Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Miércoles, 12 de abril de 2017 | Leída 32 veces
Recrimina al secretario de Estado del Vaticano que el arzobispo de Bolonia diera carta de naturaleza a los emisarios de los terroristas

Las víctimas del terrorismo trasladan al Vaticano su indignación por su aval al acto de ETA en Bayona

Noticia clasificada en: Iglesia española ´Terrorismo ETA

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) ha enviado una carta al Vaticano en la que ha mostrado su indignación por la presencia de un alto cargo de la Iglesia católica en el acto protagonizado por ETA el sábado en Bayona. En la misiva, dirigida al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, la presidenta de COVITE, Consuelo Ordóñez, recrimina que el arzobispo de Bayona acudiera al acto propagandístico orquestado por la organización terrorista y lamenta que se prestara a actuar como parapeto de los ETA “sin exigir la condena del terrorismo”.

 

La carta de Consuelo Ordóñez es la segunda que la presidenta de COVITE envía a Parolin. La primera, remitida en enero tras su reunión con el lehendakari, Iñigo Urkullu, no recibió respuesta. “Ahora entiendo por qué”, apunta Ordóñez, que muestra sus sospechas de que el encuentro con Urkullu fuera “la antesala para el aval del Vaticano al acto propagandístico de ETA”.

 

La presidenta de COVITE traslada a Parolin que el acto de ETA en Bayona “debió estar presidido por la vergüenza y la catarsis, no por los focos” y que “las únicas autoridades legitimadas” para acudir eran las Fuerzas de Seguridad. “Como bien sabe, los exámenes de conciencia no tienen que ser públicos ni multitudinarios e implican el reconocimiento de principios tan básicos como que matar está mal”, recuerda Ordóñez, que reprocha que el arzobispo no exigiera “arrepentimiento y rechazo del terrorismo”.

 

Ordóñez señala que las víctimas están “indignadas” y apunta que “ahora que por fin la Iglesia vasca parecía dar pasos para acercarse a las víctimas, son las más altas instancias de la Iglesia quienes dan carta de naturaleza a unos terroristas orgullosos de su pasado”.

 

Por último, Ordóñez ha remitido a Parolin el Manifiesto por un fin de ETA sin Impunidad, que recoge los principios para “un desarme completo de ETA” y que acumula casi 40.000 firmas.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress