Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Viernes, 10 de marzo de 2017 | Leída 113 veces
"Los niños tienen pene y las niñas tienen vulva, lo entendemos todos"

La primera española que se cambió de sexo respalda el autobús de Hazte Oír

[Img #10951]

 

La primera mujer a la que el Tribunal Supremo español permitió la reasignación de sexo, la gallega Charlotte Goiar, ha comparecido junto al presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, para respaldar el autobús informativo que puso en circulación esta organización para luchar contra el adoctrinamiento en la escuela en la ideología de género. "No entiendo por qué se censura este autobús, porque esto es lo normal. Desde pequeña he entendido que los niños tienen pene y las niñas tienen vulva", ha afirmado Goiar.

 

Charlotte Goiar asegura no entender "cómo se puede censurar el autobús", porque lo que se afirma en su campaña de publicidad "es una realidad biológica básica". "Estamos en el siglo XXI y la Constitución española reconoce la libertad de expresión", apuntó. Además, en su opinión, "los padres tienen el derecho a educar a sus hijos como quieran, y es que no se les puede imponer a los hijos barbaridades". "Es como imponer una religión a la fuerza; no es normal", añadió.

 

Goiar ha achacado al lobby LGTBI o transexual la pretensión de querer confundir a la gente. "Quieren hacer ver que lo anormal, como una niña con pene, que necesita tratamiento médico, necesita un diagnóstico, es algo normal, y promoverlo y llevarlo a las aulas", explicó. En este sentido, Goiar calificó de "tremendo" que se utilicen "fotografías explícitas de niños" para aleccionar en ideología de género.

 

Charlotte Goiar explicó durante su comparecencia que fue diagnosticada de una patología de intersexualidad congénita. "Es una patología real, que existe y está ahí y se denomina incongruencia de género por la Organización Mundial de la Salud. Pero, ahora bien, padecemos este tipo de trastornos menos del uno por ciento de los ciudadanos. Pero las asociaciones gays, lesbianas, transexuales y bisexuales, que están subvencionadas, quieren imponer sus postulados a la sociedad".

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress