Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ernesto Ladrón de Guevara
Domingo, 9 de abril de 2017

La entrega de armas etarra que nunca existió

Noticia clasificada en: ´Terrorismo ETA

[Img #11176]

 

“ETA convoca una comparecencia a cara descubierta, con sus efectivos existentes, ante las cámaras de televisión y el resto de medios informativos".

 

"En esa puesta en escena anuncia solemnemente su disolución para siempre, y pone a disposición de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado todos sus archivos, documentación y referencias donde puedan localizar el arsenal que les queda, anunciando que hay armas, explosivos y logística armamentística de las que desconocen su paradero, pues quienes lo saben están en prisión; pero que van a ponerse a disposición de la justicia y de las fuerzas policiales para convencer a dichos reclusos a que revelen su paradero".

 

"ETA pide perdón por su etapa sangrienta, especialmente a las víctimas y perjudicados por su acción terrorista. ETA solicita la organización de una convención con los afectados por su causa para escenificar la solicitud de perdón, un relato de los daños y perjuicios causados y la inefectividad de dicha estrategia para lograr sus objetivos, pero, sobre todo, admite  la terrible inmoralidad de sustituir la vida democrática por la coacción y el miedo que ha calado profundamente en la sociedad vasca. ETA muestra su arrepentimiento y está dispuesta a resarcir moralmente a las víctimas, y en la medida de sus posibilidades contribuir económicamente en acciones que reparen al menos testimonialmente a los miles de damnificados.  ETA, manifiesta su deseo de que los más de doscientos mil ciudadanos vascos que tuvieron que emigrar de su tierra abandonando sus casas y trabajos para salvarse del acoso y persecución vuelvan, recuperando el clima de concordia y convivencia que nunca se debiera haber perdido, tras décadas de terror".

 

"ETA, contrita, manifesta que quienes tengan penas por acciones sangrientas deben cumplir la condena que haya determinado la justicia en las cárceles, si bien ayudará a los presos etarras a que pidan perdón públicamente, propongan las medidas para reparar a las víctimas de sus acciones violentas, y preparen un plan verificable de reinserción social y de reconstrucción de lo que ha sido la memoria del terror, desvelando la información que posibilite dilucidar la autoría y modus operandi del asesinato de las más de trescientas víctimas que aún están sin aclarar. Solamente en este contexto se estudiará la reducción de penas y el acercamiento de los presos a sus lugares de origen".

 

"ETA manifiesta, así mismo, que los objetivos de la Banda y de aquellos que han sido beneficiarios por el terror en las instituciones quedan deslegitimados, y que cualquier pretensión política ha de ajustarse al imperio de la ley y al marco de la Constitución, por ser la única vía legítima".

 

"En este marco, ETA confía en que todo vuelva a la normalidad y que el juego político, social y económico, así como el cultural, se desenvuelvan  en un clima pacífico, de tolerancia, y de respeto a la pluralidad y a los derechos individuales de los ciudadanos del País Vasco y Navarra, en el marco de la Constitución”.

 

Es evidente que esto no es lo que ha sucedido. Es lo que hubiera podido ocurrir si ETA y quienes favorecen esta mascarada siniestra, aglutinados en una foto patética y denigrante, tuvieran algo de dignidad y no estuvieran atentos a estrategias aberrantes.

 

ETA no ha hecho nada, salvo teatro. No sé si se trata de una comedia o de drama, puesto que a tragedia no llega por lo inane de una escenificación de entrega de armas inexistente y falaz; o, en todo caso intrascendente, para un cambio de escenario real de la política vasca y de la reparación a los damnificados por los años durísimos y larguísimos de sangre y fuego. Es una maniobra para dar legimidad a su pantomima de acercamiento de presos, o de anmistía, y para diluir la verdad de lo sucedido durante los años de terrorismo, dándole pátina de legitimidad, y, seguir en la dinámica de la construcción de Euskal Herria, ocupando las instituciones con una fuerza que ni por asomo hubieran soñado los años del tiro a la nuca y del amonal.

 

Es patético y ridículo que partidos como PSE (¿PSOE?)  participen de esta farsa. Pero allá ellos, si así creen que van a rascar votos del nicho abertzale, que no les pase nada.

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress