Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Yolanda Couceiro Morín
Lunes, 27 de marzo de 2017 | Leída 2241 veces

El síndrome de la solidaridad suicida

[Img #11085]

 

Probablemente, muchos de nosotros, comentando casos y noticias de actualidad, hemos usado esta expresión: "Nuestra sociedad está enferma". Y efectivamente, hay muchos indicios de que eso es cierto, y que igual que los individuos enferman, las sociedades (que son un conjunto de individuos como los individuos son un conjunto de tejidos) también lo hacen.

 

Sin embargo, mientras que en los individuos puede haber enfermedades con síntomas claros e inequívocos (y también otras de signos difusos), en las sociedades siempre es mucho más difícil determinar las señales de la enfermedad.  Según la RAE en su primera acepción, un síndrome es un "conjunto de síntomas característicos de una enfermedad o un estado determinado". Y en la segunda nos dice que un síndrome es un "conjunto de signos o fenómenos reveladores de una situación generalmente negativa". Pues bien: podemos afirmar que nuestra sociedad, europea en general y española en particular, padece lo que bien podríamos llamar el "Síndrome de la Solidaridad Suicida". Como en las enfermedades de los individuos, una vez establecido el diágnostico, poner o no remedio es nuestra elección. Pero de no hacerlo, las consecuencias pueden llegar a ser fatales.

 

Una de las mayores dificultades a las que nos enfrentamos en este caso es que no sólo no hay voluntad de curación, sino que desde instituciones y medios diversos comprobamos que este síndrome no sólo ha sido buscado, cultivado, fomentado y desarrollado por las clases dirigentes, sino que se castiga, sanciona y penaliza a todo aquel que intenta la curación del resto de sus compatriotas, o cuanto menos de advertirles de su mal. La finalidad parece clara, aunque hay numerosas teorías con mayor o menor fundamento, y es provocar lo que se ha venido en llamar "la Gran Sustitución", en todo caso la destrucción de los fundamentos culturales, raciales y étnicos de las sociedades occidentales. Y esto da lugar a una situación insólita y perversa: es el propio pueblo el que camina, feliz, a su exterminio, sin levantar la voz ni salir del carril por el que se le ordena caminar. Las escasas voces disidentes de los que pretenden despertar al rebaño de su letargo y forzarlo a rebelarse contra esta situación y llevarlo a su curación y supervivencia son enseguida extinguidas mediante leyes elaboradas a tal efecto.

 

En todo caso, al igual que muchas enfermedades no se adquieren de la noche a la mañana, sino que precisan de unos hábitos insanos mantenidos en el tiempo, el "Síndrome de la Solidaridad Suicida" no ha nacido en las sociedades de un día para otro. Ha sido necesario que durante décadas se lleve a cabo un trabajo que podemos llamar "en la sombra" (y ahora con mucho menos disimulo), encaminado precisamente a anular la capacidad de pensamiento y racionalización de los europeos en general y los españoles en particular, aunque es quizás en España uno de los países donde esta labor ha tenido más éxito, probablemente por el buenismo de matriz cristiana de un país que hasta hace poco se declaraba como tal. Y de hecho, esta labor de cretinización y estupidización del pueblo ha sido recompensada con unos resultados magníficos en nuestro país.

 

Veamos un ejemplo concreto, "recién salido del horno". La reciente manifestación en Barcelona en la que decenas de miles de personas han salido a las gritando que querían acoger inmigrantes, merece una reflexión.

 

Esta manifestación a favor de la acogida de los famosos "refugiados" ha sido hasta ahora la más numerosa, pero sin duda no será la última, vendrán otras de similar naturaleza y distinto calibre. Y eso es así porque nuestra sociedad está enferma de "solidaridad", afectada en grado profundo de eso que llamamos el "Síndrome de la Solidaridad Suicida". Pero nadie en su sano juicio puede creer un instante que el motor de ese despliegue de exhibicionismo indecente e hipócrita esté motivado por algún sentimiento noble y desinteresado. Se trata de otra cosa. El rebaño no se pone nunca en marcha más que en tropel. ¿Cuántos de estos "generosos" y "solidarios" se han ofrecido a acoger a un "refugiado" y costear su manutención durante el tiempo necesario? La respuesta es: ninguno.

 

Vivimos en un mundo dominado por la cultura de las apariencias, la superchería. La simulación, la representación y la exhibición substituyen la acción real. Con aparentar, con declamar buenas intenciones ya se ha cumplido, la gesticulación de nuestro tiempo dispensa de la verdadera acción, en realidad la sustituye. No hay aquí nada contradictorio con la pretendida dirección y motivación de esa tendencia. El "Síndrome de la Solidaridad Suicida" no tiene por qué estar basado en nada sincero, es más: la realidad apunta hacia lo contrario. Es una especie de desvarío, individual y colectivo. Pero dejemos este aspecto de la cuestión de momento, ya que la autenticidad o la falsedad que anima ese movimiento no cambia en sustancia gran cosa a lo principal. Estamos frente a un trastorno sicológico y moral: en definitiva, ante una auténtica enfermedad.

 

En cualquier caso, analicemos lo más objetivamente posible no ya la manifestación de ese día, y las que vendrán en días venideros, sino todo el conjunto de esta sociedad española que se muestra enferma de solidaridad. Porque la solidaridad, entendida así, no es una virtud moral, sino una enfermedad suicida que nos lleva a la destrucción. Estas palabras pueden sonar fuertes, pero seguro que a más de uno le ha venido a la memoria la conocida fábula de la rana solidaria con el escorpión, que no cuento aquí (y que en caso de que alguien no conozca, encuentra con una simple búsqueda en internet). La manifestación del otro día (y las que vendrán, sin duda, después) no pasan de ser una mera repetición de la fábula mencionada: una forma de entender la solidaridad que es suicida. No toda la solidaridad es suicida, claro está. Pero hay formas de ser solidario que llevan a la propia destrucción.

 

Aunque son numerosas y complejas las causas que han llevado a nuestra sociedad a padecer este "Síndrome de la Solidaridad Suicida", hay una sola consecuencia: la destrucción de la sociedad que lo padece. El genocidio silencioso de toda una civilización en beneficio de otras culturas y sociedades, a las que entregamos felices nuestra casa y el futuro de nuestros hijos. Esta crónica tampoco va a cambiar nada: cuando uno está empeñado en destruirse, lo consigue. Da igual que sea persona o sociedad, la única diferencia es que en el segundo caso el proceso es mucho más lento porque no todos los individuos que la conforman van al mismo nivel. Estas líneas sólo pretenden dejar constancia de que fuimos conscientes de lo que pasaba y aunque quisimos evitarlo, no pudimos.

 

Lo primero que viene a la cabeza al ver este tipo de manifestaciones como la de Barcelona es que allí se unen gentes de ideologías políticas o religiosas diversas y hasta contrarias, o incluso contradictorias. ¿Qué lleva a estas personas a elegir la destrucción del futuro de sus hijos? ¿Qué lleva a una sociedad a desear morir como tal, y ceder el puesto a otras culturas que se impondrán a la nuestra, eliminando muchos derechos conseguidos a lo largo de siglos? ¿Qué lleva a los padres a pedir un porvenir peor para sus hijos o sus nietos? ¿Cuáles han sido los pasos que han propiciado esta deriva letal? ¿Por qué una civilización que en tiempos fue racional, grandiosa, poderosa, invencible, hoy camina hacia su fin como un cordero al matadero sin hacer -y sin querer hacer-  lo más mínimo por evitarlo?.

 

Por supuesto, la formulación que se hace la gente ante los medios no es tal y como la exponemos aquí. Ninguna de las personas que asistieron pensarían eso, pero la realidad tiene una característica esencial y única: es como es, aunque no queramos verla. Podemos disfrazarla de milongas y músicas celestiales, pero la realidad, tozuda y persistente, acaba imponiéndose con crudeza descarnada a los más sublimes ideales. Y la realidad en este caso es que somos la rana de la fábula, sólo que no es el escorpión el que nos pide que le llevemos, nosotros somos quienes le suplicamos que se digne subir a nuestra espalda para poder asestarnos el golpe final. Y, como en la fábula, cuando queramos darnos cuenta, ya será tarde. Apenas habrá tiempo para lamentarse.

 

Las gentes que participaron en esa manifestación lo hacían presuntamente por ansias de solidaridad. Curioso que esas mismas personas no se interesen -ni se manifiesten, por supuesto- pidiendo pagas dignas para los jubilados que se han pasado su vida trabajando duramente para verse luego en la vejez abandonados muchas veces por la propia familia, muchas más veces por los políticos de turno, y casi siempre por la sociedad que los considera un estorbo o incluso un lastre para que determinadas formaciones políticas tengan más votos. Curioso que esas mismas personas no se manifiesten tampoco por pedir un trabajo digno para los millones de españoles en paro. Curioso que esas mismas personas tampoco tengan la menor intención de protestar por los recortes en Sanidad, en Educación, en Infraestructuras, que sufre nuestro país cada año. Curioso que no les importen demasiado los niños españoles que, por estar sus padres en situación económica precaria, crecen bordeando la pobreza. Curioso que muy pocos se ofrezcan a dar unas monedas para la causa (ser solidario mola cuando se usa el dinero ajeno, por supuesto). Y ni mucho menos se ofrecen para acoger en su casa a uno o más refugiados.

 

No hay dinero para los jubilados, no hay dinero para escuelas ni hospitales, no hay dinero para contratar médicos en verano en muchos sitios, no hay dinero para crear empleo, no hay dinero, pero... ¡pedimos refugiados! Refugiados a los que hay que darles una paga que no se da a los españoles, una comida que se niega a los españoles, una casa que muchos españoles no pueden pagar, una Sanidad que muchos españoles no tienen gratuita y que cada día que pase será más escasa y de peor calidad al paso que vamos. Los recursos no nacen en las macetas, y los sufridores pagadores de impuestos ya pronto no tendrán ni para vivir dignamente.

 

Imaginemos el hipotético caso de una familia que, como no puede dar de comer a los hijos de su vecino y a los suyos, decidiera dejar morir de hambre a sus hijos para poder alimentar a los del vecino. Si el tema llegara a la prensa, muchos padres y madres se escandalizarían de que alguien decida dejar morir a sus hijos dando su comida a otros niños. Seguramente los servicios sociales les retirarían la custodia. Aunque los padres se defendieran argumentando que lo hacían por solidaridad, la condena social sería, con total seguridad, unánime. Sin embargo, cuando esto mismo se hace a nivel social, cuando un pueblo se desentiende de sus vecinos, de sus paisanos, de los jubilados, de los parados, para acoger a otros... ¡eso es solidaridad, de la buena y verdadera! Lo condenable ha pasado a ser lo encomiable. La sitemática inversión de los valores es el signo inequívoco de la decadencia de las sociedades.

 

Podemos entender a las oenegés, que viven del negocio de la solidaridad. Negocio que mueve millones y millones de euros y que deja seguramente buenas ganancias a algunos. No hay más que recordar cuántas oenegés han sido "pilladas" por no dedicar el dinero recibido a lo que se suponía que debía dedicarlo. E incluso hay oenegés que piden ¡hacer testamento! a su favor para que ellos puedan "seguir ayudando a otros". Los que viven de este negocio y reciben subvenciones por cada refugiado que atienden, es normal que pidan más. No moverán un dedo pidiendo mejores pensiones para los jubilados, o más parques para pasear, o menos recortes en Sanidad, o un salario digno para los trabajadores..., porque eso no lo pueden traducir en dinero: no les es rentable. Con ellos no se puede razonar: no renunciarán a su medio de vida, a sus privilegios. Entre ganar dinero y no ganar dinero, para ellos no hay dilema posible.

 

También podemos entender a los buenistas, que padecen una forma especialmente grave de estupidez. El buenista es el que dice que "todos somos iguales" o que "no hay fronteras" o que "todo el mundo es bueno", o que "el diálogo soluciona las cosas". Estos buenistas se olvidan  de que no todos somos iguales, porque pertenecemos a culturas distintas, y si sacas a un hombre o una mujer de su entorno y lo pones en otro diferente, el proceso de adaptación puede ser largo y difícil o incluso puede no tener nunca éxito. La mayoría de los que vienen a nuestros países no se integran y no tienen interés en hacerlo. Siguen comiendo lo que comían, vistiendo como vestían, celebrando sus fiestas y escuchando sus músicas... y pensando y actuando como si nunca hubieran salido de sus países.

 

Estos buenistas también se olvidan de que las fronteras existen, y que existen para proteger a los que viven dentro, no para impedir que entren de fuera. Como las puertas de una casa están para proteger a sus habitantes cuando las cierran, y para impedir que entre o salga nadie de la vivienda sin el permiso de los dueños. Y seguramente, ellos, pidiendo que no haya fronteras, bien que cierran las puertas de su casa para dormir tranquilos.

 

Es curioso que los partidarios del "no hay fronteras" no se den cuenta de que eso es precisamente lo que quieren las multinacionales, los traficantes de personas, los mercaderes de almas, los compradores y vendedores de vidas: que no haya fronteras para que puedan seguir enriqueciéndose más. ¿Habrá algo más contradictorio y absurdo que una persona solidaria negando fronteras? Los buenistas también se olvidan de que no todo el mundo es bueno, pero hay más: las costumbres de unos grupos humanos, lo que para unas culturas está bien (un ejemplo actual, la ablación de clítoris), para otras puede ser aberrante. En fin, los buenistas se olvidan de muchas cosas porque su enfermedad mental les hace vivir en un mundo utópico y de fantasía que ellos creen real. Tampoco con ellos se puede razonar: no viven en esta realidad.

 

Podemos entender que en esas manifestaciones haya, como no, endófobos, es decir, gente que odia su propia cultura. Los endófobos consideran a su cultura -en este caso la europea- culpable de casi todos los males que suceden o  sucedieron en el mundo: la cultura europea es para ellos opresora, esclavizadora, oportunista, imperialista, colonialista, o como se dice ahora más recientemente, heteropatriarcal y machista. La endofobia, como actitud, es estúpida y carece de razón de ser. Por un lado, porque es ridículo explicar la historia pasada con el pensamiento actual. Hacerlo demuestra una escasa capacidad de raciocinio, además de una penosa formación intelectual. Hoy, determinados hechos de la historia pueden parecernos anormales o aberrantes, pero en su época se consideraban normales. Juzgar a nuestros antepasados con las leyes de hoy es, cuanto menos, infantil. Esta actitud endófoba lleva en muchas ocasiones a entonar el "mea culpa" por cada niño ahogado, o por cada bomba puesta en países en guerra, o por cada niña muerta de hambre en países africanos, o por el descubrimiento de América o la victoria de los Reyes Católicos. Y la consecuencia final, el deseo de destruirla, poniéndose de parte de "los otros". Sin razones, por tripas. La endofobia es odio, y ese odio es algo inexplicable con la razón.

 

Por otro lado, la actitud endófoba es única y exclusiva de europeos hacia la cultura europea. Ninguna otra cultura o civilización actual renegará de sus antepasados, hicieran lo que hicieran: sacrificios humanos, canibalismo o cualquier aberración que se nos ocurra. Sólo los europeos reniegan de su cultura. Igual que con los anteriores, con ellos no se puede razonar: el odio ciega.

 

No podemos entender que en esas manifestaciones haya gente que no pertenezca a uno de esos tres grupos mencionados arriba: el interés, la estupidez o el odio. Nada sano, nada elevado, nada generoso, nada inteligente: lo contrario de la propaganda oficial.

 

Los medios han contribuido enormemente a pervertir el concepto de solidaridad. Primero, se ha sobrevalorado la solidaridad como la meta y el fin más deseable de todos los fines y metas. Ser solidario es "lo más". Aunque la solidaridad no pasa de ser una cuestión moral, un valor: se puede elegir ser solidario (y en ese caso, con quién o quiénes) o ser insolidario. Ninguna ley puede obligarte a dedicar tu tiempo o tu dinero a la lucha por la supervivencia de la foca ártica o la reproducción del caracol camboyano, por poner dos ejemplos. Elegir una causa u otra en la que volcar nuestro tiempo o nuestro dinero es algo voluntario que depende de nuestra formación, nuestros valores religiosos o éticos, nuestra personalidad, nuestro entorno.... Es algo elegido y elegible, particular por tanto. Sin embargo, por obra y gracia de los medios, ser solidario pasa a ser, de algo personal o particular, a un tema social con dimensiones diferentes. Lo que era una elección por tu parte ahora pasa a ser cuestión de "justicia": ser solidario ya no es una opción, es casi una obligación a cumplir nos guste o no, como pasa con la ley.

 

Esto se ve claramente si preguntamos a alguien qué es lo peor que puede ser una persona. Probablemente no responderá "asesino de ancianas, torturador de inocentes, violador de niños...". No. Es más probable que diga que lo peor de lo peor es ser intolerante, xenófobo, neonazi, racista, insolidario. Adjetivos que son del orden moral o simplemente conceptos intelectuales acaban convirtiéndose, por obra y gracia de la manipulación mediática, en delitos capitales; mientras que los auténticos delitos reales carecen de esa connotación.

 

El primer paso para destruir un valor e imponer su contravalor, es siempre la manipulación del lenguaje. Potenciar unos significados y denigrar otros. Así, convertimos en el mayor pecado de nuestros días la intolerancia, la xenofobia, el racismo, de manera que los peores delincuentes en el nuevo orden no serán los asesinos de ancianos, los violadores de niños, los torturadores de inocentes... Pero no, el peor y más grave delito es ser intolerante, xenófobo o racista, o lo que el Sistema entiende como tal. Porque ser racista, xenófobo o intolerante, es hoy en día cualquier idea, palabra u actitud contrarias a las leyes liberticidas de la corrección política y a los enunciados del pensamientos único de donde derivan aquellas. Por supuesto, la manipulación del lenguaje cuenta con la complicidad de los medios pesebreros, al servicio siempre de quién pague las subvenciones.

 

Una vez que la solidaridad deja de ser una cuestión personal y se convierte en social, hay que dar una vuelta de tuerca más. Porque claro, ser solidario sin más no interesa al Sistema. A nadie le importa que ayudes a focas o caracoles, o ya puestos, a otros españoles necesitados. No. Este nuevo paso manipulador consiste en convencernos de que para ser solidario entre los solidarios tenemos que acoger a "refugiados". Curiosamente, no se nos dice que esos refugiados vienen de países cercanos a otros prósperos, con medios para atenderlos y de cultura y religión similar, y que ir a esos países sería la opción lógica y natural. Parece que algo tan evidente lo ve cualquiera. Por eso es necesario nuevamente la complicidad de los medios. Pongo un ejemplo: sabemos que determinadas asociaciones ayudan con preferencia a españoles. En los medios, al hablar de ellas, siempre se les pone la coletilla de "neonazis", "extrema o ultraderecha", "fascistas"... . La consecuencia es que, como en un falso silogismo, la gente ignorante y sin capacidad crítica (es decir, la mayoría) acaba asimilando que ayudar a españoles es de neonazis o fascistas, y, como sobre esas palabras se ha asimilado una connotación negativa, nadie querrá ser tachado de neonazi o xenófobo, y por tanto, no querrán ayudar a españoles. A las focas las puedes ayudar, pero ¡no a españoles! Ese mensaje poco a poco va calando en el subconsciente colectivo: ayudar a extraños es solidario y progresista, en cambio ayudar a españoles es fascista y racista. Como tantas incoherencias que hemos ido desgranando en este texto, no deja de ser curioso que oenegés que sólo ayudan a extranjeros, y exclusivamente a extranjeros, jamás sean tachadas de racistas, cuando según ese criterio que ellas mismas aplican, lo serían. Pero el poder de los medios sobre la gente aborregada es casi infinito.

 

Por si alguien con neuronas aún razonara como lo hacemos aquí, los medios procuran cuidadosamente fomentar la visceralidad, el sentimentalismo, evitando escrupulosamente el aspecto racional de los hechos. Si la opinión pública empieza a preguntarse si realmente podemos acoger a tantos presuntos refugiados, los medios no tardan en mostrarnos alguna noticia convenientemente aderezada de sentimentalismo para revertir esa opinión. Los protagonistas de estas noticias suelen ser siempre niños: un niño ahogado en una playa, una niña rescatada en un bombardeo (se da el caso de que una agencia de noticias comprobó que se había usado a la misma niña en tres "bombardeos" diferentes en tres cuidades sirias distintas). La noticia es lo de menos, lo importante es una foto impactante que pueda incendiar las redes sociales, arrancando comentarios pasionales sobre la maldad occidental, acompañados de discursos lacrimógenos, golpes de pecho.... Si cualquiera investiga la veracidad del hecho o cuestiona que eso signifique tener que aceptar más inmigración, no se le da una respuesta racional, sino un simple y demoledor "¡No tienes corazón!" (como si eso fuera lo más grave) y finalmente el clásico "¡Eres un racista!". No hace falta más que poner la tele o leer cualquier periódico para ver cómo se manipula la sensibilidad hasta convertirla en sensiblería, y por tanto, en irracional. Porque con lo irracional no hay argumentos válidos. Por eso nuestra sociedad ha dejado de ser una sociedad racional. Una sociedad entregada a la emoción y al sentimiento por sistema y opuesta a la racionalidad es una sociedad acabada, destinada a todos los desórdenes, desequilibrios y conflictos.

 

Y ya lo hemos conseguido casi todo. Hemos conseguido una sociedad estúpida, sensiblera, incapaz de racionalizar los hechos. Una sociedad que acepta lo que dicen los medios sin cuestionarlos. Hemos conseguido que esa sociedad sensiblera reaccione visceralmente ante el dolor real o supuesto (mediáticamente aderezado) de los ajenos a ella, pero no ante el dolor de los que pertenecen a su propia sociedad. Hemos conseguido que ayudar a los ajenos sea "lo más", y que quien no lo haga, se convierta en un desecho social. Hemos conseguido que nadie se atreva a protestar. Hemos conseguido que la sociedad camine hacia su fin. Porque, en definitiva, cuando nos preocupamos más de los de fuera que de nosotros mismos, es que no nos sentimos pueblo, no nos sentimos sociedad, estamos disgregados, desunidos, atomizados. Si no nos importan los jubilados, los parados, los niños al borde de la pobreza o sumidos en la miseria, si no nos importan la cantidad de familias que pasan necesidad, los recortes continuos, los despidos, si no nos importan los nuestros, pero sí los que vienen de fuera, es que no somos sociedad, no somos pueblo, somos simplemente gente viviendo en un sitio, turistas en un hotel, nómadas sin destino, elementales organismos ambulantes sin verdadero contenido, sin auténtica alma, simples habitáculos vacíos, cajas de resonancia de los mantras y las consignas de los dueños del juego, los amos del discurso, marionetas y peleles de la voluntad de los que mandan de verdad.

 

 Y eso es señal de que estamos enfermos, moribundos, acabados.

 

Sigue a Yolanda en Twitter: @yolandacmorin

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
11 Comentarios
Juan Pérez de Mungía
Fecha: Sábado, 15 de abril de 2017 a las 08:35
http://www.periodistadigital.com/opinion/columnistas/2017/02/23/la-mafia-del-buenismo-social.html
Pau
Fecha: Viernes, 14 de abril de 2017 a las 20:21
Pues yo doy gracias al 'rebaño' que es nuestra sociedad como usted dice, porque lo raro en este siglo que vivimos, es no ver como algo normal y de sentido común estos movimientos de ayuda a gente que está viviendo una GUERRA en su país.

Menos mal que en España existe gente abierta de mente, con un mínimo de empatía y sentido de la solidaridad que educa a sus hijos en esos valores.

Ayudar a los demás y compartir lo poco o mucho que se tiene no entiende de fronteras señora.

Que pena que a usted no se lo hayan inculcado. De paso infórmese mas de la labor que llevan a cabo las ONG, gracias.

Gregoriano
Fecha: Lunes, 3 de abril de 2017 a las 01:24
Comparto los síntomas que identifica su estupendo artículo, pero en parte discrepo del fondo. Me explico:

•El ser humano no puede sobrevivir en solitario, y su cerebro está construido en consecuencia.

•Los grupos humanos son jerárquicos: un % pequeño de individuos son aptos para gestionar o razonar lo colectivo con objetividad, y liderarán a la mayoría, incapaz de ello.

•Cuando piensa en política la mayoría es incapaz de separar razón de sentimientos, filias y fobias viscerales. Es fisiológicamente incapaz de lidiar con problemas colectivos con la eficacia con que lidian con los personales. Este es un mecanismo evolutivo de supervivencia destinado a agrupar y fidelizar al individuo en el grupo y homogeneizarlo.

•Estos mecanismos no han cambiado y son iguales en nuestra sociedad y en otras. Los líderes occidentales los conocen y los están utilizando para conseguir que actúe en su propia contra, aprovechándose de su idealismo inocente y otras estrategias. Nadie dejaría que sus hijos mueran: somos más víctimas que enfermos.

•Los disidentes no deben caer en revanchismos, derrotismos y generalizaciones descalificatorias.

Trato de explicarme en gregoriano.blog
mamm
Fecha: Domingo, 2 de abril de 2017 a las 18:44
Desafortunado artículo. Insulta a muchas personas que piensan de forma, llamándoles rebaño, con el pensamiento anulado y sin raciocinio. ¿A esto le podemos llamar respeto?. A las personas bondadosas se les llama estúpidas.¿ Qué pretende que la maldad reine en todos los individuos?. Claro, por eso necesitamos fronteras, para protejernos de la maldad de nuestros semejantes.
Sí, pienso que nuestra sociedad está algo enferma, pero de egoismo, de odio, de falta de respeto, de separación, de violencia..... y donde cada individuo se cree lo más importante y, por ello, no piensas en el bienestar de los demás, sólo del suyo, y por ello roba, miente, intimida, pega, falta al respeto..... Desde luego, hasta que no nos demos cuenta que el amor, el respeto y la compasión es la forma de salvar la sociedad continuaremos en dirección al suicidio.

Por cierto, ¿ha colaborado Susana en alguna ONG?. Seguro que no, y sin embargo dice que todas ellas viven del negocio de la solidaridad. Pues no estoy de acuerdo, muchas de ellas continúan adelante por el altruismo y dedicación de sus voluntarios y realizan una labor social elogiable. No tengo+espacio



























































Ahriman
Fecha: Domingo, 2 de abril de 2017 a las 13:29
La gente debería leer "La rebelión de Atlas", de Ayn Rand.

No es un libro fácil de encontrar (¿por qué será?), incluso aunque se sigue editando actualmente. Trata este mismo tema... sólo que fue publicado por primera vez en 1957, hace ya setenta años.
CarL
Fecha: Domingo, 2 de abril de 2017 a las 12:21
Inmejorable análisis de la situación. Me quito el sombrero.
Alberto
Fecha: Domingo, 2 de abril de 2017 a las 10:48
Magnífico artículo, para enmarcar. Se dice lo que todo el mundo piensa, pero lo que nadie se atreve a expresar publicamente, y al que lo dice automáticamente es descalificado. Es la censura de lo políticamente correcto. La línea de pensamiento oficial, la que ha propiciado el ascenso de Trump al poder, la que puede llevar al Eliseo a Le Pen. Como sociedad occidental y europea estamos en peligro, al menos tal y como la conocemos.
Tomas
Fecha: Sábado, 1 de abril de 2017 a las 23:52
Usted dice lo que la mayoria piensa pero no se atreve a decir.
Pau B.
Fecha: Jueves, 30 de marzo de 2017 a las 18:14
@Julia Les fils sont tirés par George Soros, l'illuminati responsable de l'exécution du "plan Kalergi" en Europe...
Teresa
Fecha: Martes, 28 de marzo de 2017 a las 11:33
Magnifico artículo. Mi sincera enhorabuena. No se pueden decir y argumentar mejor las cosas. Debería leerlo esa sociedad ausente en la que vivimos y todos los políticos cortoplacistas e incultos que tenemos. Enhorabuena. Todavía hay esperanza.
Julia
Fecha: Lunes, 27 de marzo de 2017 a las 22:41
Afortunadamente somos muchos también los que sus conscientes de la situación que tan acertadamente describe Yolanda Morin .Cabe preguntarse ahora ," qui tire les ficelles ?















La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress