Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

La Verdad Ofende
Sábado, 25 de marzo de 2017 | Leída 1598 veces

Gijón: antisemitas marxistas intentan convertir el Molinón en Berlín

[Img #11073]

 

Algunos deportistas de la selección multicultural de Israel:

 

-Munas Dabur, delantero árabe.


-Beram Kayal, centrocampista árabe.


-Eli Dasa, lateral judío, etíope.
 

-Taleb Twatiha, defensa, beduino.
 

-Bibras Nathko, circasiano musulmán.
 

-Maharan Radi, centrocampista árabe.
 

-Kenny Saief, mediocampista druso.
 

-Cinco jugadores sefardíes.

 

Berlin, 1 de agosto de 1939. Doce días después del inicio de la Guerra Civil que estalla tras el asesinato del líder católico de la oposición Calvo Sotelo, comenzaban los XI juegos olímpicos nazis ante la atenta mirada del socialista Hitler, quien rechazó entregar personalmente las cuatro medallas ganadas por el atleta negro Jesse Owens, integrante de la selección multirracial norteamericana.

 

España no fue a aquellos juegos, dicen unos que por la guerra, otros que por boicot a Hitler. Tal sería el sesgo ideológico del sovietizado Frente Popular, quienes tras saquear España y huir a la URSS en 1939, vieron que Stalin se aliaba con Hitler (Molotov-Ribbentrop) e iniciaba la II Guerra Mundial asaltando la pacífica democracia polaca. Bajo ese cinismo ideológico marxista, ayer otra selección multicultural, de otra nación democrática, 70 años después, sufrió un "intento de asalto" del nuevo Frente Popular.

 

Son los herederos ideológicos de aquel marxismo que reventó las elecciones de 1936 y liberó a los asesinos golpistas de 1934. Hoy, el nuevo Frente Popular, además de señalar e insultar en redes a periodistas, políticos y tuiteros, ha llevado a cabo su última "hazaña": acosar a deportistas de visita en nuestro país. El "escrache" rojo de Gijón promovido desde los colectivos BDS reunió apenas a 900 antisemitas que hicieron el ridículo tras una curiosa pancarta; "Tarjeta roja al apartheid israelí" señalando al único y minúsculo estado multicultural, democrático, libre, feminista, LGTB y aconfesional de todo Oriente Medio, Israel, un país además amigo y aliado de España.

 

Para quien no lo sepa, el 13 de noviembre de 2015, el marxista BDS que hizo el ridículo ayer en Gijón, fue el responsable directo del señalamiento a la discoteca Bataclan en París, de propiedad judía (no israelí). Allí, 89 personas, casi todas judías (no israelíes) y todas desarmadas e indefensas fueron castradas, destripadas, decapitadas y descuartizadas por los del "tu odio, mi sonrisa" musulmán, del mismo y cobarde modo que hacía el “frentepopulismo” asesino de retaguardia con las indefensas monjas y los curas, aquel crimen vivido en España hasta 1939 y que hoy amaga volver.

 

Es importante poner nombre y rostro a quienes en España alientan las discordias, pretenden perturbar la paz social en las calles y la convivencia con las comunidades sefardíes que están retornando a Sefarad (España).

 

Carnen Moriyón es la alcaldesa del consistorio de Gijón que aprobó de la mano del comunista Carlos Gonzalez Pensalba una declaración de apoyo al BDS, germen del intimidatorio matonismo marxista de ayer en Gijón, una civilizada ciudad de 280.000 españoles que les dio la espalda con contundente claridad.

 

El BDS se financia, ademas de por la izquierda europea vía pervertir los impuestos de todos, por el totalitarismo mahometano iraní que promueve dicho boicot contra el judío. Hace dos días fue arrestado por defraudar impuestos nada menos que su líder, Omar Barguti, quien boicotea en libertad a Israel acusándola de “apartheid” desde Israel, donde reside.

 

El fracasado acoso de ayer no es algo puntual. En España se asaltan universidades, se hacen escraches a partidos de fútbol, a autobuses, a charlas y conferencias de políticos, a líderes de opinión y periodistas o a cualquiera que se signifique contra las tesis que defiende su totalitario marxismo cultural.

 

[Img #11074]

 

La Plataforma "Tarjeta Roja contra Israel" la componen quince grupos de corte marxista, apoyados desde el consistorio de Gijón y la lideran Ángel Alonso y Miguel Ángel San Miguel, los nuevos “camisas pardas” disfrazados de pacifistas que encabezan el cínico señalamiento al judío en Asturias "por apartheid".

 

En la multicultural selección israelí juegan drusos, etíopes, judios y beduinos, sudaneses, cristianos y negros, señalados ayer por quienes dicen defender los derechos civiles también de las mujeres, la libertad de expresión, la democracia, la multiculturalidad y los derechos humanos inexistentes en los estados islámicos. Es la eterna hipocresía marxista.      

 

La manipulación política del deporte que fracaso ayer en "el Molinón" ensucia el mejor fútbol del mundo, imponiendo la mentira frente a la verdad de las libertades en Israel, o las que aun hoy disfrutamos en nuestra imperfecta y criticada democracia, esa de la que no gozan iraníes, cubanos o venezolanos, aliados y referentes políticos de los BDS.

 

El silente apaciguamiento complice que practica Moncloa ante los asaltos marxistas a la libertad de todos y el señalamiento a Israel, nos coloca, por culpa de esta persistente chusma totalitaria y la cobardía gubernamental en la ONU, al nivel de los peores genocidas del siglo XX.

 

Y así como dejamos en el olvido a las víctimas del crimen impune de ETA, del mismo modo permitimos, o colaboramos desde nuestra diplomacia, con los intentos de señalamiento a los de siempre, los judíos, por los de siempre, la envidia totalitaria marxista o islámica, también desde los ayuntamientos.

 

La irresponsable indolencia de los españoles hace esteril la siembra de un incierto mañana, una cobardía travestida con la eufemística toga "pacifista"; esa estafa inventada por ideólogos de izquierda, que infringen tan pronto se adueñan del poder, para imponer con violencia sus ideas.

 

"Una nación de ovejas siempre engendra un gobierno de lobos". Eduard R. Murrow.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress