Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel Molares do Val
Jueves, 6 de abril de 2017 | Leída 40 veces

La UE, una "Alianza de Cruzados"

[Img #11160]Es casi imposible que Europa y Turquía vuelvan a establecer relaciones amistosas tras la creciente islamización del país euroasiático, que todavía es oficialmente candidato a entrar en una UE a la que el presidente Recep Tayyip Erdoğan acaba de tildar de “Alianza de Cruzados”.


Es su reacción ante la conmemoración del sexagésimo aniversario de la cumbre fundacional en Roma, el 25 de marzo, en la que dirigentes de los 27 países de la UE se reunieron con el Papa “como corderitos”, denunció Erdoğan. En el mundo islámico cruzado significa enemigo.
 

Tras la invasión y conquista de buena parte del mundo judeocristiano y pagano por los musulmanes a partir del siglo VII, Tierra Santa, y su centro en Jerusalén, quedaron bajo el poder islámico.
 

El califa “Hakim el loco”, destruyó en 1009 piedra a piedra el lugar más sagrado de los cristianos, El Santo Sepulcro.
 

Indignados tras el sacrilegio y asustados por los avances mahometanos en Europa el emperador bizantino Alejo I y el Papa Urbano II llamaron a una Cruzada para reconquistar los lugares sagrados, aunque tarde, en 1095.
 

Desde entonces y hasta la conquista de Granada hubo decenas de cruzadas, mayores y menores, pero Tierra Santa quedó bajo el islam, y bajo el imperio otomano desde la caída de Constantinopla, en 1453, hasta la I Guerra Mundial.
 

El enfrentamiento del islam y el mundo cristiano es constante. Negarlo impide entender la ancestral ira antieuropea y anticristiana que mueve a Erdoğan.
 

Además, desde hace casi medio siglo los gobiernos laicos turcos solicitaban la adhesión al Marcado Común, pero los constantes golpes militares y la poca democracia lo impedían; ahora, Erdoğan está fanatizando el país, y Europa sin decir rotundamente no se cierra a su antidemocrático islamismo.
 

Dos mundos con formas de pensar y ejercer la libertad absolutamente opuestas.
 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress