Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel Molares do Val
Jueves, 9 de marzo de 2017

Acosados por Podemos

[Img #10940]

 

La Asociación de la Prensa de Madrid ha denunciado la intimidación y amenazas de Podemos a los periodistas que informan de sus contradicciones ideológicas, corruptelas de financiación, de sus camarillas o de su nepotismo de alcoba estilo Perón, Ceaucescu, Kirchner, o los Ortega nicaragüenses.

 

La aparición de Podemos fue una fuente de noticias apasionantes para muchos medios, especialmente dos televisiones que se hicieron sus portavoces, Cuatro y la Sexta; creyeron que ese movimiento, nacido de las protestas callejeras de 2011 contra la crisis y la corrupción política, mejoraría el sistema democrático.

 

Se olvidaba entonces que, pese al enorme retroceso económico, España todavía continuaba dentro de su mayor época de prosperidad y bienestar de toda su historia.

 

Pero ahí estaban esas nuevas caras, entre otras, de Pablo Manuel Iglesias Turrión, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero; la mayoría funcionarios hijos de funcionarios o de la burguesía, con leyenda profesoral, aunque de asignaturas y temas "marías", más de tertulia que de investigación y estudio profundo.

 

De ahí su pasión por la televisión, por la palabra fácil y citas manidas atribuidas a autores equivocados que demostraban su mediocridad cultural: si el intelectual es el que crea textos recordables, esta gente no tiene ni un artículo o ensayo, ni siquiera una frase valiosa para la reflexión.

 

Podemos sólo sabe resaltar lo fácil y obvio: corrupción, pobreza, injusticia, lo que dicen los demagogos en un mitin que no aporta soluciones; así alcanzaron el poder sus inspiradores y financiadores Chávez y Maduro, además de los ayatolás iraníes.

 

Son incapaces de elaborar pensamientos complejos que conduzcan a propuestas económicas viables, y cuando los periodistas descubren su vacuidad se descontrolan.

 

Nos acribillan con insultos y amenazas desde sus teléfonos, ordenadores personales, y con su ejército de trolls y robots a los que les llaman “Nuestros Guerrilleros”. Comienzan con unos tuits y enseguida aparecen millares de fieras acosando al perseguido para destrozarlo.

 

Quieren callar a quienes conocemos los regímenes y los lemas que los inspiran y quizás teledirigen. Que callemos sobre el infierno al que nos llevarían de acercarse al poder, solos o en compañía del otros, como el tal Pdr Snchz.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress