier Gobierno y más para la credibilidad de España ante las instituciones de Bruselas, o para dotar a los gobiernos regionales de los medios precisos a fin de financiar sus propias competencias en el marco de una sostenibilidad acorde con las demandas en materia de sanidad, educación, servicios sociales y cultura.


En el caso de Euskadi, desbloquear las relaciones con el Estado permite la discusión de las aportaciones de los territorios forales a las instituciones comunes, y poner en marcha la nueva legislación autonómica en materia municipal, lo que supone el nuevo espacio de financiación y competencias, tal como publicó el BOPV del 14 de abril del pasado año -una de las columnas de la estructura jurídico-institucional del autogobierno vasco- Por cierto, recomiendo su lectura al resto del Estado español, ya que una vez más Euskadi hace uso de su capacidad legislativa para ordenar y actualizar la autonomía local.


Lo que anunciamos es realidad. El Parlamento de la nación tiene pulso. Cada asunto se discute, antes le aplicaban el rodillo sin más. Las comisiones de investigación van a tener un enorme protagonismo. La financiación irregular de los partidos. La crisis de las entidades financieras y su rescate. La responsabilidad política sindical en la caída de las cajas de ahorros. La responsabilidad del Banco de España, que en casos como el de Banesto fue implacable y en casos como el de Bankia miraba para otro lado. Por fin, tengo motivos para sentir que las Cortes representan a la soberanía popular.


Y, por fin. Si al PP le queda un mínimo sentido del Estado, debe hacer todo lo necesario para evitar sumir al país en otro vacío por nueva convocatoria electoral cuando estamos a un paso del proceso de secesión en Cataluña, que requerirá de la presencia firme y unida de los tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress