Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel Molares do Val
Domingo, 2 de abril de 2017 | Leída 106 veces

La tuitera malvada

[Img #11129]

 

 

La tuitera podemita Casandra Vera ha sido condenada a un año de cárcel y siete de inhabilitación por un delito de humillación a las víctimas del terrorismo tras divulgar 13 burlas tratando de hacerse la graciosa a costa del ex jefe de gobierno de Franco, Luis Carrero Blanco, muerto en atentado.

 

No irá a la cárcel pero esta murciana transexual aspirante a profesora de historia, de 21 años, perderá becas y trabajos públicos, lo que librará a los niños de ser adoctrinados por su concentración de odio.

 

Podemos quiere presentarla como una víctima de la represión, cuando sólo le aplican una ley pensada para evitar la humillación de las víctimas y a la vez controlar los extremismos . Aunque sea una sentencia errónea, no evita que esta persona sea una malvada que en otros tuits sobre ciudadanos vivos incita al terrorismo con un fanatismo enfermizo. Y eso no son bromas ni malos chistes.

 

La última revisión del artículo 578 del Código Penal, de 2015, se redactó para condenar la propaganda yihadista, lo que permitió detener a varios terroristas y vigilar a otros.

 

El problema es que inesperadamente condena también bufonadas de quienes, como ella, proponen mandar al otro mundo a los infieles ideológicos, no sólo religiosos.

 

Fanáticos y malvados como Casandra son peligrosos no sólo porque podrían matar, sino también porque tienen admiradores que muchas veces ejecutan sus deseos para ser reconocidos. Innumerable crímenes son ofrendas al maestro venerado.

 

Atentos al carácter e intenciones de Casandra expresados en tuits como estos:

 

“Espero que Cristina Cifuentes muera antes de las doce, será un puntazo que muera en el aniversario del pioletazo (Trotsky) de otra rata”,  “Esto lo escribe en otro país y automáticamente matar a Salvador Sostres es legal y conceden medalla de honor”, “Ejecutar a un facha mientras susurras al oído Madrid será la tumba del fascismo”.

 

Más aún: “Si fueras invisible, ¿qué harías? Matar a unos cuantos”, “Lo bueno de ser una persona fría es que no me temblará la mano si tengo que matar (sic) alguien”, “El asesinato de Rajoy va a ser”.

 

Una sentencia ejemplar sería imponerle escribir a mano, por ejemplo, diez mil veces lo contrario de sus centenares, incluso millares, de tuits malvados.

 

Y su inhabilitación debería ampliarse a décadas de alejamiento de los niños, aunque por proponer este castigo habrá feministas que acusen al cronista de violencia psicológica de género.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Ramiro
Fecha: Domingo, 2 de abril de 2017 a las 20:14
Esta -o este- pobre imbécil, que no sabe ni lo que es, es evidente que es una persona amargada, frustrada, que en realidad debería ser condenada a no poder impartir clases en su vida.
¿Imaginan ustedes "las ideas" que les inculcaría a los pobres niños semejante botarate?

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress