Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Enrique Arias Vega
Miércoles, 1 de marzo de 2017 | Leída 73 veces

Un país sin autoestima

[Img #10887]

 

Ni usted no yo conocemos ningún país con menos aprecio por los símbolos nacionales que el nuestro. Ver una bandera española en nuestras calles resulta improbable y, por no tener, hasta carecemos de texto en nuestro himno nacional.

 

En mi época de aficionado a la NBA, en cambio, tuve que levantarme obligadamente de mi asiento al comienzo de cada partido de baloncesto mientras la megafonía emitía el oficial The Star-Spangled Banner. Es más: en aquella época, un conocido me impuso un pin con las banderas de Estados Unidos y de España entrelazadas. Ningún norteamericano se escandalizó por ello; el único que me increpó por esa acción “fascista” fue precisamente un español.


Como dice la investigadora Carmen González-Enríquez, del Instituto Elcano, seguramente este tipo de actitudes se debe al uso abusivo de los símbolos nacionales durante el franquismo. Pero también, digámoslo ya, a un absurdo complejo de inferioridad de lo español frente a lo extranjero, por una parte, y ante el localismo excluyente, por otra.


Así se explicarían expresiones como “eso no sucedería en un país serio”, ante cualquier acontecimiento que nos desagrade, la asociación de los símbolos nacionales al extremismo de derechas, la creciente oposición a todo lo que suene a “español” (desde las corridas de toros al uso del castellano en los territorios bilingües) y, en general, a la creencia de que aquí hay menos libertades, menos conocimientos y menos capacidades técnicas que en países a los que damos sopas con honda en esos aspectos.


Se trata, sin duda, de un sentimiento colectivo muy arraigado del que, por fortuna para ellas, carecen otras naciones. Su origen habría que remontarlo a la Reforma del Siglo XVI, como recoge la historiadora María Emilia Roca Barea, en su Imperofobia y Leyenda Negra, y concluye con la afirmación de que en América Latina hubo un genocidio cuando, en realidad, hoy en día hay allí más indígenas que cuando el Descubrimiento.


La única ventaja de este debilísimo sentimiento nacional radica, según, González-Enríquez, en que así no existe caldo de cultivo para el populismo derechista, como ocurre en Francia, Alemania y tantos otros países.
 

El que no se consuela, pues, es porque no quiere.
 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress